Música y folclor

Leandro Díaz: ¿Canto o denuncia?

Jairo Tapia Tietjen

22/06/2012 - 11:30

 

Leandro Díaz / Foto: Jairo Tapia Tietjen La dimensión pragmática del canto lírico de Leandro consiste, según Escamilla, en suministrar elementos que permitan a sus interlocutores reconocer mensajes persuasivos con razones que exterioricen las desigualdades socioeconómicas de su pueblo y de sí mismo( 1) :

(…) Yo soy el hombre  que vive en tinieblas / porque negro es el color de mi destino; yo soy el hombre que emprendió un camino y por donde pasa encuentra miseria; yo soy un grito, soy una pena, soy una queja; soy un suspiro; para la gente soy un problema, ni las tinieblas pueden conmigo”.

Es imposible tener dudas sobre su sinceridad y la crudeza de sus personajes, que a la manera de Unamuno, citado por Bonet (2) saca de la vida real, en desfile presencial de hechos en su narrativa, plasma el concepto de “historia efectual”, que el mismo poeta corrobora ante la pregunta sobre su temática:

Mis temas son lo que le pasa al hombre, lo que piensa y hace, y la naturaleza. Yo mismo soy mi tema. Todos los días de mi vida he dedicado largas horas a pensar en mí, en el destino del hombre, lo cual he plasmado en mi composición favorita, El Verano”.

Dicha composición al igual que otras como La camaleona, Cardón guajiro, y El salao”,  se enmarcan en un tiempo epifánico por su intemporalidad y elipsis; relata en un presente que delimita el pretérito y el porvenir de la diégesis con un discurso continuo de sucesos que retratan lo que actualmente pasa en el Cesar y la Guajira, violencia y desigualdad, que se devoran por la cola alimentándose así misma.

La voz del bardo en escenario telúrico sustituye la máscara obligatoria en los escenarios grecolatinos, en performance del mensaje percibido en dos fases básicas del acto comunicativo: enunciante y tradición dentro de un espacio, en variantes de interés y circunstancias específicas (3). Tal escenario son  las “ardientes provincias del Caribe”, tal como excluyentemente las calificaba el habitante del altiplano y el conquistador paisa inveterados oficiantes del inesperado arte de  expoliación  de tierras a las almas indolentes:

(…)  Dos papeles  tiene la vida /  uno blanco, limpio y sincero, otro con humildes colores…


Tradición Juglaresco

Leandro Díaz / Foto: Jairo Tapia TietjenEl poeta, ciego desde niño, ve con los ojos del alma, renovando de paso, un léxico regional con  los cuales revive sus ayeres, en una visión telúrica del mundo para reafirmar sus vivencias cotidianas, en mensajero natural del reclamo de su pueblo ante tanta riqueza mineral explotada, y tanta inequidad en los repartos de la bonanza.

Es el filósofo terrígeno que medita en el hondo sufrimiento de sus paisanos;  conspicuo trovador que con su lírico grito clama una memoriosa condena a la  perenne  injusticia en el Caribe, relacionando su valoración crítica con lo que percibe en el resplandor  de luz que ilumina su intelecto, en constantes  reflexiones hacia la búsqueda de respuestas.

Nadie  dudará de su cosmovisión diegética  en bucólicas experiencias vitales, precisadas con sencillez y trascendencia, que torna en requiebros amorosos y de amigable jolgorio las ocasiones propicias, con lúcida voluntad para superar avatares y el determinismo fatal de la muerte interior de la inactividad, negando , con sus hiperóminos Borges, Saramago y Homero, la metáfora inglesa(4) :
El asombro  rinde  sus  armas  y la imaginación  sus imágenes…

Es un desgarramiento lo que motiva al  juglar guajiro en su aspiración por anhelar la felicidad común; por no anular su humanidad, por ello es oficiante del ritual de plegarias hacia la cósmica esencia, que genera alegrías y tristezas, consuelo en la amistad, y sensibilidad ante el oprobioso despojo de sus paisanos desplazados.

Bonet y Avila (5) hablan de la objetividad intercambiable, y que observamos en la simbología empleada por el maestro de la décima, (5); cualidades fijas y previsibles que se tipifican  en don Juan Manuel y en los trovadores medievales, y que luego García Lorca enraíza en nuestra idosincracia, fundamento, desde el Romancero de nuestra poética contemporánea, con expresiones inmediatas, sugerencia lógica, autonomía del paisaje, originalidad y sorpresa en la composición, al igual que sencillez idiomática, que ratifican Escalona, Octavio Daza, Lorenzo Morales, Gustavo Gutiérrez y Hernándo Marín, entre miles más(6) y (7).

Mientras cinco pueblos  se atribuyen su patria chica, Leandro sigue en su vocación de pastor de la gleba que en él ve un arcoíris del pentagrama musical del vallenato autóctono, quien lo apuntala con desinterés y sencilla expresión de gente, renovado en su generosidad con familiares y amigos, compartiendo pequeños asombros cotidianos de un corpus lírico perenne y pleno como la poesía que Natura advierte hacia todo acto creativo del hombre, y que en Leandro, a la vez que plasma su condición desposeída de intrigas  hacia bienes terrenales, expresa su firme convicción por enfrentar y avasallar la desigualdad de su gente con visión mesiánica, mientras fortalece sus cantos a orillas del río Tocaimo, en gozosa compañía de las guitarras de Araújo, Brahín y  Calderón.

Jairo Tapia Tietjen

 

Bibliografia
1.    ESCAMILLA  M., Julio. Fundamentos semiolingüísticos de la actividad discursiva. Bogotá: Gente Nueva, 1998. 98 p.
2.    BONET, Carmelo. En torno a la estética literaria. Buenos Aires: Ed,Nova, 1979.  136 p.
3.     SOTOMAYOR, Áurea. De lengua, razón y cuerpo. Puerto Rico: Editorial U. de Pto. Rico, 1987. 264 p.
4.    DUCROT, Oswald y  TODOROV, Tzvetan. Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje. Madrid : Siglo XXI, 2006. 422 p.
5.    AVILA, Abel. Visión Caribe de la literatura colombiana. Barranquilla : Editorial Antillas, 1997. 298 p.
6.    PEREZ SASTRE, Paloma. Como la sombra o la música. Medellín: Hombre Nuevo, 2007.  176 p.

 

Jairo Tapia Tietjen Codazzi (Cesar,Colombia). Filología e Idiomas, UPTC. Tunja. Especialista en Pedagogía de estudios autónomos, UNAD, docente, Coloperena, I.E.M.G.Cuello, catedrático fundador (1977) de la Universidad Popular del Cesar, y U. del Magdalena.

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Otra joya vallenata: “Mi dolor de cabeza”

Otra joya vallenata: “Mi dolor de cabeza”

  “Si me muero de un dolor que me he dado en la cabeza / no es falta de medicina porque he tomado bastante / he visitado al docto...

El Cocha Molina: “Dicen que soy un maniático del acordeón”

El Cocha Molina: “Dicen que soy un maniático del acordeón”

Sólo tenía 17 años cuando Diomedes Díaz le propuso formar parte de su grupo. Era todavía un joven con poca experiencia, pero por e...

“Seré el más grande defensor del vallenato tradicional”: Jaime Dangond Daza

“Seré el más grande defensor del vallenato tradicional”: Jaime Dangond Daza

Días después de coronarse como Rey Vallenato Jaime Rodolfo Dangond Daza, regresó al Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Ara...

Un Lumbalú para sepultar la guerra con canciones

Un Lumbalú para sepultar la guerra con canciones

Una gran convocatoria al sector cultural nacional para que en todos los municipios, en una fecha determinada, cantores, poetas, narra...

En La Junta recuerdan a Diomedes Díaz con sus versos del alma

En La Junta recuerdan a Diomedes Díaz con sus versos del alma

  Dos niños hacen posible que el nombre de Diomedes Díaz Maestre, ‘El Cacique de La Junta’, se perpetúe por siempre y lo expre...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube