Música y folclor

Otros riesgos para el Patrimonio Inmaterial

Juan Cataño Bracho

11/01/2016 - 07:20

 

Calixto Ochoa tocando acordeón

La UNESCO, además de reconocer el valor de la música vallenata tradicional para declararla Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, consideró los riesgos de los que es necesario preservarla: “Actualmente, la viabilidad de este elemento del patrimonio cultural afronta una serie de amenazas, en particular las derivadas del conflicto armado existente en el país, exacerbado por el narcotráfico. Además, un nuevo tipo de vallenato está marginando el género musical tradicional y atenuando el papel que éste desempeña en la cohesión social. Por último, cabe señalar que cada vez se usan menos los espacios callejeros para las parrandas vallenatas, con lo cual se corre el peligro de que desaparezca un medio importante de transmisión intergeneracional de los conocimientos y prácticas musicales”. Pero, además de esto, existen otros riesgos que atentan contra la pureza de nuestra tradición cultural, entre otras las siguientes:  

Un amigo me encomendó la tarea de reconstruir la historia de “El Corregido”, una anécdota de la vida de Calixto Ochoa, convertida en canto y que tiene como otro protagonista a un hombre llamado “Andrés Blanchar”. 

El amigo, investigador, me encomendó reconstruir esa historia bajo la premisa de que “Andrés Blanchar debió ser un maestro, cuando se atrevió a corregir al maestro Calixto Ochoa”.

Buscando reconstruir la historia de ese canto me desplacé varias veces hacia algunas poblaciones entre Valledupar y Bosconia, entre ellas Valencia de Jesús, Mariangola y Los Venados; tratando de encontrar fuentes fidedignas que me permitieran ser objetivo, como manda una investigación seria y responsable, que debe partir de una hipótesis y su objetivo debe ser confirmarla o desvirtuar la hipótesis, por lo que los resultados de la investigación no se pueden preconcebir.

Lo cierto es que el resultado de esa investigación arrojó que: “Andrés Blanchar” no fue Maestro. Por su escaza gesta musical y trascendencia se concluye que no fue Juglar. Aún, es poco probable que ese nombre haya correspondido realmente a un acordeonero que rivalizó con Calixto Ochoa y sospecho que puede haber sucedido, como solía ocurrir en la provincia, que algunos oportunistas, buscando aceptación en determinados medios utilizaban, imponían o usaban de manera fraudulenta un nombre ficticio, conocido o sonoro; como nos ocurrió en Chiriguaná con un vendedor de cassette que se hacía llamar “Euclides Gómez”, para entonces el afamado “Gavilan Mayor” cuya apología cantada nos hacia delirar de la emoción.

De la gesta de “Andrés Blanchar” en el medio cultural no se conocen herederos tratando de reclamar derechos bajo el orgullo de su historia musical. Para la época Calixto Ochoa no era un descollante acordeonista cuyo revés en una competencia haya derivado en admiración para su “verdugo” por la calidad de la “víctima”. No hay ninguna obra, como solía ocurrir en el medio vallenato, que represente la contestación a El Corregido de Calixto Ochoa, pues como éste lo aseguró más de 60 años después: “todavía la estoy esperando”.

Son abundantes los “personajes” que en el camino de la reconstrucción de la historia del vallenato se autoproclaman protagonistas, abusando de la ingenuidad del “investigador”, haciéndose incluir en el relato, que en determinados casos amparados en su reputación de autoridad es asaltado en su “buena fe” y contribuye a llenar de ambigüedades el espíritu del espectador que multiplica el error.

Pasando la obra por el crisol de lo que significa un clásico, hay pocas evidencias de que “El corregido” constituya un clásico del vallenato. Si es un buen paradigma de la importancia de la competencia en el vallenato.

Andrés Blanchar y Calixto Ochoa no constituyeron Piqueria, pues se deduce de ese encuentro aislado, que no tuvo anteriores ni posteriores y no desencadenó seguidillas de obras que lo certifiquen; como si lo dejaron, los encuentros de Lorenzo Morales y Emiliano Zuleta, por ejemplo.  

Con lo anterior busco alertar al grupo de los amantes y defensores de nuestra pureza cultural, por la conservación, promoción y defensa del vallenato; porque, seguramente, con la declaratoria de la UNESCO muchos querrán sacarle provecho a la ocasión y antes que aportar tratarán de falsear nuestra identidad, porque es necesario estar preparados para defendernos de la depredación cultural.

En aras de la objetividad, debemos revisar: Metodología de la Investigación, Idoneidad de las Fuentes, los conceptos de Juglar, Obra Clásica, Maestro, Paradigma, Piqueria, Tradición, etc.  

 

Juan Cataño Bracho

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Iván Villazón y Saul Lallemand, ganadores del Congo de Oro

Iván Villazón y Saul Lallemand, ganadores del Congo de Oro

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata exalta el triunfo del cantante Iván Villazón y su acordeonero, el Rey Vallenato Saúl ...

De nuevo Drexler

De nuevo Drexler

En estos últimos días apareció en el radar de muchos, espero que para todos estos como una grata sorpresa, Jorge Drexler, un artesan...

‘La candela viva’ regresó para exaltar a Chimichagua

‘La candela viva’ regresó para exaltar a Chimichagua

Corría el año 1955 cuando el Rey Vallenato Alejo Durán Díaz llevó a la pasta sonora la canción ‘La candela viva’, inspiració...

La hamaca grande, una exposición donde caben todos los cultores del Vallenato tradicional

La hamaca grande, una exposición donde caben todos los cultores del Vallenato tradicional

  Luego de una exitosa exhibición en la Biblioteca Nacional de Colombia durante el año 2018, ‘La hamaca grande’, la exposición...

Un pianista en la capital mundial del Vallenato

Un pianista en la capital mundial del Vallenato

El amor que profesa a diario al piano nació desde muy temprano, cuando todavía niño, los juguetes caían en sus manos y se transform...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube