Música y folclor

La personificación Caribe de la música sinfónica y la pelayera

Samny Sarabia

14/11/2016 - 07:15

 

Juan Carlos Natera Llanos / Foto: Samny Sarabia

En apariencia, la música interpretada en formato sinfónico podría ser y estar distante de la música de bandas pelayeras. Sin embargo, ambas expresiones musicales tienen su raíz en Europa. La primera adoptada por la elite y la segunda, acogida por el populacho pero cabe destacar que la música en el género que sea, es universal, une y contribuye al imaginario colectivo cultural de los pueblos.   

En el contexto musical del Caribe colombiano Juan Carlos Natera Llanos conjuga a la perfección ambas vertientes musicales. El entorno tradicional en el que nació, creció e inició su formación como músico se dio en una de la consideradas “cunas” de las bandas musicales del Atlántico, el municipio de Baranoa.

Desde los tres años se vio sumergido instintiva y empíricamente en la percusión, puesto que su abuelo y bisabuelo tuvieron bandas pelayeras,  sin duda, un legado familiar y cultural que determinó su interés en el maravilloso universo musical en el que ahora vive y por el cual se desvive.

Precisamente ese interés por conocer y explorar los sonidos de manera más académica, le llevó a integrar  procesos formativos en la Casa de la cultura de su natal Baranoa, y de ahí a la facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, obteniendo el título de licenciado en educación musical con énfasis en dirección de conjuntos.

Un crecimiento musical vertiginoso y una fascinación por los ritmos tradicionales caribeños se justifican en la vida del maestro Juan Carlos Natera. Su forma de hablar, de dirigir las orquestas y de asumir la vida están tan relacionadas con la música que cualquiera que lo conoce y sabe de sus logros, jamás podría imaginarlo dedicado a hacer algo distinto a hacer, sentir y enseñar música.

Con su instrumento de viento se ha paseado por la música clásica en la Orquesta Sinfónica de Barranquilla; así como por otras sonoridades populares como el porro, el fandango, la salsa, el merengue y la música tropical como la que hacía en la Orquesta Chekeré, agrupación que fundó hace 19 años. Sus arreglos musicales sonaron por toda Colombia y países vecinos en éxitos como el ‘MP3’ y tantos otros que hoy son referencias para temporada de carnaval, especialmente.

Empero a obtener múltiples satisfacciones con las orquestas populares, hace aproximadamente 15 años decidió dedicarse a la dirección de orquestas y bandas de formato sinfónico, en cuya presentación también llegó para dejar huellas imborrables en los jóvenes integrantes de la Banda Sinfónica de la Fundación Acesco y sus familias.   

La Fundación está ubicada en el municipio de Malambo, Atlántico, a cinco minutos del aeropuerto internacional Ernesto Cortissoz de Barranquilla. El comienzo de la banda, añade Natera Llanos, fue limitado; la ausencia de instrumentos musicales le constriñó a comenzar el proceso con la formación vocal; a imitar sonidos de los instrumentos con la voz.

Ya con el completo apoyo de la fundación de la empresa productora y comercializadora de acero galvanizado, situada en el campo de la industria de la construcción con sede en Barranquilla, los procesos de formación empezaron a arrojar mejores resultados en tiempos más cortos. 

Al principio tenían una banda básica pero con la inclusión de instrumentos se logró tener una orquesta sólida de un formato totalmente sinfónico y que ha representado al Caribe en los escenarios de concursos de bandas y orquestas más importantes, como el XLII Concurso Nacional de Bandas Musicales de Paipa, celebrado en el mes de octubre en el departamento de Boyacá.

El escenario y el momento no pudieron ser más propicios para hacer una representación destacada de la música del Caribe en tierras boyacenses. Este año, el concurso se organizó en homenaje al Carnaval de Barranquilla, temática que aprovechó Juan Carlos Natera y su orquesta para “echarse” al público y al jurado al bolsillo.

Con una descrestante presentación que incluyó canciones del Carnaval de Barranquilla con arreglos sinfónicos, un remix en homenaje a ‘Joe’ Arroyo,  la obra ‘Escape from Plato’s Cave’ (Escape de la cueva de Platón) del compositor estadounidense Stephen Melillo y la presentación del poema inédito ‘Amor de carnaval’ de la autoría de uno de sus estudiantes de la banda, fue suficiente para ganarse el premio en la categoría ‘Especial’ y el título de ‘Banda simpatía’ en el desfile folclórico.

Juan Carlos Natera en Paipá vestido de Rey MomoEn ese mismo evento, vestido de ‘Rey Momo’, Juan Carlos Natera dirigió a las 35 bandas asistentes al concurso para la interpretación del Himno Nacional. Un acto que le dejó en la cúspide y en la retina musical de Colombia y que según expresa fue todo un honor teniendo en cuenta la calidad de las bandas, músicos y directores participantes.

“Todos estamos muy contentos porque es la hora y todavía no creen que en la costa haya esta banda en formato sinfónico. Fue muy lindo porque estando en la concha acústica e hicimos una coreografía al ritmo de garabato con todo el público, más de 5 mil personas. Al terminar, nos pedían otra y otra, fue algo muy lindo y quedó en nuestros corazones”.

Pero la pasión de Juan Carlos Natera no se limita a la Banda Sinfónica de la Fundación Acesco, el baranoero también dirige la Orquesta de Vientos de Children Internacional Colombia, una ong extranjera que apadrina a 120 niños de escasos recursos económicos del área metropolitana de Barranquilla y que busca a través de la música la construcción de tejido y desarrollo social.

Piensa que éste es el momento exacto para que la música del Caribe tenga mayor visibilidad; el momento oportuno de explorar, de enseñar y de establecer parámetros en el formato sinfónico. Su conexión con las bandas sinfónicas es radical, real y verdadera, tanto que las considera el alma y el corazón de un pueblo, una representación digna de toda una comunidad.

“En Paipa todo el mundo gritaba: Malambo, Malambo, y eso hace que la gente quiera ir  a conocer al pueblo simplemente porque la banda les gustó; es decir que somos todos los grupos musicales sin distinción de género, una carta de invitación de nuestros  municipios. Es muy bonito conocer eso, es fascinante que una banda musical pueda lograr esas cosas”, concluye.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

 

2 Comentarios


Liliana Natera 27-11-2016 11:41 AM

Felicitaciones..... una muestra a cultura y del trabajo pedagógico que se hace en nuestra región. ......estos proyectos deben apoyarse y continuar así con el legado musical y cultural!!!! Mil mil fwlicitaciones

Liliana Natera 27-11-2016 11:44 AM

Felicitaciones..... una muestra a cultura y del trabajo pedagógico que se hace en nuestra región. ......estos proyectos deben apoyarse y continuar así con el legado musical y cultural!!!! Mil ml felicitaciones!!!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Y Adolfo Pacheco le puso “El Cordobés” al pollo de Nabo Cogollo

Y Adolfo Pacheco le puso “El Cordobés” al pollo de Nabo Cogollo

De pronto del pantano de la parranda alguien resucitó diciendo: “Hombe, si lo que yo quiero es que Adolfo me haga un canto”. La r...

¿Es indígena la guacharaca?

¿Es indígena la guacharaca?

  La idea de que algunas expresiones musicales nacionales tienen una proporción armoniosa de aportes indígenas, negros y africanos ...

Kbto Zuleta, a por el Festival Francisco el Hombre

Kbto Zuleta, a por el Festival Francisco el Hombre

Apacible y sonriente, Kbeto Zuleta destila en cada una de sus apariciones un magnetismo desbordante. Una sutil mezcla de elegancia, sua...

Massiris Cabeza: abridor de caminos en la vallenatología

Massiris Cabeza: abridor de caminos en la vallenatología

El docente, investigador y consultor nacional e internacional de origen cordobés, Ángel Massiris Cabeza, doctor en geografía de la U...

Fausto Pérez: “El folclor y la literatura no pueden alejarse”

Fausto Pérez: “El folclor y la literatura no pueden alejarse”

Analizar la relación entre la literatura y el folclor implica recorrer la historia de la Humanidad desde sus inicios. En efecto, el v...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

La partida del Adán

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados