Música y folclor

Jesús Alberto cumplió su sueño de ser Rey Vallenato

Juan Rincón Vanegas

16/03/2016 - 08:00

 

Jesús Alberto Suárez Guevara en compañía de su madre / Foto: Juan Rincón Vanegas

A su llegada, llenó de sonrisas el lugar. Llegó a cumplir un deseo que nació desde que comenzó varios años atrás a tocar su acordeón de juguete: convertirse en Rey Vallenato.

Sus ojos recorrían el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’, y comenzaron las preguntas para inscribirse en el concurso de acordeón aficionado, porque ahora cuenta con 21 años.

Jesús Alberto Suárez Guevara no se hizo acompañar de cajero ni guacharaquero, solamente su tía Carmen Guevara estaba con él para que llenara los requisitos que pedía su corazón, porque la ilusión no se inscribe, a menos que le toque detenerse en el peaje del sentimiento.

“Vive es tocando”

“Quiero tocar acá”, indicó, así como lo ha hecho en distintos escenarios de su tierra natal, San Gil, Santander. El síndrome de Down no ha sido un obstáculo para darle rienda suelta a las ganas de potencializar su talento, y es así como su tía Carmen cuenta que el año pasado lo trajeron al 48 Festival de la Leyenda Vallenata, y esa fue la llama que encendió aún más su amor por la música vallenata.

“Jesús Alberto, en la plaza Alfonso López, se ganó los aplausos porque imitaba a los acordeoneros que tocaban en tarima. Se ganó el aprecio de muchas personas, y eso lo ponía más contento. Le tomaron muchas fotos”.

Jesús, al escuchar el relato asiente con su cabeza, sin pensarlo toma su acordeón y dice que “Yo toco ‘La piña madura’, también ‘Tú cumpleaños’ y ‘La ventana marroncita’, del compadre Debe”.

En ese momento se ríe, y lleno de emoción, dice: “Diomedes, Diomedes, Diomedes. Yo me veía la novela y no me dormía”. (Risas).

Seguidamente, cuenta que su gran alegría es observar videos de artistas vallenatos, especialmente de Silvestre Dangond y Rolando Ochoa, preferencia que tiene una poderosa razón.

Todo sucedió hace tres años, cuando Silvestre y Rolando hicieron una presentación en su pueblo, y Jesús Alberto estuvo en la primera fila del concierto. En el intermedio del show lo subieron a la tarima para que saludara a los artistas, instante que aprovechó para pedirles un acordeón nuevo y cambiar la de juguete que tenía. Su deseo fue atendido de inmediato por los artistas, y desde ese instante tiene un instrumento que es su gran tesoro.

“Vive es tocando su acordeón y lo tiene siempre a su lado. En San Gil cuenta con el apoyo de su mamá, Ángela Guevara, y de sus hermanos Freddy, Aura Marina, Jimena y Ángela Marcela. Su papá, Gilberto Suárez, falleció”, manifiesta su tía Carmen.

Participante en tarima

Durante la charla salió a relucir que Jesús Alberto es el consentido en el barrio María Auxiliadora, donde saben que ama el vallenato y no se pierde una presentación artística.

Cuando todo iba viento en popa, el joven músico pidió el favor que le permitieran tocar en la tarima gigante. No se le podía negar esa petición porque era su sueño, era conectar el sentimiento vallenato con su corazón florecido de ilusiones. Al dársele la aprobación, sus ojos brillaron más de la cuenta. Sonrió, se puso de pie y pidió que le llevaran su instrumento.

Los pasos que dio desde la oficina hasta la tarima fueron los más gloriosos de su vida. Se ubicó en el centro del escenario Nicolás ‘Colacho’ Mendoza, se puso el acordeón al pecho y comenzó a regalar varias notas.

Su tía Carmen, con lágrimas en los ojos, estuvo a su lado viviendo ese instante glorioso para ese ser noble y bueno, cuya inocencia, como lo dice en su canto Fernando Dangond Castro es más grande “que el folclor de mi Valledupar donde el  amor nace en mil corazones, se eternizó en el alma del Cesar y en la alegría de mil acordeones”.

Jesús seguía tocando y sonreía. Estaba viviendo su tiempo de máxima alegría, y quería que los minutos se fueran de paseo para que las manecillas del reloj descansaran de dar vueltas y vueltas.

La presentación fue única. Sin jurados, sin público, y por ende, sin aplausos, pero la escala de emociones superó todos los decibeles hasta hacer llorar al acordeonero.

Estando en esas, paró la fantasía festivalera y esta vez no se escucharon las palabras del presentador Jaime Pérez Parodi: “Señoras y señores, así concluye su presentación el participante Jesús Alberto Suárez Guevara, quien viene procedente de San Gil, Santander”.

“Ya soy Rey Vallenato”

Cuando guardó su acordeón, y se bajó de la tarima, miró para todas partes como si no creyera lo vivido dijo lo primero que le salió en ese momento de su noble corazón: “Ya soy Rey Vallenato, toqué allá arriba”.

Acto seguido, recibió el abrazo de su tía, y en ese preciso momento entregó esas palabras mágicas que valen mucho más que el dinero: “Gracias maestro, por hacerme feliz”…

Y así, como llegó Jesús Alberto, se fue. Claro, que se llevó toda una carga de alegrías a cuestas, esa que brindan las notas del acordeón y que este músico natural sabe tocar hasta con los dedos del alma, recordando al inolvidable Diomedes Díaz Maestre, quien a través de la televisión le enseñó a cantar:

“Hágame el favor compadre ‘Debe’

llegue a esa ventana marroncita,

toque tres canciones bien bonitas

que a mi no me importa si se ofenden”.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿De dónde  vienen las canciones? (5)

¿De dónde vienen las canciones? (5)

  La creatividad la precede el esfuerzo por sacar adelante un proceso como en el campo musical. El origen de un género musical ha ...

¿Clásicos vallenatos producidos en la sociedad de consumo?

¿Clásicos vallenatos producidos en la sociedad de consumo?

  En el pasado Encuentro Nacional de Investigadores de Música Vallenata, se planteó en una ponencia “La imposibilidad de la pro...

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Ana Matilde, una cantadora para recordar

  Hay un “territorio de aguas” donde habitan gentes buenas y sencillas. Un territorio de contrastes de pesca, oro y ganadería, u...

Calixto Ochoa, toda una vida llena de música vallenata

Calixto Ochoa, toda una vida llena de música vallenata

La vida de Calixto Antonio Ochoa Campo, el hijo de Cesar Salomón Ochoa López, y María Jesús Campo Pertuz, estuvo llena de música. ...

El recuerdo de Vicente “Chente” Munive

El recuerdo de Vicente “Chente” Munive

La mañana del 24 de septiembre moría en Valledupar uno de los últimos representantes del folclor vallenato más auténtico: Vicente ...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Oye lo que dice Alejo con su nota apesarada

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados