Música y folclor

Matilde Lina o la fascinación de las sabanas de El Plan

José Atuesta Mindiola

22/03/2023 - 01:20

 

Matilde Lina o la fascinación de las sabanas de El Plan

 

El Plan en la poética del canto vallenato es motivo de fascinación, dos mujeres hacen historia en el paisaje de ese pequeño pueblo incrustado en la serranía.  La primera es la vieja Sara, la madre de Emiliano Zuleta y Toño Salas, colosos juglares del canto. La otra es Matilde Lina, la musa del poeta Leandro Díaz.  

En la década de 1950 ya en el mundo musical del vallenato el nombre de la vieja Sara era conocido porque Rafael Escalona la hizo famosa con un merengue y el regalo de un corte blanco con su collar en el que le pedía: que haga un traje bonito y flequetee por El Plan.

Vecina a la vieja Sara vivió Adelaida Soto con Pedro Antonio Negrete, entre sus hijos, Pedro Daniel y cuatro hermosas doncellas: Cecilia, Telesila, Aura y Matilde Lina. Pedro Daniel tocaba el bombo y la caja, en ocasiones era el cajero que acompañaba en parranda a Toño Salas. Esta amistad y cercanía dio frutos amorosos, dos hijos de la vieja Sara se casan con sendas hijas de Adelaida: Toño con Telesila, Carlos Jeremías con Aura. Cecilia hizo hogar con Miguel Salas (sobrino de Sara) y Matilde Lina con Luis Alberto Zequeira.

Entre los años de 1960-68 con frecuencia Leandro Díaz viajaba de San Diego a El Plan a parrandear con Toño Salas. Las hermanas Negrete disfrutaban de las notas y los versos de estos colosos de la música. Matilde Lina aprovechaba los descansos para hablar de las hermosas canciones con Leandro, y éste cuando volvía a cantar la sorprendía con sus versos. A Toño Salas le gustaba que ella fuera a las fiestas, porque Leandro desarrollaba más su talento de verseador.

Luis Alberto Zequeira tenía otro hogar en La Jagua y al final terminó sus relaciones con Matilde. Al enterarse Leandro de esta situación viajaba con mayor interés a El Plan con el pretexto de parrandear con Toño Salas y aprovechaba para visitar a Matilde. Ella cuenta que “cuando hablaba y tamborileaba los dedos en el taburete donde estaba sentado. Y en esos viajes y visitas, con delicadeza le agarró el brazo y le dijo: “Matilde, no te veo, pero te siento”. Pero ella lo admiraba por sus canciones y jamás pensó en otro tipo de relaciones.   

En septiembre de 1968, los seguidores de Toño Salas y Leandro ya escuchaban la canción:

Un mediodía que estuve pensando 

En la mujer que me hacía soñar

Las aguas claras del Río Tocaimo

Me dieron fuerzas para cantar….

Esto confirma que la poesía es un diálogo interior, es la íntima reflexión con el paisaje, con el entorno y con las cosas que producen asombro.  Es una intención meditada de hablar con imágenes y metáforas de la vida, del amor y de la muerte.

Cuando Matilde camina/ hasta sonríe la sabana. Es una imagen original (adánica) en la composición vallenata, y en literatura se conoce como prosopopeya o personificación que consiste en la atribución de vida o cualidades humanas a objetos o cosas inanimadas.

Matilde dice que escuchó la canción por primera vez en Villanueva, en una parranda que la tocaba Toño Salas, quedó sorprendida de la emoción, pero le gusto más cuando la escuchó grabada por Alfredo Gutiérrez en 1970 en el L.P. titulado Matilde Lina y otros éxitos.   

Este año el Festival de la Vela del Marquesote de La Jagua del Pilar es en homenaje a Matilde Lina; la musa del maestro Leandro Díaz que muchas veces llegó a La Jagua y cogió el camino que va para El Plan.       

 

DÉCIMAS A MATILDE LINA

Por José Atuesta Mindiola

I

Esa hermosa cabellera

un racimo natural

con aroma matinal

regodeaba su cadera.

El sol de la primavera

en sus pies se detenía,

un suspiro en melodía

a su cuerpo enamoraba

y cuando ella caminaba

todo el pueblo sonreía.

II

Un cantor enamorado

se jugaba el desafío

y en las orillas del río

recordaba lo soñado.  

En ese instante hechizado

del trovador invidente 

la musa envuelve a su mente

y en el vuelo de un turpial

un canto se hace inmortal

para el alma de la gente.   

III

Esa canción es del tiempo 

como luna en la colina,

su nombre Matilde Lina 

que siempre suena en el viento.

Del canto es un monumento

pentagrama de poesía, 

su autor es Leandro Díaz

este lírico cantor

con sus pinceles de amor

pintó bellas melodías.    

 

José Atuesta Mindiola

 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

11 Comentarios


argemiro menco mendoza 01-11-2021 10:16 AM

Felicitaciones

José Alejandro carrillo 01-11-2021 07:11 PM

Hermoso texto .

Ivan Flores 03-11-2021 10:52 AM

Hermosa memoria histórica de nuestro folclor vallenato

Luis Guillermo Navas 06-11-2021 06:56 AM

Gracias por su aporte a la cultura. Dios lo cuide.

Carlos Runceria 09-11-2021 04:20 PM

Que grande el vallenato, pero más grande la cultura vallenata.

Rocio 10-11-2021 05:44 AM

Siempre lo he dicho, el vallenato es un poema hecho canción... Que cosa más bella

Lucho Guerra 26-10-2022 04:20 PM

Hermoso relato, bien hecho y organizado. Definitivamente el vallenato es poesía cantada, conocí a Leandro desde muy chico en San Diego y su inteligencia era descomunal, vivirá por siempre

Cesar pinto torres 23-03-2023 10:06 AM

Que grande es la cultura vallenato, es verdadera pasión y amor que se expresa.disfrutando del amor como de la naturaleza. Y eso es la ficción que crea tanta brlleza

Elena 23-03-2023 03:15 PM

Muy lindo; esas historias vallenatas que inspiraban a los juglares en sus composiciones y canto son Hermozas.Donde queda el río Tocaimo?

Wilson Angarita Galvis 23-03-2023 06:03 PM

Felicitaciones por tan excelentemente reseña de uno de lo juglares del ballenato y de su musa musical

Hosscar carrillo 24-03-2023 10:44 PM

Bonitas poesías el vallenato anamora e inspira

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Josué labra sus sueños a punta de golpes de caja

Josué labra sus sueños a punta de golpes de caja

Como el personaje bíblico del mismo nombre, el niño Josué David Carmona Orozco espera conquistar en corto tiempo la tierra prometi...

“Hago las canciones para darme oxígeno”: Muerdo

“Hago las canciones para darme oxígeno”: Muerdo

  “No voy hablar del dolor (...) con él me tomo los tragos”, dice una de las canciones exitosas y sonadas de Pascual Kantero, qu...

Aquel abril en que Rafa Manjarrez padeció una terrible ausencia sentimental

Aquel abril en que Rafa Manjarrez padeció una terrible ausencia sentimental

  “Que si el mango está en la plaza igual/que si el maestro Escalona asistió/si bajó Toño Salas de El Plan/ ¿qué pasó? / que...

El Festival de Patillal, en honor a Silvestre y Chiche Maestre

El Festival de Patillal, en honor a Silvestre y Chiche Maestre

La Junta Directiva del Festival Tierra de Compositores de Patillal eligió este mes de julio los homenajeados para su edición número ...

Los cantos a Dios siempre han estado presentes en la música vallenata

Los cantos a Dios siempre han estado presentes en la música vallenata

“No hay como el amor de Dios, Dios que nos ama y nos quiere. Con Dios el alma no muere, aunque se apague la voz” (Julio Cárdenas) ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados