Música y folclor

¿Qué es el Plan Departamental de Música del Cesar?

Samny Sarabia

12/11/2015 - 04:20

 

Muchos habrán escuchado hablar sobre el Plan Departamental de Música del Cesar—PDMC-- pero muy pocos sabrán qué es, cómo se conformó y con qué propósito. Pues, hemos tomado el tiempo para indagar sobre ello porque es un órgano que sin duda ha cobrado relevancia y en el cual se sustentan las proyecciones del ámbito musical y cultural en el territorio cesarence de los próximos 10 años.

Aunque la Oficina Asesora de Asuntos Culturales de la Gobernación del Cesar ha trabajado desde el 2005 en la coordinación de las actividades promovidas por el Plan Nacional de Música para la Convivencia –PNMC-- del Ministerio de Cultura, fue en el año 2013 cuando se empezó el diseño de unas políticas que buscaran la adecuada planeación en el recurso destinado a fortalecer la práctica y la formación musical en el Cesar.  Durante una reunión  de coordinadores municipales de cultura celebrada en el mes de noviembre de ese mismo año, se adoptaron los valores inscritos en el PNMC para aplicarlos en el territorio departamental y de esta manera hacer lo propio en el Cesar. Democracia, dignidad, diversidad, equidad, igualdad, responsabilidad, sentido de pertenencia e integración familiar son algunos de estos valores que buscan cohesionar  todas las piezas para que se produzca un engranaje de esa gran maquinaria económica, social y cultural derivada de la música.

Como su nombre lo indica, el PDMC no es otra cosa que una hoja de ruta que detalla las acciones y estrategias que deberán aplicarse para encauzar, preponderar y salvaguardar los ejes musicales predominantes en el departamento: el vallenato, la tambora y las bandas, sin dejar de lado las músicas emergentes como la urbana y la de coral. Es en otras palabras, un espacio convergente entre todos los actores de la cadena musical, ya sea formador, estudiante, músicos profesional o con trayectoria, productor, consumidores, instituciones y comunidad en general; lo cual sin duda, le sostiene y le brinda garantías de sostenibilidad a largo plazo.

Según el documento oficial sobre el PDMC, redactado por la Oficina Asesora de Cultura de la Gobernación del Cesar y supervisado por el Ministerio de Cultura, su objetivo fundamental es “consolidar el diseño e implementación de una política pública para el sector musical del departamento del Cesar que integre los distintos actores, procesos y recursos en una estrategia concertada de desarrollo, en la que las iniciativas e intereses de los municipios se articulen y potencien con las políticas y orientaciones del Plan Nacional de Música para la Convivencia del Ministerio de Cultura”; sustentado ésteen El Plan de Desarrollo del Cesar para el período 2012 – 2015, donde se contempla la apropiación de prácticas musicales dentro de un marco incluyente que permita fortalecer tanto el disfrute de los distintos géneros como su proyección en el ámbito cultural.

La consolidación de este proyecto se está trabajando a través de siete  componentes registrados también en el PNMC: circulación, producción, dotación, formación, gestión, información e investigación. La ‘circulación’ hace referencia a la forma como se difunde la música al interior del Cesar y fuera de él. El componente de ‘producción’ se enmarca en el proceso creativo de la cadena musical. El tercer mecanismo es el de ‘dotación’, en este se proporciona instrumentos y otros insumos para que las escuelas de formación del territorio puedan fortalecer su quehacer.  El eje ‘formativo’ es relevante porque a través de él se cualifica y profesionaliza el recurso humano estimulando el aprendizaje constante. En la ‘gestión’ concurren todas las acciones orientadas a consolidar del sector musical a través de redes públicas y privadas; la formación de líderes comunitarios, y la articulación de los diferentes niveles del Estado, para fortalecer la institucionalidad y la participación social en el departamento.

En el componente de ‘información’ se garantiza el levantamiento de la información relativa a la actividad musical del departamento con el fin de proyectar su desarrollo y medir los avances e impacto de la implementación de las políticas para el sector musical. La información también consolida el acervo bibliográfico existente en relación con el Plan Departamental de Música. Por último pero no menos importante se encuentra la ‘investigación’; a través de ella se fomentan los procesos de creación, investigación y documentación musical, y promueve el desarrollo e investigación de la actividad musical, así como la identificación de nuevos formatos y prácticas.

Teniendo como base estos componentes y trabajando de manera simultánea en los ejes musicales existentes en el Cesar, el PDMC ha logrado llevar a cabo diferentes actividades que han permitido vincular a los diferentes actores el sector a sus líneas de acción  y asimismo, a identificar los tantos ítems a mejorar. Desde siempre la música ha contado con una posición favorable dentro del desarrollo social, político y cultural del Cesar, debido a la unificación de identidad de las gentes que ocupan su territorio. Por ello también se hace apremiante poner en marcha este tipo de programas y estímulos que propendan por la protección de las múltiples formas de manifestaciones sonoras. De hecho, el PDMC concibe la música como motor de transformación social, y las prácticas musicales como un ejercicio útil a la formación de ciudadanía y un hecho estético, comunicativo, económico y social que debe estar anudado a las grandes problemáticas de la población.

Ojalá este tipo de iniciativas útiles y necesarias se sigan reproduciendo en el Cesar en todos los ámbitos culturales que al departamento conciernen. Ojalá se pueda tener una política así de clara para las otras artes y que garantice su libre y normal desarrollo, que al igual que los valores del PDMC no propenda una por encima de la otra. El Plan Departamental de Música, es sin dudarlo, un gran acierto.  

 

Samny Sarabia

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La vida de Leandro Díaz Duarte

La vida de Leandro Díaz Duarte

  Nació en la vereda de Alto Pino, de Lagunita de la Sierra, un corregimiento del municipio de Hato Nuevo, en La Guajira, el 20 de f...

La inmortal canción de los Hermanos Zuleta: “El trovador ambulante”

La inmortal canción de los Hermanos Zuleta: “El trovador ambulante”

  Estoy convencido –y asimismo deben de estarlo muchísimas personas- de que en cuarenta y cinco años  de vida artística que e...

Canta, canta, Diomedes

Canta, canta, Diomedes

  En las fases del mimesis se hallan lo sublime y lo grotesco; sublime es el arte –en pintura, escultura o música- de superar la...

La fórmula del éxito, según el grupo Kvrass

La fórmula del éxito, según el grupo Kvrass

Gafas oscuras, cadenas ostentosas, gorras y cortes de pelo extravagantes. Siempre bien afeitaditos y, por qué no, camisetas ajustadas ...

Los nuevos Reyes Vallenatos de la Piragua

Los nuevos Reyes Vallenatos de la Piragua

  Este año Chimichagua contestó presente a la música vallenata al llevar a cabo el 14° Festival Tierra de la Piragua en homenaj...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

La pelea del siglo

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

La historia de la arepa de huevo en Luruaco-Atlántico

Álvaro Rojano Osorio | Gastronomía

Soy, de Leandro Díaz

Gustavo Martínez Rubio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados