Música y folclor

El Combo de Éibar: una comunidad universal

María Ruth Mosquera

24/07/2015 - 06:00

 

El Combo de Eibar / Foto: Maria Ruth Mosquera

La Real Academia de la Lengua define el concepto Comunidad como “cualidad de común”, “conjunto de las personas de un pueblo, región o nación”, “conjunto de naciones unidas por acuerdos políticos y económicos” o “conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes”. Y es en este último grupo en el que se ubica esta comunidad, teniendo como interés común el arte de un artista: Éibar Gutiérrez Barranco.

Se autodenominan El Combo de Éibar. Su plataforma de interacción es universal, con núcleos grandes en Valledupar y Bogotá. En la primera nació, forjó su carácter de ser humano sencillo y sensible al contacto con otros; se hizo compositor, acordeonero y cantante y se presentó al mundo como artista: A la segunda llegó, llevando consigo al amor de su vida, las expectativas propias de los nuevos retos y una maleta repleta de sueños que hoy expresa plenamente realizados, al ser el factor vinculante de cientos de personas en el mundo. Allá se consolidó como un Juglar Urbano, incursionó en el campo de la presentación para televisión y se convirtió en un actor requerido para personificar en cine y televisión a la gente buena de su tierra.

“Yo no soñé nunca con nada distinto a tener el abrazo de una persona que le gusta mi música”, dice y agradece cada contacto, mensaje o expresión de cariño que recibe.

Todo comenzó en el año 2000, cuando presentó su primer disco compacto ‘Eterno abril’. Ya estaba de moda que a los seguidores de los artistas se ubicaran en un ‘ismo’, como en Zuletismo, Diomedismo, Villazonismo, los cuales se expresaban a través de grandes murales y pasacalles; a su novia entonces y ahora su esposa, La Nena Daza, y su amigo José Nicolás Wild se les ocurrió que debían buscar algo distinto, una connotación que agrupara a las personas que se identifican con su la música y así nació El Combo de Éibar. “Javier Fernández [locutor de la emisora Olímpica Stereo] dijo en una entrevista: Aquí está el combo de Éibar; en realidad, no recuerdo que fue primero”, anota el artista.

De esta manera nació esta comunidad, que empezó rápidamente a expandirse; pronto hicieron camisetas, gorras y emprendieron un proceso de fortalecimiento organizacional, de identidad y armonía, al punto que muchas personas preguntaban si necesitaban pagar alguna cuota de membresía para hacerse miembros del Combo. Luego vinieron las redes sociales y se dio la diseminación por el mundo. Crearon cuentas oficiales, abriendo la posibilidad para que una persona pudiera unirse desde cualquier lugar del planeta, como el caso de un holandés que acaba de cumplir el sueño de abrazar a su ídolo en Bogotá.

“Lo que está pasando es que las redes internacionalizaron mucho lo que antes era local. A mí me dicen de los lugares más lejanos: Te vi en Rafael Orozco y me hice parte del Combo”, relata el artista.

Es una comunidad organizada e ingeniosa que encuentra la forma de mantenerse al tanto de cada paso que da su Juglar, como lo llaman; entonces a menudo se encuentran cadenas de mensajes replicados en las redes sociales, anunciando que ya Éibar va a subir a tarima, o que lo van a entrevistar en un medio o que ya va a comenzar la novela y que a Juancho Rois (su personaje en El Cacique) lo va a cachetear la suegra.

Para el reciente Festival de la Leyenda Vallenata, por ejemplo, conformaron un extenso grupo en whatsapp, por medio del cual hacían transmisiones en tiempo real, con fotografías, videos, anécdotas y reacciones, de cada movimiento de Éibar en tarima; de modo que en España, Estados Unidos o Panamá, siguieron en concurso.

“Se dieron cuenta que tienen en común mi música y no importa en qué lugar del mundo estén, quieren estar enterados de todo. Yo a veces siento como pena porque te confieso que me fastidia que a la tres de la mañana me llegue un mensaje a mis redes privadas a despertarme porque alguien va pa’ tarima, así tampoco me gusta molestar a otra persona, pero la gente es feliz y pide que lo agreguen y pa’ mi es puro agradecimiento porque lo veo como un regalo de Dios. Yo no tendré tres millones de seguidores, pero los que tengo son muy fieles”.

Ellos, por su parte, El Combo de Éibar, que ya cuenta con 62 mil 400 resultados en el buscador Google, destacan el ser humano que es él y se sienten queridos y atendidos con cada abrazo, cada enseñanza, o cada mensaje respondido. “Es algo bien lindo, especial,  porque nosotros no  tomamos el Combo como un club de fans sino como una segunda familia. Es el cariño y aprendizaje de alguien que aprecias y admiras; es estar en constante contacto con Éibar, ya sea por redes o cuando lo apoyamos en diferentes eventos. Estar con varias personas que piensan y lo admiran como uno lo admira vale más y lo más bonito es que llenas de alegría al artista, que en este caso es nuestro Juglar”, expresa Daniela Mejía Buitrago.

A estas palabras se suman las de Felipe Páez: “Siempre he pensado que la música necesita personas talentosas. Me gusta hacer parte del Combo de Éibar porque creo en una propuesta diferente, más completa, mas inspiradora y más tradicional”.

A través de esta plataforma de comunicación, estas personas de distintas culturas, creencias y etnias han establecido una relación de armonía que entienden como una ruta para la construcción de paz a través de la interacción social, que se fortalece por la atención personalizada que encuentran en Éibar. “Yo he encontrado en las redes la manera de estar en contacto con la gente. Creo que la comunicación fue mi sueño. Yo sueño con ser músico o artista es para estar en contacto con la gente y no desperdicio la mínima oportunidad. Hay veces se me juntan muchos mensajes y no les puedo contestar enseguida, pero los aplazo y a los dos días les contesto uno por uno. Además, mal haría yo en decirte que quiero hacer arte, entonces cuando medio logro posicionar mi nombre me aíslo. Eso sería renunciar a mis principios ordenador”.

Es, entonces, El Combo de Éibar el más grande equipo de comunicaciones del artista, pues más que ir a sus conciertos o comprar sus discos o ver sus actuaciones en cine o televisión, buscan aportarle, hacer parte de la masificación de su arte.

Hoy todos se ocupan de promocionar la canción ‘El Fuete y el Cacique’, con la que Éibar rinde homenaje a Juancho Rois y Diomedes Díaz; saben todos que una vez más se extendió la participación como Juancho Rois en la novela, pese a que hace un par de semanas se terminaron las grabaciones programadas. “Estaba en la peluquería y recibió la llamada, que no me fuera a quitar la cola porque habían escrito dos capítulos más; ya le habían cortado a los lados, pero eso se repone”. Saben, además, que Éibar está grabando para la novela La Cacica, el personaje de Alejo Durán y que pronto empieza grabaciones en un proyecto para la televisión estadounidense, interpretando a un personaje de nombre Toño, que tiene como epicentro a la música vallenata.

Son sueños cumplidos para Éibar, quien describe el abrazo de alguien que no conoce como el regalo más lindo y disfruta ir por la calle y que una persona le grite su nombre, lo llame Juancho o lo abracen. “Creo que se cumple uno de mis sueños: Que la gente reconociera el embajador que soy”.

 

María Ruth Mosquera

@sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El folclor vallenato anhela el regreso de Andrés Beleño

El folclor vallenato anhela el regreso de Andrés Beleño

  El primer Rey de la Piqueria en el Festival de la Leyenda Vallenata, Andrés Emilio Beleño Paba, no habla. La voz parece tenerla...

Un corazón islandés hechizado por la lírica vallenata

Un corazón islandés hechizado por la lírica vallenata

  A Colombia llegó atraído por la magia de esta tierra; sus aromas, sonidos, matices, texturas y sabores tan distintos y distante...

El arte como herramienta para construir paz

El arte como herramienta para construir paz

“La gente que hace música, que compone, que crea algún tipo de arte difícilmente la verás tú empuñando una arma”. La afirma...

El enigmático cajero Pedro Batata

El enigmático cajero Pedro Batata

  Desconocer lo rico de nuestro folclor, es como querer tapar el sol con las manos. Sus personajes son únicos, sus leyendas son excl...

Jorge Oñate: el cantante inmarcesible de la música vallenata

Jorge Oñate: el cantante inmarcesible de la música vallenata

"Nuestra voz es la música que hace el viento al atravesar nuestro cuerpo": Daniel Pennac (escritor y docente francés). "Un cantante ...

Lo más leído

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Josephine Baker: una afroamericana en París

Liliana Kancepolski | Ocio y sociedad

Tres Marías

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados