Música y folclor

El bolero inmortal [I]

Jairo Tapia Tietjen

25/08/2016 - 07:40

 

Sindo Garay (en el centro) / Foto: Encaribe.org

El bolero “Tristezas” de  José “Pepe” Sánchez (1856-1918), guitarrista y compositor autodidacta y pionero en crear joyas musicales de virtuosa confección rítmica y estructura, también considerado el padre de la canción trovadoresca cubana, es oficialmente el primer bolero de la historia seleccionado para ser presentado como un estilo de canción que tendría escuela mundial.

Otros piensan que tal honor debería atribuirse a “Quiéreme mucho”  de Gonzalo Roig (1890–1957), quien tuvo su primer centenario en el pasado 2011, glamurosamente acogido internacionalmente en la versión del tenor italiano Tito Schipa (1889–1965), quien había recorrido los principales escenarios de América y Europa, según Ma. Teresa Linares en: “La música y el pueblo” (1974).

Cuando se quiere de veras / como te quiero yo a ti

es imposible mi cielo / tan  separados vivir”.

El maestro Pepe Sánchez es casi superado por su pupilo Sindo Garay (1867–1968), con quien se inició en Santiago de Cuba, compartiendo serenatas. Fue el laureado compositor que, a los diez años, creó “Quiéreme trigueña”, y grandes éxitos como “La tarde y Retorna”, entre otras.

Garay es reconocido como elcultor de la subdominante menor en acorde de guitarra, -en famoso dúo con su hijo Guarionex-, instrumento aglutinante de diversas expresiones en sus factores  culturales, socioeconómicos e históricos que generan el proceso creativo y su acompañamiento  armónico o rítmico armónico en nuestro ámbito hispanoamericano.  

“La Tarde”, música de S. Garay, letra de Nervo y Rodríguez. Tono Menor

La luz  en tus ojos arde,  /  si los abres amanece  

cuando los cierres parece  / que va muriendo la tarde.

“Retorna”, Sindo Garay

Retorna, vida mía, que te espero /  con una irresistible  sed  de amor,

vuelve pronto a calmarme que me muero  /  si presto no mitigas mi dolor

A conmover tu corazón no alcanzo. /  ¿Cómo puedo  vivir  lejos de ti?

Tan sólo me sostiene  la  esperanza,  /  porque ella vive eternamente en mí.

Después de estos inicios de la trova tradicional en Cuba, fueron evolucionando cuartetos agrupados en peñas musicales con afinidades estéticas. Hacían sus presentaciones en sitios populares como el Callejón de Rubalcaba, San Nicolás y Antón Recio, el barrio Jesús María, la calle Marina y San Lázaro en la Habana, y en la ciudad de Sancti Spiritus.

Tales agrupaciones eran integradas por Alberto Villalón (1882–1955), autor de Boda negra”; Manuel Corona (1880–1950), y sus bellas creaciones “Longina, Mercedes, Santa   Cecilia y La Habanera”;   Rosendo Ruiz Sánchez (1885–1974), y sus famosas “Violeta y La chancha”. Otros cuartetosboleristas consagrados han sido los deOscar Hernández, autor de “Ella y yo, La rosa roja”; el inmenso Miguel Matamoros, con“Dulce embeleso, Olvido y Juramento”.

El bolero se acercó a la música bailable con la existencia de estas populares agrupaciones, pues de ser ejecutada a una sola voz, se alcanza el sentido de grupo o conjunto de voces y guitarras, a la cual se le fue adicionando la percusión y la incorporación de las claves, marcando al principio el continuo del “cinquillo”, con lo cual se abría camino el bolero para conformar sus distintas modalidades dentro de los otros géneros de la música popular. 

“Mercedes”, de Manuel Corona

Mercedes la que mi alma  /  consuela sin cesar  /   que siempre me ha querido

con  férvida pasión,  /  que sólo por mí vive,  /   que siempre  me  querrá

con  todo lo que siente  /  su amante  corazón.  / Po ella  canto y lloro /  por ella siento amor,

por ti, Mercedes  querida  /  que extingues mi dolor  / no me desprecies nunca

pedazo de mi vida  / para vivir tranquilo / queriéndonos los dos.

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@hotmail.es

 

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Mi niño se creció: Padre e hijo unidos por un canto vallenato

Mi niño se creció: Padre e hijo unidos por un canto vallenato

‘El Flaco de Oro’, Gustavo Gutiérrez Cabello, el hombre que con su musa hizo posible que un día muchos pudieran inaugurar un peda...

La Casa en el aire y su camino sideral

La Casa en el aire y su camino sideral

No necesita Luz este letrero grande porque ya tienen las letras acompañantes nominales de Ada en predios del cielo. Apoyado en la m...

Rosana le cumplió a Heriberto el sueño musical

Rosana le cumplió a Heriberto el sueño musical

La tristeza se pintaba en sus ojos y, a veces, se le notaba un tinte de alegría. Todo porque vino a Valledupar a cumplir una misión d...

Gustavo Gutiérrez: “Brindaré todo de mí para que sea el mejor Festival”

Gustavo Gutiérrez: “Brindaré todo de mí para que sea el mejor Festival”

Desde el primero de junio de 2012 cuando se dio a conocer que sería el homenajeado del 46 Festival Vallenato el cantautor Gustavo Guti...

“Emiliano y Poncho musicalizaron mi infancia”: Jorge Celedón

“Emiliano y Poncho musicalizaron mi infancia”: Jorge Celedón

Las añoranzas se remontan al día en que un niño le dice a su mamá que en la puerta de su casa estaba un señor que le había cont...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

El velorio de Gaira

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube