Música y folclor

María José Ospino: la Eva musical de Villanueva para el mundo

Fabrina Acosta Contreras

08/09/2016 - 06:40

 

María José Ospina / Foto: Davü Ortega

“La música es mi vida y mi vida es la música.

 Quien no entienda esto, no es digno de Dios.”

Wolfgang Amadeus Mozart.

Hablar de María José es abrir la puerta al universo musical. Ella es voz, composición, guitarra y talento; estoy segura que antes de nacer el 19 de Marzo de la iluminada época ochentera, ya Dios la había escogido como una de sus más consentidas adoradoras, tiene una dulzura que sorprende cuando empieza a cantar porque inevitablemente quien la escucha se pregunta de dónde sale esa potencia con destellos de perfección, no es una voz más, es una voz con propósito, una poeta con toque especial; le compone al amor verdadero, no es una temible fanática (religiosa), es una elegida para promover metalenguajes de amor tejidos en hermosas canciones, ella logra enamorar de un Dios que es real, que se consigue en las buenas acciones y convoca a descubrir nuevas formas de vivir.

A ella no le enseñaron ni a cantar ni a componer, ella desde niña tejió música en su vida, pertenece a la dinastía de los Ovalle de la bella tierra Villanuevera, ellos por todo su legado no requieren mayor presentación pues quien ama el vallenato ha deleitado los impecables coros de los hermanos Ovalle.  Además, es madre de Alma y Alan sus entrañables amores; hija de Elizabeth Ovalle, prima de la gran acordeonera Maria Silena Ovalle López y hermana de Daniela y de Imera otra de las voces que no deja duda que tiene mucho de Ovalle.

Maria José no es una corista más, es una artista integral que cuando toma su guitarra, respira y sonríe, se debe estar preparado para un espectáculo musical, entrega todo su ser cuando canta y desde muy pequeña se convenció que ese era su vehículo para dejar huellas, por ello su primera composición se la hizo a su querida madre a la edad de 10 años; ella es el ejemplo claro de la diferencia entre fama y reconocimiento, tal vez, hasta hoy unos pocos no sabían de ella, pero quienes la conocen en el mundo y en Colombia la definen como una artista completa, como una mujer que demuestra que el género femenino tiene múltiples capacidades y en cada una de ellas logra destacarse.

Hace un tiempo tuve el honor de conocerla, y cuando iba camino a su casa me dijeron prepárate para escuchar una de las mejores voces que hasta ahora hayas escuchado, no dudé de eso, porque me lo dijo Silena Lopez  en quien confío mucho y definitivamente fue así, desde ese día tejimos una hermandad con sello celestial y emprendimos una ruta de desafíos transformadores a través de los Foroconciertos “La Mujer en el Vallenato” uno de los programas de la asociación Evas&adanes; con un equipo maravilloso de mujeres que hacen vallenato original, clásico y del bueno; son ellas Lucy Vidal, Eliana Gnecco y Maria Silena Ovalle - las Evas musicales -  y así hemos transitado varios lugares y escenarios llevando un mensaje pacificador, incluyente y académico del poder que tiene el vallenato en la sociedad y en la vida de cada persona.

Maria José es la pequeña gigante que conmueve con sus composiciones y estremece con su voz inigualable; sé que muchas personas han bailado o dedicado sus canciones creyendo que las hizo un hombre, pero es momento de que el mundo se prepare para recibir a muchas mujeres que hacen vallenato e impregnan su sello femenino y original, la apertura se está dando y aunque ha costado se logrará, no en vano un cantante con el reconocimiento de Silvestre Dangond ha llamado a Maria José para que sea su corista, porque en ella hay talento del puro, y no me sorprende que dentro de muy poco el mundo esté tarareando una de sus composiciones en la voz de Silvestre, pues su ascenso apenas comienza y talento tiene y en cantidades para demostrar que no es casualidad cada uno de sus logros y que por ello la he llamado desde siempre la Esther de Villanueva para el mundo.

Mary, sé que siempre serás una misionera del amor a través de la música y Dios te va a seguir abriendo puertas para que día a día conozcan tu talento, por ello no olvides nunca el lugar al cual perteneces y aunque te toque entrar en la oscuridad, que sea tu luz la que encienda esperanzas, que logres salir ilesa y que sean otros los transformados; inicias una nueva etapa y en ella estaremos firmes desde la hermandad. No olvides esto: “Aclamad con júbilo al SEÑOR, toda la tierra; cantad con gozo, cantad alabanzas” Salmo 98:4.

Que viva la música tejedora de Paz y que vivan las mujeres como tú que la enaltecen con su talento. Adelante, querida Maria José.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac 

 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Lento de prisa, una canción necesaria

Lento de prisa, una canción necesaria

De lo necesario la Real Academia de la Lengua Española dice “que es menester indispensablemente o hace falta para un fin”. Se de...

La gota fría, contada por Lorenzo Morales

La gota fría, contada por Lorenzo Morales

Lorenzo Miguel Morales Herrera, tenía tiempo para tocar su acordeón, para dedicar sus mejores versos a las mujeres, ésas a quienes ...

Rafael Santos: “Mi papá, para mí, fue un poeta”

Rafael Santos: “Mi papá, para mí, fue un poeta”

Pocas semanas después de la muerte del cantante Diomedes Díaz, su imagen volvió a brillar. Invitado a la casa de la cultura de Valle...

El 28 Festival Tierra de Compositores de Patillal ya tiene su afiche

El 28 Festival Tierra de Compositores de Patillal ya tiene su afiche

“Patillal es como una melodía que al oírla nos provoca cantar” José Hernández Maestre El Festival Tierra de Compositores de...

Los mil y un ojos de Leandro

Los mil y un ojos de Leandro

Eran los tiempos de Matilde Lina, la misma que “cuando camina, hasta sonríe la sabana” y de aquellos lugares que “ya tienen su D...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

La Orlena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

El día D de la pandemia en Colombia

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados