Música y folclor

Evas construyendo un mejor edén para el vallenato

María Ruth Mosquera

16/06/2015 - 06:40

 

Eliana Gnecco, María Silena Ovalle, Carolina Celedón, Lucy Vidal y Fabrina Acosta

Son talentosas, sensibles, inteligentes, competentes. Son tiernas por naturaleza, delicadas, fuertes, con carácter y con el singular don de poder parir hijos. Son mujeres, que llevan rojos los labios y usan tacones cuando se suben a las tarimas a interpretar música vallenata, a demostrar - con hechos - que el acordeón, la caja y la guacharaca; que componer y cantar; que el arte musical, no está determinado por un bigote o un pecho peludo, porque sencillamente la música no es una cuestión de género.

Tienen clara su misión: transformar paradigmas en el vallenato actual, hacer aportes que conlleven a un cambio en los mensajes cantados, de modo que no resulten lesivos y violentos, como lo muestra la realidad, sino que inviten a la construcción de un mundo mejor, en paz. Ellas son Evas que trabajan en la reconstrucción del edén del vallenato.

“Descongelar paradigmas, sacarlos de la nevera para ver qué podemos deconstruir, qué podemos resignificar” es la tarea en la que están, según dice la escritora guajira Fabrina Acosta, quien -en compañía de la comunicadora social María Lucía Lacouture- lidera esta iniciativa que promueve la igualdad de género. “Lo que queremos es tomar las áreas determinadas por los roles de género, que son basados en el patriarcado, en esa cosmovisión masculinizada, y mostrar que siguen siendo mujeres, femeninas, sensibles, pero que tienen un carácter especial para hacer música vallenata”, explica.

Así es. La música vallenata, por ser un lenguaje tan cercano, tan regional y tan universal, ha sido el medio más eficaz a través del cual están llevando su mensaje, que busca en últimas, construir tejido social y que se dinamiza a través de la Asociación Evas y Adanes, de la que también hacen parte hombres.

Es en el marco de esta campaña que vienen realizándose unos foro-concierto en los que participan las Evas que cada día van creciendo en número y compromiso, pues al conocer la apuesta, se suman a ella y se convierten en multiplicadoras.

“Al encontrar a Evas y Adanes me alegré porque descubrí que lo que vengo haciendo desde 2007 encuentra apoyo. Mi misión es seguir, seguir y seguir, sin desfallecer en la lucha de posicionar el buen vallenato en voz femenina; en repetir en los foros que no deben alejarse ni desanimarse porque lentamente vamos trabajando para demostrar y gritar al mundo que sí cantamos y tocamos en buen vallenato”, expresa la cantante Lucy Vidal, conocida como Corazón Vallenato, y una Eva más.

A la voz de Lucy se suma la de su colega Eliana Gnecco, quien le apuesta al fin de la violencia de género, a la conquista de la equidad, a conocer y apropiarse de la verdad de una igualdad entre hombres y mujeres, entendida no desde lo físico y lo emocional, sino desde la condición de seres humanos.

“Soy convencida de mis aptitudes, mis talentos. Creo en mí como ser humano. Mi mensaje es que sí son iguales, que se creen de verdad su igualdad. Alguien me dijo: “Pero hay que ver que tú eres atrevida para cantar vallenato así”. Y sí. Soy atrevida. Lo tomo como un cumplido. Soy igualada, le dije y el señor me abrió los ojos”, cuenta Eliana, quien convoca a las mujeres a ser atrevidas (atreverse a hacer cosas), a mostrar que pueden, no solo en el campo de la música, sino en todos los campos. De igual forma invita a más mujeres a sumarse a esta iniciativa, de la que también hacen parte la acordeonera María Silena Ovalle, las cantantes Carolina Celedón y María José Ospino.

“Y seguiremos sumando a mujeres que componen, que tocan acordeón y que cantan. Y soñamos estar en los festivales, donde se sobrepone el tema patriarcal, más allá del machismo, es más asertivo decir patriarcado”, expresa Fabrina Acosta.

Y precisamente en otros campos tienen también puesta la mirada las líderes de esta iniciativa,  cuenta María Lucía Lacouture, quien adelanta gestiones para realizar un gran foro concierto en Bogotá y así expandir más y más el mensaje de igualdad de género, porque “los únicos que pueden tocar vallenato no son los hombres”, dice. Luego viene el campo de la política, a propósito de las próximas elecciones, y así otros espacios que sean propicios para generar transformación.

Es esa la esencia de la Asociación Evas y Adanes, que comenzó hace un año y medio motivando a mujeres guajiras, que estaban siendo violentadas por sus parejas, a denunciar el maltrato y que ha ido propagándose, traspasando fronteras e impactando con su mensaje de No a la violencia basada en género y Sí a la equidad. Es una campaña inspirada en el marco del proyecto literario ‘Evas culpables Adanes inocentes’, en el cual Fabrina Acosta se expresa ampliamente sobre la inequidad de género que ha llevado a las mujeres a ser sentenciadas como culpables de ser bonitas o feas, jóvenes o viejas, por ser madre o por no serlo… Busca Fabrina que se entienda la inequidad y la violencia contra la mujer como “un asunto de salud pública y a las que estamos interesadas en lograr un mundo humanizadamente evolucionado nos corresponde desmitificar esos miles de arquetipos que amparan, justifican y hasta perpetúan las violencias contra la mujer (y en su menor porcentaje contra el hombre).

 

María Ruth Mosquera

@sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cuando los acordeones desembarcaron en Colombia

Cuando los acordeones desembarcaron en Colombia

  La primera referencia del acordeón en Colombia se remonta a la década de 1860, cuando el médico francés Charles Saffray desemba...

Valledupar, a ritmo de rock

Valledupar, a ritmo de rock

  Lo que hace apenas una década parecía improbable, paulatinamente se está configurando. La “capital mundial del vallenato”,...

Poesía en la música vallenata

Poesía en la música vallenata

  En referencia a las canciones vallenatas que se tienen como clásicas y/o tradicionales por el público en general se suele decir c...

Julián Mojica Galvis, nuevo Rey Vallenato

Julián Mojica Galvis, nuevo Rey Vallenato

  La contienda no fue fácil. En realidad nunca lo es. Pero Julián Mojica estuvo a la altura de los acontecimientos y supo escribi...

Samy Ariza Ramos,  homenajeado del 34° Festival de Acordeones del Río Grande de la Magdalena

Samy Ariza Ramos, homenajeado del 34° Festival de Acordeones del Río Grande de la Magdalena

Los festivales de música vallenata no se olvidan de sus grandes protagonistas. Un buen ejemplo es ‘Samy’ Ariza, quien se coronó e...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

El velorio de Gaira

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube