Música y folclor

El Encuentro Departamental de Bandas Musicales del Cesar en su mejor versión

Samny Sarabia

24/10/2016 - 06:05

 

Encuentro departamental de Bandas musicales del Cesar en Pailitas (octubre 2016)

Pailitas es desde hace siete años el municipio anfitrión del Encuentro Departamental de Bandas Musicales del Cesar. Con la participación de 16 bandas que trajeron hasta la población a más de 500 visitantes entre estudiantes, profesores de música, talleristas, padres de familia y gomosos de esta expresión musical, se realizó durante tres días la versión más exitosa que hasta el momento se haya realizado, según indicó Dinabey Lemus Rosales, presidenta de la Fundación Acordes de Paz; organizadora del evento.

Jóvenes estudiantes beneficiados de los procesos de formación musical en los municipios de Bosconia, La Jagua de Ibirico, Pelaya, Chimichagua, Valledupar, Becerril, La Gloria, González, Tamalameque, Aguachica, Pailitas, Gamarra y El Carmen del departamento de Norte de Santander, pusieron a prueba sus capacidades ante los evaluadores y el público pailitense, acostumbrados a presenciar magnas presentaciones de las bandas musicales cada año.

En el auditorio del colegio agrícola ‘Rosa Jaimes Barrera’, institución que por su continua vinculación al evento se ha convertido en sede principal del evento, los jóvenes y sus formadores ofrecieron una verdadera muestra de compromiso y crecimiento con los procesos de formación musical impulsados por la Gobernación del Cesar y su Plan Departamental de Música; cuyas políticas están  enfocadas inicialmente en los componentes de formación y circulación, donde los músicos de escuelas públicas y privadas tienen la oportunidad de intercambiar, fortalecer, evaluar y difundir sus prácticas.

Jorge Gil, director de la banda del municipio de Bosconia fue el encargado de dar apertura al encuentro que en su primer día presentó siete bandas musicales. Le siguieron los pasos la banda de La Gloria; dirigida por Fredy García y José Salatiel Madrid, director del Centro Orquestal Sinfónico de Becerril; auspiciado por la empresa minera Drummond.  

Con la interpretación de la obra ‘San Juanito’ del maestro Victoriano Valencia Rincón hizo su aparición en el escenario la banda invitada del municipio de El Carmen de Norte de Santander; posteriormente Samir Gil; quien dirige el proceso de formación musical de la banda de La Jagua de Ibirico se tomó el recinto.

Chimichagua presentó dos bandas, la primera de la zona rural bajo la batuta de Felipe Solano y la segunda fue la escuela de música ‘Heriberto Prettel’ cuya dirección artística se encuentra a cargo de Álvaro Cudris. Los municipios de González y Pelaya participaron con sus bandas musicales, dirigidas por Fred Pava y Fredy García respectivamente.

Dentro del encuentro tuvo representación el cuarteto de música de la escuela ‘Filemón Quiroz’ de Becerriltambién dirigido por Samir Gil, así como la escuela de formación musical de Tamalamequecuya dirección correspondió a José Salatiel Madrid. El profesor Luis Yamith Sánchez se presentó con dos procesos musicales, el de la banda del municipio de Gamarra y el de Aguachicaque codirige con el profesor Ronald Pontón.

Por Valledupar asistió la banda infantil del Colegio Loperena y en calidad de invitada especial, la banda municipal de mayores, ambas a la cabeza del maestro Julio Vanega. El municipio de Pailitas estuvo representado por la banda de la Fundación Acordes de Paz, bajo la dirección del maestro José Alejandro Páez.

El jurado evaluador estuvo conformado por notables músicos nacionales e internacionales, el trompetista cubano Basilio Márquez, Juan Carlos Natera; director artístico de la Banda Sinfónica de la Fundación ACESCO, Julio Frías; maestro de percusión de la facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, el maestro del clarinete Gersón Delgado, Eder Luis Hernández; director de la Fundación Musical Bombardinos de Colombia y María Elvira Araujo, coordinadora del Plan Departamental de Música del Cesar.

Aunque la entrada a la presentación de las bandas era de libre acceso, durante la realización de este certamen musical, los habitantes de Pailitas pudieron disfrutar de muestras realizadas en parques públicos y de un desfile que recorrió las principales calles de la población hasta llegar a la plaza de la iglesia municipal.

El VII Encuentro de Bandas Musicales del Departamento del Cesar es un evento concertado con el Ministerio de Cultura y contó con apoyo de Yamaha Musical, empresa que se vinculó con la realización del taller de reparación de instrumentos de vientos que estuvo a cargo de José Liñán Castillo; así como del taller de metales dirigido por el reconocido Basilio Padilla y el acompañamiento del distribuidor Jazz Music Sound.

Un estimado de 60 millones de pesos costó a la Fundación Acordes de Paz la realización de la séptima entrega de este festival de bandas que busca impulsar esta práctica musical en el departamento del Cesar. La administración municipal y su alcalde Said Castro los grandes ausentes en un evento que dinamiza la cultura regional y que se constituye en un atractivo para el turismo local.

En el evento se entregaron dos estímulos para las actuaciones más destacadas entre los jóvenes y formadores participantes del encuentro. En la categoría de instrumentistas, la ganadora fue Gisell Montero Muñoz; integrante del Cuarteto Filemón Quiroz de Becerril, cuyo premio está representado en una capacitación en clarinete bajo en el Centro de  Música de la Obra de los Padres Salesianos en Bogotá. Por su parte, el estímulo para los directores de bandas es igualmente una capacitación en dirección musical dictada por el maestro Cesar Cano y una firma de instrumentos musicales con sede en Bogotá. En esta categoría el reconocimiento fue concedido a Fredy García de la banda municipal de Pelaya.

Para la próxima versión se espera como siempre, superar lo logrado el presente año que las bandas regresen fortalecidas con lo aconsejado por el selecto jurado de esta oportunidad, que los gobiernos municipales y departamental sigan impulsando esta manifestación musical que ya le abre camino al Cesar en otros escenarios de Colombia y que por supuesto, el pueblo pailitense siga fiel a las bandas musicales invitadas al encuentro y especialmente, que esta expresión siga siendo del disfrute pleno del pueblo.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

1 Comentarios


Darío leguizamo peñate 24-10-2016 01:09 PM

Excelente escenario producto del trabajo comunitario de la Fundación Acordes de Paz, la gestión de recursos ante el Ministerio de Cultura y el proceso de música que desde el departamento del Cesar viene promoviendo personas como Maria Elvira Araujo. El reconocimiento a este espacio de participación ciudadana tejido a través de la música, el apoyo de alcaldes y la apuesta de las familias para hacer de la música un lenguaje de Paz y convivencia.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Gran gala prevista en honor a los técnicos del acordeón vallenato

La Gran gala prevista en honor a los técnicos del acordeón vallenato

Cuando sólo pensábamos en Villo Granados, Hildemaro Bolaños, Jorge Rojas, Javier García, Urso Rodríguez y unos pocos más, entre e...

Gustavo Gutiérrez Cabello: “Mi homenaje fue grandioso”

Gustavo Gutiérrez Cabello: “Mi homenaje fue grandioso”

Cuando los días van dejando los más grandes y gratos recuerdos del 46 Festival de la Leyenda Vallenata, el compositor y poeta Gustavo...

El insuperable Juancho Rois

El insuperable Juancho Rois

La noche del lunes 21 de noviembre de 1994 fue triste para el folclor vallenato al encontrar la muerte en accidente aéreo ocurrido e...

Lucrecia Longarini y Lácides Romero: dos revelaciones

Lucrecia Longarini y Lácides Romero: dos revelaciones

Cada año, el Mundial de Acordeones que acoge Valledupar se presenta como una caja de sorpresas. Si en 2012 destacaba el estilo sosegad...

Las mujeres en tarima

Las mujeres en tarima

Para nadie es un secreto que las mujeres han tenido un papel menos preponderante que los hombres en la música vallenata, pero desde la...

Lo más leído

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Silencio vallenatero

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Opinión

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube