Música y folclor

El último de los caza-talentos

John Bolívar

25/05/2016 - 08:25

 

Ry Cooder

Una maestra de escuela, poco agraciada, por no decir que fea, se presentó a un concurso de canto y cuando abrió su boca se convirtió en el más hermoso de los ángeles cantores, esto hizo que un caza-talentos le dijera: “ya no serás mas Úrsula Hilaria, el mundo te conocerá como la gran Celia Cruz”.

Gabriel Muñoz el gran director artístico y caza-talentos de la entonces CBS escuchó cantar un compositor mueco, tuerto, corronchito, de mal vestir y hasta desafinado, pero vio su natural potencial y ayudó a convertirlo en el más grande de los cantantes vallenatos: Diomedes Díaz.

A decir verdad Celia Cruz hoy día aun con su prodigiosa voz no tendría ninguna oportunidad de triunfar, y no la tendría porque al frente de los nuevos prospectos ya no están los caza-talentos; ahora son reemplazados por los llamados productores, si productores, unos “genios” atrincherados detrás de un computador que deciden que es bueno y que es malo solo desde la óptica de su fracaso como artistas.

Alguien como Nelson Ned, un cantante brasilero con una voz prodigiosa hoy no tendría ninguna oportunidad de ser la estrella que fue por ser negro, pobre y enano. Antes eso no importaba, para ser cantante solo se necesitaba tener una gran voz y cantar bien, ahora la voz no importa, vuelven estrella a cualquiera porque el prepotente productor es el que hace el “producto” que se venderá en las emisoras y si existe el traqueto que patrocine el paquete, lo venden en complicidad con los reyes de la payola: Los directores de las emisoras musicales.

Esta nueva raza llamada productores: son eso, unos “armaproductos” toman al artista para realizarse a través de ellos, no toman la esencia propia del artista para engrandecerlos como lo hacían los caza-talentos, no les apasiona el arte, les interesa el éxito, a ellos no les importa el “ser” si no el “pegar” y para ello se valen de los directores o programadores de las emisoras quienes en su mayoría son solo unos “payoleros” sin ética ni principios.

Da tristeza ver como se burlan de los cantantes vallenatos montándoles unos looks espantosos, poniéndoles el pelo flechudo a punta de botox, los maquillan exageradamente y le realizan unos videos realmente deplorables.

¿Qué decir de la música que realizan? Son canciones para zombilizar, música para buseta, una repetición de frases estúpidas con una melodía jocosa que termina idiotizando al oyente de tanto repetir el mismo sonsonte.

En el anterior disco del cantante Silvestre Dangond la canción a “pegar” era el Glu, glu, glu, una canción de esas de repetición idiotizante. A esa le metieron todo el dinero de la payola, todo el esfuerzo publicitario porque según los productores y los directores de emisora eso era un hit, pero Silvestre sabiamente incluyó en el disco cuatro canciones de compositores de antes, compuestas en la época de antes y que estaban inéditas. Una de ellas: El Tiempo de Sergio Moya Molina, la cual terminó siendo el gran éxito gracias a que el pueblo no es idiota como lo creen los directores de emisoras y los productores, y llamaban a pedir que programaran la canción de Moya.

En el vallenato se escuchan ahora muchos cantantes que suenan igual, esto se debe seguramente a que los produce el mismo productor y este genio se aprovecha de los artistas para hacer su disco, no le interesa mostrar al artista porque su ego de cantante fracasado lo martiriza por dentro, termina vengándose de los cantantes talentosos haciéndolos sonar de forma igual a todos, es música desechable, no perdurará en el tiempo, porque es basura, es hecha desde el ego y no desde el talento visceral, ese que solo le sale a los grandes artistas que no se dejen imponer los caprichos de esos “armaproductos” y sacan su talento en discos maravillosos, como lo hacen: Iván Villazón, Jorge Oñate o Beto Zabaleta, entre otros.

Ahora están produciendo un espanto llamado Champeta Urbana, ¡Vea usted! como si la Champeta hubiera nacido en el campo, están destrozando una música hermosa nacida en África pero que en Colombia y especialmente en Cartagena tomó un sonido realmente encantador. Se la están tirando los productores del terrible Reggaetón que como ya se está muriendo ese género han venido a aterrizar en la Champeta para destruirla.

Debo reconocer que hay productores excelentes como Kike Santander, o el maestro Carlos Huertas Jr. Pero he visto trabajar a huertas y me dado cuenta que él jamás quiere hacer “su producto” con el cantante que dirige, por el contrario él se esmera en sacarle al artista lo que el artista es en su esencia.

Por todo esto, mi invitación a los nuevos cantantes del Vallenato y la Champeta clásica es que mantengan su esencia, que no les preocupe el “pegar” sino el “ser” artista, que no crean del todo en los productores de hoy en día, que sigan ese sonido que tiene su voz, que tomen como ejemplo a Carlos Vives, quien tenía un sonido en la cabeza llamado El Rock de mi Pueblo, persiguió ese sueño y encontró el verdadero éxito después de los 56 años pero que hace una música que perdurará en la historia musical y nos dejo un Rock And Roll propio, con sonido a tambora, a vallenato, a gaitas a bambuco, con olor y olor a Colombia.

El mismo Carlos Vives le esta devolviéndole a la vida el favor de su éxito, recientemente abrió unos salones en su restaurante bar donde todos los artistas jóvenes con sonido propio pueden exhibir su música ante un público deseoso de cosas buenas, este sitio es la plataforma de lanzamiento de muchas agrupaciones de hoy en día, de cierta forma Vives se ha convertido en un caza-talento de esos que han desaparecido, de esos que hacen falta en el Vallenato y la champeta para detener esta debacle que estamos viviendo.

También invito a músicos grandes como el maestro José Vásquez, Emilio Oviedo, Andrés “el turco Gil y a otros a que asuman este rol de caza-talentos, que salven nuestro vallenato de estos monstruos deformadores, que rescaten esta bello patrimonio heredado de nuestros ancestros     

Afortunadamente para el mundo musical existe Ry Cooder, un gran guitarrista y el último de los grandes caza-talentos, Ry se sale de su comodidad en los Ángeles y se mete en los recovecos menos pensados de Cuba para descubrir los talentos más maravillosos. Gracias a Ry el mundo pudo disfrutar de Buenavista Social Club, unos ancianos que conocieron el éxito en la senilidad de sus días, pero que nos dejaron un gran legado musical.

En una de sus cacerías logró descubrir a Polo Montañés quien ya no está con nosotros pero nos deleitó con sus “Polvo de Estrellas”. Si analizamos esos y otros trabajos de el último de los caza-talentos, nos daremos cuenta que Ry no impone nada, solo los graba y los manda al mundo y el mundo lo agradece, lo que realiza es arte que termina pegando porque es maravilloso, el no antepone su ego como si lo hacen los productores de ahora Ry saca del cascarón al artista y lo expone a la luz.

 

John Bolívar

@JohnBolivarAcos 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Fernando Rangel, un Rey profesional muy agradecido

Fernando Rangel, un Rey profesional muy agradecido

El nuevo Rey profesional del Festival de la Leyenda Vallenata, Fernando Isaac Rangel Molina, entregó declaraciones sobre el triunfo qu...

En tiempos de Boogaloo: “Richie” Ray

En tiempos de Boogaloo: “Richie” Ray

  Dos niños se conocen en Nueva York hacia la década de los 50, en afines ambientes musical y escolar. Se trata del Conservatorio...

Jorge Adel y Efráin Zuleta anuncian un gran biribimbeo

Jorge Adel y Efráin Zuleta anuncian un gran biribimbeo

El tiempo ha pasado desde que Jorge Adel ganó en 2008 el concurso “Se busca un intérprete” transmitido en el canal de televisión...

El acordeonero argentino que llegó buscando ‘La gota fría’

El acordeonero argentino que llegó buscando ‘La gota fría’

La canción ‘La gota fría’, creada en 1942 por Emiliano Antonio Zuleta Baquero y que cuenta con más de 80 versiones, cautivó d...

‘La gota fría’, el vallenato clásico más escuchado de todos los tiempos

‘La gota fría’, el vallenato clásico más escuchado de todos los tiempos

Acórdate Moralito de aquel día que estuviste en Urumita y no quisiste hacer parranda. Te fuiste de mañanita sería de la misma r...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Temas Vallenatos de diciembre

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube