Música y folclor

Desde su trono, habla la reina Margarita Doria

María Ruth Mosquera

29/04/2016 - 07:50

 

Margarita Doria

Esta vez no hay afanes, ansiedades, ni adrenalina a millón. Desde su trono, la reina ha podido ver con calma los episodios propios de la competencia y le han llegado a la mente imágenes de ella misma hace un año, andando el camino que hoy transitan cientos de hombres y unas pocas mujeres que persiguen la realización de un sueño que a ella se le cumplió ya.

Así es. A Margarita Rosa Doria Carrascal se le ha visto disfrutando tranquila los diferentes escenarios de competencia del Festival de la Leyenda Vallenata, que el año pasado la coronó como Reina de la Canción Inédita, con el paseo ‘Vallenatos del alma’. “Ahorita, relajada, sabroso, en la Plaza (Alfonso López), apoyando a un amigo en la categoría de acordeón profesional y me parece bonito porque mientras yo estuve participando esperaba la llegada de ciertos amigos y familiares a apoyarme;  entonces pienso que debo reivindicarme con algunos amigos que está participando y darles lo que yo también esperaba, que era que me fueran a apoyar. Y aprovechando también las parrandas a las que me inviten, participando y cantando, pero relajada del trajín del concurso que siempre es arduo”, dice.

Han sido días de calma, para observar, bendecir, agradecer y hacer exhortaciones a los concursantes que han llegado a Valledupar desde distintos lugares, con la meta de ganar. “Haber ganado el Festival Vallenato ha sido un logro muy grande y más que logro, un sueño hecho realidad. Y cuando a uno se le cumplen los sueños, el alma y el corazón se le llenan de alegría, de vida, de gozo y a partir de ese momento la felicidad por el éxito, por el logro alcanzado, ha sido única, inigualable, inexplicable”. Sí. Su triunfo como reina en el campo de la composición fue el efecto de la que ha sido la ‘causa’ de su vida: Actuar con el corazón, con la mirada puesta en Dios, a lo que invita a los aspirantes a reyes y reinas:

“Mi mensaje para todos, inclusive para los que están participando en las otras categorías, es que tengan mucha fe, que le pidan mucho a Dios que los acompañe a hacer una excelente presentación; eso es lo más importante: Hacer buenas presentaciones porque eso es lo que le queda al pueblo vallenato, al público, y aunque no parezca, el jurado más trascendental es el pueblo, y al encomendarse a Dios, siempre va a tener los mejores resultados… Y que echen para adelante siempre, sea cual sea el resultado que se dé, que echen para adelante y sigan siempre lo que dice su corazón y que cumplan siempre sus sueños para que puedan ser felices”.

Esta joven, cuyo nombre es una confluencia de flores, está participando en concursos “desde que tengo uso de razón”, siempre con mentalidad ganadora porque no imagina otra actitud para llegar a un concurso. Compone desde la edad de 14 años y cuando cumplió los 17, llegó por primera vez al Festival de la Leyenda Vallenata a cantar la canción ‘Raíces de oro’ de su padre Guillermo Doria, quien ese año fue el rey. Ese triunfo la inspiró a ella para aspirar también a ganarse el más grande concurso folclórico de Colombia. Participó en el 2008 con la canción ‘Vestida de poeta’; cuando regresó, en 2013, se ubicó en el tercer lugar con la canción ‘Los versos más bonitos’, y el año pasado, con su paseo ‘Vallenatos del alma’ logró el sueño que le ayudó a cumplir a su papá once años atrás.

Es reina y pese a que mañana, bien entrada la noche, se erigirá un nuevo monarca que la sucederá en el trono, ella seguirá siendo reina y embajadora del folclor que hoy es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. “Como reina me aporta mucho el hecho de que ya soy una representante del vallenato, una representante de la música, de nuestro folclor, de toda la cultura vallenata, y al ser representante de esta cultura, a donde quiera que vaya voy a tratar de llevarla muy en alto, de hacer lo mejor que pueda por esto, por lo que ha sido mi sueño, lo que es la composición, por el vallenato, por los cantos, las parrandas, por lo que es rescatar nuestras raíces”.

Quienes la conocen bien no dudan que el suyo será un reinado que trascenderá porque tiene claro el camino que debe seguir para preservar eso que le alimenta el alma: El vallenato auténtico. “Lo que siempre ha caracterizado al vallenato es el sentimiento, es hacer las cosas de corazón y lo que más les aconsejaría a mis colegas es que cada canción que hagan sea un tema que en verdad les nazca del alma, del corazón; aunque sea sentimental no quiere decir que sea de despecho o justamente de amor, pero sí algo que esté en las entrañas de esa persona que está escribiendo, componiendo, que sea algo que en realidad quiera plasmar, que lo tenga adentro, porque lo que hay que rescatar justamente como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad son esas raíces, esas costumbres que se han perdido; ya estamos siendo muy superficiales a la hora de escribir, de cantar también, de interpretar muchos temas; se ha vuelto todo tan vano y tan superficial que se va perdiendo esa esencia del verdadero sentimiento del vallenato puro, el de verdá verdá”.

Terminado el Festival, Margarita Rosa regresará a su cotidianidad en Bogotá, donde es socia del bar Matildelina, donde vive cantando desde el corazón, que es la única manera que concibe para cantar este modo de vida llamado vallenato. Y seguirá viviendo como lo ha hecho hasta el día de hoy: Tranquila, bebiendo la savia de cada instante, dándole valor máximo a las pequeñas cosas, disfrutando la vida, tratando de ser feliz todos los días y manejando buena energía con todos para aportar amor al mundo.

Y, por supuesto, el próximo año regresará para participar en la gran convocatoria de los reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, en la versión de los cincuenta años, donde se escogerá al rey de reyes. “Sí. Espero venir a ganarme el rey de reyes, con el favor de Dios. Si no, entonces dejo ganar a mi papá”, dice entre risas, esta mujer que ha elegido vivir y actuar desde lo positivo, desde la buena vibra, desde el amor.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Julio Vanega: “El color de la banda de Valledupar es diferente”

Julio Vanega: “El color de la banda de Valledupar es diferente”

La banda Municipal de Valledupar se impuso este mes de agosto en el Encuentro Nacional de Sincelejo confirmando así su ascenso en el h...

¡Fuepa, Miguel Herrera!

¡Fuepa, Miguel Herrera!

“No veo razones para darse tanta fama/ aquel artista siempre en buena posición/ porque se siente que el público lo respalda/ hace...

Por siempre Diomedes

Por siempre Diomedes

El olor a tierra húmeda era tan agradable,  que los rayos del sol que inundaban la mañana apenas se sentían. Las aulas escolares se...

Fiestas del mar con alma y talento vallenato femenino

Fiestas del mar con alma y talento vallenato femenino

En la historia quedará escrito: Las fiestas de mar de 2016 fueron el marco de fondo de un encuentro memorable de mujeres hermosas, t...

El Combo de Éibar: una comunidad universal

El Combo de Éibar: una comunidad universal

La Real Academia de la Lengua define el concepto Comunidad como “cualidad de común”, “conjunto de las personas de un pueblo, r...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube