Música y folclor

Las mujeres en los festivales: un género posible

Fabrina Acosta Contreras

24/02/2016 - 06:15

 

El vallenato es un ritmo musical que socialmente ha sido asignado a roles masculinos, lo cual, ha exigido a las mujeres que lo interpretan el mayor de los esfuerzos. Por esta razón, históricamente los festivales vallenatos reportan un mayor número de participantes hombres que mujeres.

El vallenato no es macho ni hembra; es una herramienta para el tejido social, para mitigar diferencias, generar hermandades y conectar el pasado con el presente, mediante historias que surgen de vivencias de los y las poetas.

De esta manera, el vallenato no es una pelea de gallera donde gana el gallo más dominante; sino que es el arte reparador ante el dolor, la inspiración ante la tristeza y la paz ante la guerra; y la mujer es una gran embajadora de esta misión, con su femineidad, inteligencia y carácter.

Interesante preguntarnos: ¿Por qué ninguna mujer se ha coronado como reina vallenata? ¿Por qué ninguna ha ganado en el festival Francisco el Hombre? Podrán algunos responder que por cobardes o porque no hay mujeres que se presenten; lo cierto es que ni son cobardes, ni tampoco es que no haya intérpretes femeninas. Lo que falta es que continúen dándose varias aperturas, como las mentales, culturales y sociales; es decir, que los arraigos patriarcales dejen de sentirse amenazados por la inclusión de las mujeres en el vallenato y especialmente en los festivales.

Considero que la intención de las mujeres en el vallenato no es que le regalen los espacios, sino en que los paradigmas patriarcales no sirvan de obstáculos, para que el Son, el Paseo, la Puya y el Merengue se puedan escuchar en las voces de ellas.

Las mujeres en el Vallenato

Las mujeres tienen mucho por aportar y no dudo que la mayor presencia de ellas sería una sumatoria representativa en los elementos que se requieren para salvaguardar la música vallenata tradicional que, lamentablemente, ha sido desplazada por la tendencia comercial.

Podría mencionar a muchas mujeres pero realizaré la mención de algunas, entre ellas a la maestra Rita Fernández es mentora de procesos de inclusión de la mujer en el vallenato, con la altura y exquisitez propia de una poeta innata, que se atrevió a dejar su huella incluso en momentos donde la apertura para las mujeres no era un tema tan visibilizado como en la actualidad; es la creadora de la primera agrupación vallenata llamada “las universitarias” y autora de muchas canciones que el mundo recuerda en la voz de intérpretes masculinos. También es de mencionar a Fabriciana Meriño Manjarrez primera mujer en presentar al festival de la leyenda vallenata y Jenny Cabello segunda valiente mujer en presentarse con su acordeón al mismo festival. Así mismo, otras mujeres en el vallenato como las Evas musicales: María Silena Ovalle, Maria José Ospino, Lucy Vidal y Eliana Gnecco.

Evas musicales: rumbo a Francisco el hombre

Las Evas, son mujeres que interpretan el vallenato, las cuales, hacen parte de la causa social de la Asociación Evas&Adanes, por medio de actividades culturales como el Foro concierto: La mujer en el Vallenato. Esto ha permitido visitar diferentes ciudades y entidades académicas llevando un mensaje pedagógico y transformador, que consolida la música como una herramienta de tejido social, igualdad y equidad, y en la actualidad están (oficialmente) clasificadas para participar en el Festival Francisco El Hombre y es posible que el mundo pueda recibir la noticia de tener a las primeras “Franciscas las Mujeres”, pues tienen el talento necesario para tal reto y la visión ganadora de dejar huella en la historia de los festivales vallenatos que están llamados a abrir las puertas al género femenino.

Lo soñado y esperado: más mujeres en los festivales

Es importante reflexionar respecto a los roles femeninos en el vallenato, no con ellas a distancia sino incluidas. Por esta razón, sería especial ver a las talentosas mujeres en las tarimas de los más importantes festivales. De otro lado, es pertinente reconocer la apertura que algunos festivales han otorgado para las mujeres pero aún queda por lograr una inclusión equitativa e igualitaria, que motive incluso a aquellas que por incredulidad no se presentan por experiencias que han generado desconfianza ante las (pocas) garantías que brindan dichos festivales.

Es hora de reorientar la música vallenata a su gran misión, a los amores que ha unido, a las reconciliaciones que ha generado, las amistades que estrecha y las integraciones sociales que ameniza, como muestra de que es un lenguaje del amor que teje sentimientos de manera ilimitada. La mujer tiene mucho por aportar en esta apuesta, para ello son necesarios hombres dispuestos ser aliados de ese hermoso proceso.

 

Fabrina Acosta Contreras 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

  “Mi nombre no es común, Abilio, no sé de donde lo sacaron mis papás porque nadie en mi familia se llama así, y creo que en es...

Volviendo a Gabriel García Márquez (1927-2014)

Volviendo a Gabriel García Márquez (1927-2014)

  El 17 de abril del 2014, el anuncio de la muerte del más ilustre escritor colombiano nos hacía volver automáticamente a su mund...

Miguel López: “Aprendí a tocar el acordeón con sólo siete años”

Miguel López: “Aprendí a tocar el acordeón con sólo siete años”

El homenaje que organiza cada año la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata nos da la oportunidad de conmemorar y recordar lo...

El Rey Vallenato agradeció a sus padres

El Rey Vallenato agradeció a sus padres

Las lágrimas volvieron a jugar de local en el campo santo Jardines del Ecce Homo de Valledupar, cuando el nuevo Rey Vallenato Wilber N...

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

  El Paso (Cesar) es uno de los municipios con más historia en el país. Por sus sabanas pasó el adelantado Alonso Luis Fernández ...

Lo más leído

Vida y trayectoria de Rafael Pombo

Redacción | Literatura

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

Waydi Miranda Pérez y Osiris María Chajin Mendoza | Cine

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Cuando Robin Hood fue prohibido

Juan Carlos Boveri | Literatura

Julio Cortázar: el mejor saxo alto

Fabio Martínez | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados