Música y folclor

Poncho y Emiliano, hermanitos del alma

Juan Rincón Vanegas

28/04/2016 - 06:20

 

Los hermanos Emiliano y Poncho Zuleta / Foto: Adamis Guerra

Una mañana cualquiera, dos hermanitos del alma se dieron a la tarea de recoger los recuerdos regados en un largo kilometraje donde los cantos vallenatos marcaban la ruta hasta llegar a un punto fijo: Valledupar.

Después de armar el rompecabezas del folclor, tarea no tan fácil, entregaron una serie de detalles cuya conclusión es que, gracias a Poncho y Emiliano, ‘La Capital Mundial del Vallenato’ se llena de fiesta, asunto que es de gran envergadura porque principalmente acordeoneros, cajeros, guacharaqueros, compositores, compositores y cantantes, tendrán la marca Zuleta, esa que les regala la máxima alegría musical.

Y es que, por estos días, la vida de Poncho y Emiliano Zuleta ha cambiado a raíz del homenaje que se les rinde en el 49º Festival de la Leyenda Vallenata y que los tiene consentidos por todos.

En extensa charla Poncho toma la delantera y expresa. “Me siento como nunca. Estoy muy bien, muy estimulado con ese homenaje que es un orgullo no solamente para la familia Zuleta sino para la música vallenata en general. Sabemos que es algo especial, excepcional, porque, modestia aparte, la gente sabe lo que ha sido mi familia musicalmente, mis ancestros, de donde  venimos. Todos saben que hemos hecho un trabajo hermoso y estaremos hasta el final dándole cosas grandes al folclor”.

Cuando termina, y como si estuviera en la piquería, le dice a su hermano: “Pica, gallo bueno”…. Emiliano solamente sonríe y Poncho le recalca. “No vayas a decir que yo lo dije todo”.

La carcajada se hace más extensa y manifiesta: “Poncho es muy explicativo, pero la verdad es que estamos muy contentos con la aceptación que hemos tenido. Al comienzo no quise aceptar, pero con el paso de los días me convencí que uno no le puede dar la espalda a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata y a un pueblo agradecido”.

Le suena el celular. Mira el número y dice que más adelante devuelve la llamada y continúa. “Cada día que pasa sentimos el cariño de la gente y eso no tiene valor. Es el cariño de un pueblo que ha vivido al lado de nuestras canciones”.

Poncho lo interrumpe para anotar. “Desde un comienzo le metimos el pecho firme a la promoción, y los resultados se están viendo. Valledupar se quedará pequeña. Dios me ha dado un arte que me ha permitido acercarme con la gente a la que quiero mucho”.

Seguidamente, Emiliano trae a su recuerdo palabras que tienen la verdad impresa. “Cuando comenzamos, no se sabía qué podía suceder y el vallenato se fue creciendo hasta llegar a lugares impensables. Y pensar que nuestros juglares, caso mi papá, llevaban el mensaje musical a todas partes sin pretender mayores cosas, sino alegrar a los amigos y ser felices en esas parrandas extraordinarias”.

La nostalgia los atrapaba a los dos y se transportaron a la Villanueva de su niñez donde comenzaron a darle rienda suelta al talento que aprendieron sin darse cuenta.

Entonces, expresa Poncho: “Nuestra dinastía se ha destacado y lo que viene será mejor. Ahora recuerdo que a mi papá tres años antes de morir le hicieron un gran homenaje y quedó como un Papá Noel, lleno de condecoraciones. Sabemos que eso va ocurrir con nosotros para cerrar con broche de oro la dinastía musical que hemos sabido representar con lujo de detalles. Tenemos música para rato, y le confieso que mi garganta por fortuna está como un Bitoví, y el acordeón de mi hermano que ahora tiene su propio nombre está fino y dando la nota perfecta”.

Sus palabras iban y venían cargadas de recuerdos y al preguntarles sobre la canción que más les solicitaban en las presentaciones no se pusieron de acuerdo porque son muchas. “Son más de 500 que hemos grabado juntos”, indicó Poncho.

Al final y sin deliberar mucho indican que la más pegada en el gusto popular es ‘Mi hermano y yo”.

Hace tiempo que en mi mente existía

un viejo compromiso de componer un son

se trataba de hacé una melodía

con unos cuantos versos, con todo el corazón,

pero el tiempo no es corto todavía

y ya llegó el momento para poder cantar

con una nota linda

con una voz sentida

y ganas de llorar.

Después de que Poncho Zuleta entone la primera estrofa, Emiliano pide la palabra para evocar esa inspiración sublime.

“Hace aproximadamente 36 años que le canté a esos momentos que he vivido con mi hermano Poncho. Conté la verdad de principio a fin y desde que se grabó la canción se quedó para siempre en el sentir popular”.

La verdad es que ésta, y muchas canciones cuya lista es larga de enumerar, se han metido en el corazón de los amantes del verdadero vallenato porque ellos se han comido las verdes y las maduras, han sufrido y vivido feliz y se han mantenido en invierno y verano.

Se quedan musitando frases gloriosas de esas que tienen la esencia de lo aprendido, las alegrías impresas en papel de oro y el sentimiento corriendo con la fuerza de un rio crecido, ese que hace posible que las gotas de amor manden señales de más vida.

Al final fluyen esos mensajes auténticos que tienen impreso el ingenio, la jocosidad y el gusto por lo auténtico.

"Y nos acabamos cuando a mi me corten la lengua y a mi hermano le corten los dedos".

Abrazo vallenato…

Cuando las palabras se escondieron después de darle un repaso a la larga vida musical de los dos hermanitos del alma, esos que más se quieren así se ausenten por cortos y largos periodos se dieron un abrazo. Ese abrazo que encerraba a su familia, a sus amigos y a todos aquellos que alguna vez han escuchado a Poncho cantar y a Emiliano tocar su acordeón.

El abrazo fue largo y adornado con algunas lágrimas que ambos borraron con el pañuelo del periodista, y Poncho sorprendió al decir: “Hermanito, prepárese porque ahora es cuando vendrán cientos de abrazos porque Valledupar estará adornada con nuestros nombres y se dirán bellas palabras de la dinastía Zuleta”.

Emiliano no se quedó atrás y dijo que la mejor despedida de la cálida entrevista sacada del baúl de los recuerdos era con un verso de la canción de su autoría: ‘Mi acordeón’.

El acordeón tiene una sonrisa

y una elegancia muy especial

es como una muchacha bonita

de esas que tiene Valledupar.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La vida de Leandro Díaz Duarte

La vida de Leandro Díaz Duarte

  Nació en la vereda de Alto Pino, de Lagunita de la Sierra, un corregimiento del municipio de Hato Nuevo, en La Guajira, el 20 de...

‘Diomedito’ se quedó esperando a Juancho Rois

‘Diomedito’ se quedó esperando a Juancho Rois

La noche del lunes 21 de noviembre de 1994 quedó marcada en la vida del cantante Enaldo Barrera Hernández, conocido como ‘Diomedi...

La 6a edición del Encuentro Mundial de Acordeonistas y su programación

La 6a edición del Encuentro Mundial de Acordeonistas y su programación

A partir del miércoles 23 de julio inicia en Valledupar el Encuentro Mundial  de Acordeonistas que organiza anualmente la Fundación ...

En clave de Tango

En clave de Tango

  El Tango condensa una amalgama idiomática de vocablos aristocráticos y jergales de oscuro origen, pues la música refleja la tr...

Fawel Solano y Kiko Ramos: el volcán de la música vallenata

Fawel Solano y Kiko Ramos: el volcán de la música vallenata

Jóvenes y decididos. Su música respira energía y ganas de vivir. Nada parece detenerlos, ni siquiera una noche de trasnocho que les ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube