Música y folclor

El Trío de Oro - los Hijos de Sergio Moya, salvaguardando los Vallenatos de siempre

María Ruth Mosquera

18/10/2016 - 05:50

 

El Trío de Oro - Los Hijos de Sergio Moya

“Es una experiencia que te lleva a dimensionar el arte en su literal expresión”, dijo hace poco alguien que los vio en acción y convirtió aquella vivencia en un hito de su historia musicológica. Es éste un concepto, un ‘lugar común’ en la región Caribe colombiana y en otras esferas nacionales a internacionales a las que Sergio Jr, Leonidas y Freddy, el ‘Trío de Oro Los Hijos de Sergio Moya Molina’ han llevado sus guitarras, su guacharaca y sus voces, seguidoras reverentes de la herencia poética de su papá y sus contemporáneos colegas.

Lo que sucede cuando estos tres hermanos suben a la tarima es que las melodías que producen de forma independiente con sus instrumentos se compenetran de una manera asombrosa, para pasar a ser un todo armónico; y cuando Freddy pausa su canto, se genera una especie de diálogo erótico en el cual el requinto de Sergio Jr. comienza un juego punteado que al cabo de unos instantes encuentra el ‘Punto G.’ de la guitarra de Leo; entonces se produce el éxtasis que sublima las maneras de apreciar el arte y hace que quien viva esa experiencia nunca vuelva a asumir el canto vallenato tradicional de la misma manera.

No es algo que estos hermanos planeen, no existe un libreto ensayado para sus acordes; estos simplemente nacen, se buscan, se encuentran, se funden y hacen la magia. “Nuestros ensayos son los toques”, dicen estos artistas, dueños de un inmenso repertorio de canciones, todas ellas piezas excelsas de La Música Vallenata Tradicional que es patrimonio Inmaterial de la Humanidad. “Lo que nosotros queremos con nuestra música es promover esta música, que el mundo conozca lo que hicieron esos personajes tan importantes que nos dejaron este legado”, afirman.

Y es precisamente lo que han hecho desde que tienen memoria: rendir honores a los grandes poetas cantores del folclor vallenato que amenizaron su formación, incrustando el arte en sus corazones de manera tal que al crecer la música llenaba todos sus contextos y no pudieron ni quisieron ser otra cosa. “Nosotros crecimos en este ambiente, viéndolos y escuchándolos a ellos”.

Y entre “ellos” estaban Hernando Marín, Máximo Movil, quienes construyeron con su padre Sergio Moya Molina una cofradía entretejida con lazos de afecto que los consolidó como un trío de compositores de altas cualidades, que estaban unidos por una fuerza superior a la del habilidad de crear cantos vallenatos, al punto que un día el cantante Beto Zabaleta se refirió a ellos como ‘El Trío de Oro’, pasando este nombre a la historia, y siendo posteriormente asumido por los hijos de Sergio Moya Molina como parte del homenaje perpetuo a tanta amistad y tanto idoneidad creativa en favor de la tradición musical regional.

Los hilos con los que estaba tejida esa cofradía eran sólidos, fortalecidos con la fuerza de la admiración entre colegas compositores; de modo que en las parrandas que estaba uno, estaban los otros dos “se creó una especie de competencia -entre amigos- a ver quién hacía la mejor canción”, cuenta Moya Molina, aún melancólico por esta triada poética que ni la muerte logró disolver, ya que después de idos los dos amigos, Sergio, después de llorarlos y silenciar temporalmente su pluma y su voz, regresó a las parrandas y entonces cantaba las canciones de los tres, adjudicándoles tandas a las de Máximo y Hernando. “Eso fue muy duro para mí”.

Ahora, son sus hijos los que mantienen vivo el recuerdo de esos grandes amigos, interpretando sus canciones en cada concierto, mostrando con su oficio su origen, trayéndolas a las generaciones presentes en formatos accesibles; con la estructura original de contenido y melodía, enriquecidas con los aportes propios de sus voces y guitarras, para enfatizar que siguen siendo Vallenatos de siempre. 

Ese, Vallenatos de siempre, es el nombre de la producción musical que presentan de manera simultánea en el mundo el 20 de octubre.  Sergio Jr., Leo y Freddy, el Trío de Oro los Hijos de Sergio Moya Molina. Un compacto con quince canciones, de la autoría de Hernando Marín, Máximo Movil y Sergio Moya Molina, cinco cada uno, en las voces de Freddy y Leonidas.

Son de Sergio Moya: Fortuna y Desdicha, Lejanía, La Competencia, El abandonado, Sin amor no se puede vivir; de Hernando Marín: Mis Muchachitas, Juramento, Lo mismo que siento yo, El arbolito, Locura de amor;  y de Máximo Movil: El de siempre, La vecina, Presentimiento, Siempre contigo y El sobrecito.

Esta es la tercera producción musical que hace el Trío de Oro los Hijos se Sergio Moya, que en 2003 presentaron ‘Recuerdos de mi pueblo’ y al año siguiente, ‘Volvieron’. Durante estos doce años, Sergio Jr., Leo y Freddy, sin receso, han estado diseminando su arte por el mundo, lo cual hacen no sólo ellos como trío sino que a menudo invitan a su papá, sobreviviente único del Trío de Oro de antaño, quien –orgulloso entre sus hijos- canta canciones suyas y de sus dos amigos, llevando a su audiencia a una experiencia inolvidable.

“Siempre vamos a seguir defendiendo este vallenato porque fue el que aprendimos, el que nos identifica como cultura, el que nos permite homenajear a esos grandes personajes que crearon esto que se ha convertido en nuestra vida. Queremos que el vallenato tradicional pueda llegar a todos los rincones del mundo…”

Amén.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

1 Comentarios


Adolfo Pertuz 19-10-2016 05:27 AM

Excelenta crónica, en efecto cuando los vemos y escuchamos actuar nos contagiamos de la magia del momento, esto sumado a los que tenemos el gusto de conocerlos, exaltamos esas virtudes innatas de los provincianos que hacen honor a la lealtad y a la amistad.En hira buena, gracias por regalarnos nuevamente ese pedazo de folclore

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Empieza el Mundial de Acordeones 2013 en Valledupar

Empieza el Mundial de Acordeones 2013 en Valledupar

El encuentro de acordeones más internacional que tiene Valledupar está a punto de iniciar. Este año, con el fin de llegar a más ge...

El Lago de los Cisnes: cómo surgió esta gran obra de Tchaikovski

El Lago de los Cisnes: cómo surgió esta gran obra de Tchaikovski

  Hasta principios de la década de 1890, las partituras para ballet casi siempre eran escritas por compositores conocidos como «esp...

Joaco Pertuz, el cantante del Bajo Magdalena

Joaco Pertuz, el cantante del Bajo Magdalena

  Hace un tiempo, mientras conversaba con el escritor, investigador y coleccionista de música, Julio Oñate Martínez, trajimos a cu...

El Rey Vallenato Julián Mojica se ganó un monumento en su tierra Paz del Río

El Rey Vallenato Julián Mojica se ganó un monumento en su tierra Paz del Río

El primer día del pasado mes de mayo fue de gran alegría para el departamento de Boyacá, exactamente teniendo como epicentro al muni...

Leandro Díaz: el cantautor universal

Leandro Díaz: el cantautor universal

La nostalgia envolvía el ambiente. Las anécdotas, los cuentos viejos de risas, de tristezas e incertidumbres deambulaban por los rinc...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados