Música y folclor

Momentos insólitos del Segundo Festival Cacique de la Junta

Alfonso Moreno

28/05/2012 - 10:45

 

Yo me Llamo Diomedes en el Segundo Festival Cacique de la JuntaLlegué un poco tarde, pero lo vi. Eran las 5 y media del 26 de mayo y el barrio Simón Bolivar se encontraba atiborrado de carros y de transeúntes. Allí andaba la estrella en medio del  Festival de canciones organizado por Olimpica Stereo, saludando a algunos curiosos, abrazando a otros amigos, besando a algunas mujeres.

Un baño de masas nunca hace daño, y menos en una plaza donde todo está ideado para ensalzar su propia figura. Los cuadros y fotografías ubicados en una esquina. Las copias piratas de algunos de los Cds más exitosos. La cerveza Aguila y las salchichas. La música de los concursantes del festival. Los guiños y las miradas admirativas de las jóvenes adolescentes vestidas con escotes exuberantes.

Detrás de sus gafas de sol, y luciendo el habitual atuendo extravagante –collar de oro y camisa blanca–, Diomedes Díaz se sentía como en casa. Una más, pero a cielo abierto. Con un ritmo tranquilo y algo indiferente, se hacía paso en medio de la muchedumbre que lo reconocía y aprovechaba para tomarse una foto con él.

Me extrañó el hecho que Diomedes estuviera ahí, en medio del público, y no encima de la tarima con los demás artistas que interpretaban canciones inéditas que le eran dedicadas.

Lo interpreté primero como una muestra de cercanía y humildad. Luego me fijé en los amigos que lo rodeaban –un grupo de tres amigos con bigotes y gafas que también parecían disfrutar de las muestras de cariño del público– y entendí que el Cacique no era Diomedes Día sino su copia televisiva: Yo me llamo Diomedes.

No sé por qué motivo pero eso me incitó a acercarme al artista. “Vamos a hacerle creer que soy uno de sus mayores fans  –me dije–. Le voy a tomar una foto”. El famoso se sorprendió durante un segundo y a mí me encantó el hecho de sorprenderlo.

Enseguida me sonrió y se dejó tomar una foto en compañía de sus tres compañeros inseparables. Después de eternizar ese instante, me precipité sobre el cantante y le dije con un tono de respetuoso: “Maestro, fírmeme por favor un autógrafo”.

En ese momento, noté que la mirada de Diomedes Díaz se tiñó de un aire de ironía –quizás  incluso de burla–, y me respondió: “Amigo, soy Me Llamo Diomedes, pero si quieres un autógrafo, no hay problema”.

El Diomedes sonrío y yo no tardé en hacer lo mismo. “No te preocupes –le contesté con un apretón de mano y una sonrisa–: mi nombre es Fan. Yo Me Llamo Fan”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cantos que narran la memoria africana

Cantos que narran la memoria africana

  Melba ya cumplió los trece. Es una niña que transita por caminos exploratorios para afianzar su identidad, sus preferencias, id...

Diomedes Díaz y la celebración de  55 años insuperables

Diomedes Díaz y la celebración de 55 años insuperables

Este fin de semana el famoso cantante Diomedes Díaz cumplía 55 años. Las celebraciones se organizaron en un entorno privado en compa...

Jorge Celedón: sin fronteras y con otro grammy

Jorge Celedón: sin fronteras y con otro grammy

Hace tiempo que el artista Jorge Celedón desconoce los límites impuestos por las fronteras. Con su primer premio Grammy Latino -rec...

El sombrero de Alejo

El sombrero de Alejo

  Por estos días, todos los caminos conducen al Valle, pero al Valle del Cacique Upar, donde muchos nos daremos cita en la versió...

Poncho Cotes, mi pariente Gabriel García Márquez

Poncho Cotes, mi pariente Gabriel García Márquez

  Poncho le dijo a Rafa que yo era su pariente con carta de naturalización inscrita en la reciblera del Bar Roma una tarde allá p...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube