Música y folclor

Folklore y cultura popular

Jairo Tapia Tietjen

25/05/2015 - 09:10

 

Piloneras / Foto: Golden Vallenato

El próximo IV Encuentro Nacional de Investigadores de Música Vallenata que transcurre a finales de este mes de mayo y organiza la Universidad Popular del Cesar nos brinda una ocasión propicia para bosquejar algunos aspectos sobre el folklore.

Los horizontes son ilimitados para ampliar nuestra visión del mundo al apreciar la oportunidad que nos proporciona la música autóctona y la pureza de su conservación, confirmando lo dicho por Ciorán: “La música es la emanación final del Universo, así como Dios es la emanación última de la música”.

Las presentes y nuevas generaciones crecen en sus conocimientos sobre el folklore si los que les preceden están dispuestos a revelarles, sin necesidad de establecer una cátedra como lo ha hecho la Universidad Nacional de Bogotá.

Por ello y sin mayores discusiones se define el Folklore como el patrón original que acompaña la cultura en cada región y país en su tránsito del primitivismo a la vida comunitaria civilizada. Con él se da nombre a las tradiciones autóctonas de un pueblo aparecidas en forma anónima, con influjos en usos y costumbres actuales.

Tales apreciaciones, confirmadas por estudios de edad arqueológica irrefutables, de lo cual ilustramos con reconocidos investigadores como: Almeida, Renato (“Métodos y clasificaciones en el Folclore”, 1948); Gómez V., Max (“Qué es el Folclor”, 1971); Ramos, Arthur (“Estudios de Folklore”,1952); Sokolov, Y.H (“Russian Folklore”, 1950).

El vocablo Folk-lore se le atribuye a W.J. Toms, quien editó en 1834 varias obras que agrupaban “Canciones y Leyendas de Francia, España, Tartaria, Irlanda y Alemania”. Las ciencias Sociales y la Literatura abrazaron rápidamente esta disciplina, hasta el punto de que en 1878 se funda en Londres la “Folklore Society”, imponiéndose como objetivos básicos, la conservación y purificación de las tradiciones populares, baladas legendarias, proverbios locales, dichos vulgares, supersticiones y antiguas costumbres.

Asimismo se acuerda limitar un poco sus alcances de la siguiente manera: 1) Narraciones y músicas tradicionales; 2) Costumbres tradicionales; 3) Supersticiones y creencias; 4) Lenguaje popular (dichos, proverbios, adivinanzas), todo ello cumpliendo cinco condiciones básicas para ser considerado como folklórico: Antigüedad  arqueológica según las raíces étnicas de cada grupo; que sea anónimo, regional, popular y con supervivencia en los usos y costumbres populares.

Tales clasificaciones proponen un análisis exhaustivo y didáctico de lo que es auténtico y lo que es adquirido o foráneo. Para ello otros aconsejan ciertas divisiones  para el estudio en grupos: a) Folklore poético, que abarca los cancioneros, refraneros y adivinanzas para niños y jóvenes;  b) Folklore narrativo, referido a mitos , leyendas, cuentos y fábulas históricos, fantásticos o religiosos;  c) Folklore lingüístico, aspectos gramaticales, de acentuación , formación de palabras, redundancias y mímicas; d) Folklore mágico, sea medicinal o no, adivinanzas, escatológica, etc.;  Folklore social, fiestas, regocijos, ferias, procesiones, desfiles, etc.;  e) Folklore ergológico, hechos de cocina, menaje, cerámicas, esculturas, instrumentos musicales, trabajos en metales, pirotecnia, tejidos, muñecas de trapo, habitaciones, mobiliarios, transportes, etc.

Poco después, París y Londres celebraron en 1889 y 1891, respectivamente, el primer Congreso Internacional de Tradiciones Populares, y el Congreso Internacional de Folklore, echando las bases definitivas para la cientificidad de los estudios de “la sabiduría tradicional de las clases sin cultura que se encuentran en las naciones civilizadas”; a lo que agregan que “ los cuentos populares, leyendas locales, baladas y canciones, fiestas y juegos, etc., son los mitos de una unidad étnica, para lo cual no son fantasías sino realidades”.

Estas precisiones sobre  el folklore ilustran el valor de esos festivales, encuentros, reinados y fiestas tradicionales, pues expresan hechos y creencias aceptadas y conocidas como raíces primigenias del contenido cultural de nuestro país.

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@outlook.com

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras - In Memoriam

Codazzi, Cesar (1950-2018). Columna en memoria de quien fue un destacado colaborador de PanoramaCultural.com.co. Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los Arnedo y los inicios del Jazz en Colombia

Los Arnedo y los inicios del Jazz en Colombia

Para quienes son conocedores medianos o no del jazz, no será un secreto que los lugares de reunión de los músicos y sus seguidores s...

Los dichos de Poncho Zuleta, por supuesto

Los dichos de Poncho Zuleta, por supuesto

  La vida de Tomás Alfonso ‘Poncho’ Zuleta Díaz, ha trascurrido entre presentaciones musicales, parrandas, apuntes jocosos y co...

Lirio rojo

Lirio rojo

Para la Barranquera Ofelia Gómez Solano, no era fácil perdonar la ofensa que le hizo aquel negrito que un día cualquiera se present...

Las 72 canciones seleccionadas para el 48 Festival Vallenato

Las 72 canciones seleccionadas para el 48 Festival Vallenato

Tras el cierre de la convocatoria para el concurso de canción inédita del 48 Festival Vallenato, el jurado compuesto por Sergio Moy...

Hasta Australia llegó el eco de los acordeones vallenatos

Hasta Australia llegó el eco de los acordeones vallenatos

Cuando la trotamundos Sally Anne Miller, nacida en Adelaide (Australia), hizo una estación en la República de la India –donde supo ...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados