Música y folclor

Villanueva, la cuna que mece el quinto aire vallenato

María Ruth Mosquera

11/09/2015 - 06:06

 

Guillermo Ortiz, rey del Cuna de Acordeones 2014

Su existencia es axiomática para unos e inaceptable para otros, ambos lados eruditos en lo que al folclor vallenato se refiere. Mientras estos le dan cabida sólo a los aires tradicionalmente conocidos: merengue, paseo, puya y son; aquellos entregan argumentos que sitúan al paseo lirico en una línea diferencial de los cuatro anteriores, aunque siga perteneciendo a la misma familia, ubicándolo incluso en una temporalidad –años 60- con un precursor, Gustavo Gutiérrez, y muchos militantes, Freddy Molina, Rosendo Romero, Fernando Meneses, entre otros.

Lo cierto es que amado o malquerido, el Quinto Aire o Romanza encuentra su espacio de culto en el municipio de Villanueva, sur de La Guajira, durante el Festival Cuna de Acordeones, que del 17 al 20 de septiembre celebrará su versión número 37, en la que rendirán homenaje al compositor Fernando Meneses y al rey vallenato Julián Rojas.

La decisión fue tomada en el año 2006, tras un álgido debate entre defensores y detractores, y desde el año siguiente, los participantes del concurso de acordeón deben incluir este aire en sus interpretaciones, de modo que las rondas ya no son de cuatro canciones sino de cinco.

La entrada de Romanza al abanico de interpretaciones de un festival vallenato abrió un espacio a compositores destacados, cuyas obras no son incluidas en los repertorios de quienes se suben a una tarima a participar por un título de rey en un certamen que promociona el vallenato auténtico, en cuyos reglamentos no se admiten instrumentos distintos a la caja, la guacharaca, el acordeón y la voz. Aquí tiene cabida la guitarra y varias voces, que le imprimen más armonía a la interpretación.

Es así como en el Festival Cuna de Acordeones no solo se escuchan ‘La vieja Gabriela’, ‘Mi pedazo de acordeón’, ‘Pena y dolor’, ‘El Mejoral’, ‘La fiesta de los pájaros’, ‘Déjala vení’ y otros clásicos del cancionero vallenato que ofrecen seguridad interpretativa a los concursantes, pero que se han convertido en ‘lugares comunes’ de los festivales; sino que entran a escena canciones como ‘Momentos de amor’ de Fernando Meneses, grabada originalmente por el Binomio de Oro; ‘Nací solo’, de Limedes Torres, interpretado por Miguel Herrera con Luis Villa; ‘Mi poema’, de Rosendo Romero, grabado por Silvio Brito y Orangel ‘El Pangue’ Maestre, y muchas otras que aunque también hacen parte de los clásicos de este folclor, sobresalen por su inmensa carga poética y no encajan en los concursos de festivales tradicionalistas.

El abanico de posibilidades de romanza es amplio y de los concursantes depende la diversidad que le aporten a concurso, evitando las recurrencias de canciones, como históricamente ha ocurrido con merengues, paseos, puyas y sones. Aquí hay que decir que algunos concursantes son innovadores y se salen de las listas comunes.

Pero no todos los acordeoneros que concursan en el Cuna de Acordeones están obligados a interpretar la Romanza. Este requisito es para los acordeoneros en las categorías infantil, juvenil, aficionado y profesional, con unas particularidades especiales con el quinto aire, ya que mientras los otros cuatro tienen cuatro minutos por canción y sólo los instrumentos básicos, la Romanza se amplía a cinco minutos, con la inclusión de la guitarra y varias voces.

No aplica esta exigencia para los concursantes de la categoría ‘Primaveras del ayer’, que deben tener más de sesenta años, a los que organizadores del certamen describen como “aquellos exponentes de la música vallenata que se quedaron rezagados y que su escenario siempre fueron las parrandas y el campo siempre ha sido su inspiración. Sus composiciones llevan mensajes de pueblo, sabor a amistad, entrelazando versos de las costumbres sanas de la región donde habitan. La vida de estos escultores de nuestra música vernácula están enmarcada en lo tradicional, ellos después de las labores del campo, mitigan haciendo sonar el acordeón, sacando notas que expresan el sentir y el querer de su hembra amada”.

Hay más novedades, pues no solo la Romanza será factor diferencial este año en el Cuna de acordeones. Según lo han anunciado sus organizadores, el concurso de la piqueria llega reinventado con las modalidades ‘verso libre’, ‘pie pisao’ o ‘pie forzao’, ‘tema’, ‘dos con dos’ y décima. “El Festival Cuna de Acordeones, ha querido hacer un rescate en el concurso de la piquería y ha establecido estas modalidades, para no caer en la monotonía de repetir muchos versos debido al mismo sistema que se ha venido utilizando y no tener conocimiento de qué trata cada una de las modalidades. Es la expresión más autóctona de la música vallenata, porque aquí se refleja la versatilidad y rapidez mental de un repentista. Ellos se enfrentan a manera de pique, haciendo versos que lleven la secuencia de un tema demostrando quien tiene más argumento para hacer un cuarteto o una décima. Lo más usual es que se enfrenten dos, pero se pueden enfrentar más parejas”, ha dicho la junta organizadora.

Está todo listo para el Festival Cuna de Acordeones, que también cuenta con el concurso de canción inédita, que es “la expresión del sentir y el querer de un trovador enamorado, es el símbolo de nuestra música vernácula y es el emblema de una cultura terrígena, que lleva en las venas sangre poética, que al mínimo suceso, aflora un canto”. Además, una amplia programación con actos culturales, un desfile folclórico en el que participan cumbiamberos, coliteros, instituciones educativas, entre otros. Y los cierres de la programación diaria con espectáculos musicales, en los que hay nombres de artistas como Beto Zabaleta, Churo Díaz, Twister, Jorge Oñate, Checo Acosta Young F,  Poncho Zuleta, Júnior Santiago, Binomio de Oro y Jorge Celedón.

Así las cosas, sólo falta que se dé la arrancada de este certamen que se ha convertido en la cuna del Quinto aire y que se engalane la tarima Escolástico Romero para elegir a sus nuevos reyes, ya que ‘el folclor es cultura y Villanueva es la cuna’.

 

María Ruth Mosquera

@sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Pilón y otras delicias que causaron sensación

El Pilón y otras delicias que causaron sensación

Todos sabíamos que el 26 de abril algo ocurriría en el corazón de Valledupar. Sabíamos que por una de sus principales arterias, la ...

Silvestre Dangond agradece el homenaje de Patillal

Silvestre Dangond agradece el homenaje de Patillal

Al mismo tiempo que el afiche promocional del 25 Festival Tierra de Compositores de Patillal empieza a circular, el cantante de música...

Los Niños claman, la nueva producción de los Niños Vallenatos

Los Niños claman, la nueva producción de los Niños Vallenatos

Cada nuevo lanzamiento de Los niños del Vallenato de la academia del Turco Gil es un evento. Sabíamos que nos estaban preparando algo...

La historia detrás de Rebelión, de Joe Arroyo

La historia detrás de Rebelión, de Joe Arroyo

¿Qué salsero no conoce la letra que abre “Rebelión” de Joe Arroyo? “Quiero contarle, mi hermano, un pedacito de la historia ne...

Morfhy y el reto de la música urbana en el Cesar

Morfhy y el reto de la música urbana en el Cesar

¿Existe algo más difícil que vender arena en un desierto? Puede que sí: hacerse un hueco en las tierras vallenatas con la música u...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube