Música y folclor

‘Ardepueblo’ se propaga por Valledupar

Samny Sarabia

11/08/2016 - 06:50

 

De manera brusca y repentina cual una llamarada surgió la agrupación de rock ‘Ardepueblo’. Ha pasado más de un año desde que el licenciado Jorge Ferreira encendió la primera chispa de esta explosión musical que lejos de apagarse, se ha hecho intensa gracias a una combinación de  sonidos que se ha propagado rápidamente por todo el Valle.

Realmente la ardiente historia de esta agrupación musical no fue provocada. Todo surgió de manera circunstancial cuando Jorge Ferreira Sarmiento, profesor de música de la Escuela de Bellas Artes se vio en la necesidad de mostrar “algo” del trabajo artístico que venía desarrollando como guía de cientos de estudiantes que aspiran a graduarse cada semestre como licenciados de arte, folclor y cultura en la Universidad Popular del Cesar.  

Su enfoque siempre había sido el coro y la guitarra clásica. Jorge es el fundador del coro Levare Ictus que a través de dos años de trayectoria se ha destacado por la calidad de sus presentaciones y que a la fecha cuenta con 15 integrantes. No obstante, su deseo era probarse como compositor, debutando con ‘Valle de luces’, una canción que nace como una reflexión de las vivencias cuando llegó desde su natal Sabana Grande (Atlántico) a Valledupar en el año 2010, que pone en perspectiva ciertos elementos tangibles e intangibles de la cultura vallenata, que ilustrar un poco esa reivindicación de la ciudad con el pueblo.

Con la convicción de lograr su cometido llamó a algunos de los estudiantes con quienes había tenido afinidad en las clases. Efectivamente, hicieron la presentación y les fue bien, mejor de lo que esperaban, tanto que sin planearlo y sin muchas ambiciones, decidieron seguir adelante, definir un concepto y una identidad para el inopinado grupo.

Más adelante, la presentación en varios escenarios locales afianzó el concepto y el acople de la agrupación. La primera entrega de rock se dio en Maderos Teatro, luego en Irma Rock Bar, en el Rock and Rulo y otros espacios privados. En octubre del 2015, representaron a Valledupar en el Miche Rock Festival, realizado en Barranquilla donde alternaron con las mejores bandas del género del Caribe, quedando como semifinalistas entre las ocho más destacadas.

Para desencadenar el incendio musical presentado por ‘Ardepueblo’ no fue suficiente un triángulo sino un cuadrado de fuego donde cada integrante representa un elemento ineludible para darle vida al grupo: Jorge Ferreira como vocalista, compositor e intérprete de la guitarra rítmica, Víctor Julián Jiménez en la guitarra líder, David Hernández en la interpretación del bajo y Ángela Bayeh en los coros.

‘Ardepueblo’, un nombre particular con unas connotaciones interesantes. Un nombre que integra la dinámica de la música que ofrecen. La candela es un elemento transformador, y en esa medida, las letras de sus canciones buscan una depuración social y cultural del pueblo, una transformación de su pensamiento.

Con una fuerte influencia del rock sureño y otras tantas del rock en español, esta banda local ha logrado una agradable fusión de este género con la trova cubana, el latín jazz, la música tropical, la cuerda sinfónica y ritmos muy colombianos como la cumbia y la música andina. Su deseo es seguir explorando sonidos pero conservando las bases del rock.

Recientemente han realizado un exitoso desconectado donde participaron invitados como el maestro Diego Rivero Galvis y su cuarteto de cuerdas, Víctor Serpa, ‘Kresta’, Gbito Cuello y Carolina Rodríguez que dejó al público asistente con muchas ganas de seguir ardiendo con la música de esta banda vallenata.

‘Valle de luces’, el combustible que aviva el fuego

En la actualidad, ‘Ardepueblo’ cuenta con siete canciones de la banda, seis de la autoría de Jorge Ferreira y la composición ‘Dos sombras’ de Víctor Jiménez, que es quizá la única canción de corte romántico con que cuenta la agrupación. Las demás están inspiradas en la problemática social de la ciudad.

‘Valle de luces’ fue la primera canción del grupo, la que los dio a conocer y la que después de un año de estar sonando en los diferentes establecimientos donde ‘Ardepueblo’ ha llevado su música, sigue conquistando los corazones y las consciencias de toda persona que la escucha.

Es un frío retrato de la ciudad, un retrato que nadie logra ver. Describe a Valledupar de una manera diferente y pues, visibiliza sus problemas. Habla de sus calles, de su forma de vida, de la actividad política, de los clichés vallenatos y de los monumentos en ella distribuidos.

Curiosamente el objetivo musical de ‘Ardepueblo’ está basado en la canción vallenata ‘Nació mi poesía’ de Fernando Dangond Castro. En ella toman textualmente el estribillo “…Ya no hay casitas de bahareque, se llena el Valle más de luces” pero con una modificación melódica que se acopla perfectamente a su estilo. Dejando en evidencia que además de las grandes bandas de rock en español, la música vallenata también ha llegado a influenciarlos.

Lo que continúa es seguir sacándole provecho a esta canción, a la que prevén hacerle un vídeo clip y llevarla a su máximo esplendor, y completar una producción de diez o 12 canciones que los catapulte en la escena rockera del Caribe colombiano.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Silvestre Dangond: “El Festival de la Leyenda Vallenata es lo máximo”

Silvestre Dangond: “El Festival de la Leyenda Vallenata es lo máximo”

Después de estar presente en el lanzamiento del 45° Festival de la Leyenda Vallenata realizado en la ciudad de Medellín donde se dec...

“En un principio, éste era el lugar donde más peleaban con Carlos Vives”

“En un principio, éste era el lugar donde más peleaban con Carlos Vives”

  En el teclado de Carlos Iván Medina, y a solas con un guitarrista, la música de Carlos Vives se transforma y se viste de solemn...

Los ganadores del desfile de piloneras

Los ganadores del desfile de piloneras

El día de las piloneras es la gran apertura del Festival. El encuentro entre tradición y pueblo, y este año la cita mostró nuevamen...

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Ese día se levantó temprano y no desayunó. Se fue a casa de Wilber –su hermano- y pasó toda la mañana en ayuno, orando y dando...

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Luís Magín Díaz, una vida para componer

  El "Orisha de la Rosa" nos dejó. Magín Díaz, quien brilló por sus composiciones y su forma de interpretar la música folclór...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Clara Zetkin y la historia del 8 de marzo

Berta Lucía Estrada | Ocio y sociedad

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La Ciencia y el Vallenato

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados