Música y folclor

Las canciones de Héctor Zuleta

Luis Carlos Ramirez Lascarro

05/02/2024 - 04:15

 

Las canciones de Héctor Zuleta
Héctor Arturo Zuleta / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

En la bóveda 209 del Cementerio Central de Valledupar, junto a los de su querida Vieja Sara y sus padres Mile Zuleta y Carmen Díaz, reposan los restos mortales de Héctor Arturo, uno de los genios más precoces del vallenato que vieron su vida truncada trágicamente. Al igual que Freddy Molina, que Octavio Daza, que Juancho Rois, que Leo Gómez, que Kaleth Morales, fue un gran músico y excelso compositor.

De su grandeza como acordeonero el mejor comentario posible está en la elegía que le compusiera Juan Segundo Lagos y grabaran sus hermanos Poncho y Emilianito en el álbum El Zuletazo de 1992. Poco o nada hay que agregar a El Difunto Trovador buscando reconocer sus dotes de acordeonero prodigioso de estilo transgresor, abridor de caminos y escuela perdurable en el tiempo. Sólo falta decir que ha sido, intencionalmente o no, silenciado, relegado a un segundo o tercer plano en los cuadros de honor de la industria cultural en la que se ha convertido la música vallenata, a pesar de su completitud y originalidad.

Sus composiciones, sin embargo, ni en el inconsciente colectivo parecen estar lo suficientemente valoradas, siendo éstas dignas de tanta admiración y respeto como sus dotes de acordeonero, verseador y parrandero. Varias de las pocas que se le conocen son, sin duda, magistrales.

La primera composición que le fue grabada, fue una elegía, Homenaje a la Vieja Sara, grabada por Los Hermanos Zuleta en el álbum El Reencuentro de 1975. Una de las pocas elegías que nos muestra la discografía vallenata y que desde esa muy temprana edad, 15 años, nos mostraba la sensibilidad del joven juglar que en ese profundo lamento buscó consolar a su Padre y al maestro Escalona por la pérdida sensible de la matrona de El Plan.

En Los Santos y yo, grabada por el Binomio de Oro en el álbum Por lo alto de 1977 nos deja ver que no fueron sólo las penas las que compartió con el viejo Mile, ni su amor por el acordeón, sino una narrativa picaresca y costumbrista como la de La Pesca, que le grabara con su amigo Adaníes en el álbum Pico y Espuela de 1981 y a la que tanto hace recordar este tema jocoso y ocurrente en el que atiende “marconis” al doctor José Gregorio, San Judas y San Isidro Labrador.

En la composición Firme como siempre, grabada por Diomedes y Colacho en el álbum Dos Grandes de 1978 se inscribe en el reducido grupo de compositores que se han dado o dieron a la tarea de reflexionar sobre sí mismos, como artistas y personas, y sobre su propio oficio de escribanos y actores de un montaje complejo y que a veces se hace superior a ellos.

Mi canto es el rocío de la mañana 
y la alegría de un pueblo bullanguero 

Y yo además de firme soy sincero 
me gusta producir donde no hay nada.

Y digo producir porque yo entiendo 
que la creatividad me pertenece 

Y la seguridad que adentro llevo 
en versos y poemas se convierte.

Vendo el alma, grabada por Diomedes y Juancho en el álbum La Locura de 1978 es una intensa reflexión sobre las emociones y las acciones de un individuo que busca con angustia, que no deja ver con claridad la música que le acompaña, el sentido de su existencia. Es una pieza sui generis que deja ver un desencanto y pesimismo más cercano al universo urbano y al spleen de muchos poetas malditos que al universo vallenato.

[…] Yo sé que ella en otro cuerpo funciona bien. 

Pero aquí en el cuerpo mío no le ha da'o la gana 
viven juntos y no se puede comprender.

Si no la compran entonces la llevo 
a algún taller donde arreglen las almas. 

Y si me dicen que no tiene arreglo 
sin más remedio me toca quemarla.

Flor de Mayo, grabada por  Jorge Oñate y el Chiche Martínez en el álbum Siempre Unidos de 1979 es su contraparte, la otra cara de la moneda. Una canción enérgica, whitmaniana en su vitalidad, positivismo luminoso y su uso de una primera persona narrativa que establece una relación simbiótica con la naturaleza que le rodea, incluso, con un poco de pretensión…

Cómo yo sólo me hice flor de mayo,

no tengo nada que pedirle a nadie.

No tengo ni raíz ni tallo,

ni ramita pa` guindáme.

A mí no hay pa` qué agarrarme,

Yo sólo soy flor de mayo.

Si bien no es la única canción de amor que se le conoce, A mano dura si es, de lejos la mejor de sus composiciones en este ámbito. Fue grabada por el Binomio de Oro en el álbum Mucha Calidad de 1983 y es, con méritos de sobra, un clásico de la música vallenata, reconocible desde los primeros beats de la caja.

Sus composiciones más recordadas, aparte de la antes nombrada,  están enmarcadas en el desamor, siendo estas grabadas por Diomedes Díaz en diferentes épocas y mostrándonos a un compositor y amante de carácter fuerte y decidido.

La que primero se grabó fue Me deja el avión, incluida en el álbum De Frente de Diomedes y el Debe de 1977 y es, a la vez, la más orgullosa de todas en la forma de vivir la afrenta de amor.

Ay, me importa un carajo que te hayas quedado con ese señor. 
Yo sé que tú piensas que yo ando borracho y llorando por ti, 
me da mucha pena tener que decirte que no ha sido así:
¡pues yo soy un hombre y hay muchas mujeres mejores que tú!

Penas de un soldado, grabada por Diomedes y Colacho en el álbum Los Profesionales de 1979 es la más conmovedora de sus historias, pudiendo llevarnos, incluso, a las lágrimas si nos adentramos lo suficiente en la tragedia shakespeareana de ese enamorado sin esperanzas que finaliza el canto sentenciando:

El que nació de un cariño por un amor se murió…

La última de sus canciones de desamor es la más exitosamente versionada de todas: Injusticia, grabada originalmente con Adaníes Díaz en el álbum Sensacionales de 1980, luego por Diomedes y El Cocha en el álbum Fiesta Vallenata Vol. 19 de 1993 y finalmente por el Churo Díaz y Silvestre Dangond con el acordeón del Coronel, Franco Argüelles, grabada en el 2014. De las tres la versión de más honda recordación en el público en general es la del Cacique, por su calidad interpretativa, sin ser malas las otras dos. Particularmente destaca el tono puesto al fragmento:

Me deje engañar: 
Porque en estos casos

uno es el último en enterarse. 
Puede ser muy cierto, 
puede saberse por todas partes, 
pero quien lo sabe

delante de uno se está callao…

Que refleja el desconcierto causado por la traición que es, finalmente, castigada, dentro del mismo canto con la frase lapidaria: Para mi hasta un canto sin melodía vale más que tú… 

La calidad de estás pocas letras, conjugada con el poco tiempo de actividad profesional tenido por Héctor, confirma la sensación de inconformidad que dejó su temprana partida y permite dar mayor validez al verso que lamenta su pérdida como una esperanza frustrada del folclor.

Paz en tu tumba Héctor Arturo…            

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

@luiskramirezl 

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Guamal, Magdalena, Colombia, 1984. Historiador y Gestor patrimonial, egresado de la Universidad del Magdalena. Autor de los libros: La cumbia en Guamal, Magdalena, en coautoría con David Ramírez (2023); El acordeón de Juancho (2020) y Semana Santa de Guamal, Magdalena, una reseña histórica, en coautoría con Alberto Ávila Bagarozza (2020). Autor de las obras teatrales: Flores de María (2020), montada por el colectivo Maderos Teatro de Valledupar, y Cruselfa (2020), Monólogo coescrito con Luis Mario Jiménez, quien lo representa. Ha participado en las antologías poéticas: Poesía Social sin banderas (2005); Polen para fecundar manantiales (2008); Con otra voz y Poemas inolvidables (2011), Tocando el viento (2012) Antología Nacional de Relata (2013), Contagio poesía (2020) y Quemarlo todo (2021). He participado en las antologías narrativas: Elipsis internacional y Diez años no son tanto (2021). Ha participado en las siguientes revistas de divulgación: Hojalata y María mulata (2020); Heterotopías (2022) y Atarraya cultural (2023). He participado en todos los números de la revista La gota fría: No. 1 (2018), No. 2 (2020), No. 3 (2021), No. 4 (2022) y No. 5 (2023). Ha participado en los siguientes eventos culturales como conferencista invitado: Segundo Simposio literario estudiantil IED NARA (2023), con la ponencia: La literatura como reflejo de la identidad del caribe colombiano; VI Encuentro nacional de investigadores de la música vallenata (2017), con la ponencia: Julio Erazo Cuevas, el Juglar guamalero y Foro Vallenato clásico (2016), en el marco del 49 Festival de la Leyenda vallenata, con la ponencia: Zuletazos clásicos. Ha participado como corrector estilístico y ortotipográfico de los siguientes libros: El vallenato en Bogotá, su redención y popularidad (2021) y Poesía romántica en el canto vallenato: Rosendo Romero Ospino, el poeta del camino (2020), en el cual también participé como prologuista. El artículo El vallenato protesta fue citado en la tesis de maestría en musicología: El vallenato de “protesta”: La obra musical de Máximo Jiménez (2017); Los artículos: Poesía en la música vallenata y Salsa y vallenato fueron citados en el libro: Poesía romántica en el canto vallenato: Rosendo Romero Ospino, el poeta del camino (2020); El artículo La ciencia y el vallenato fue citado en la tesis de maestría en Literatura hispanoamericana y del caribe: Rafael Manjarrez: el vínculo entre la tradición y la modernidad (2021).

@luiskramirezl

8 Comentarios


Rodrigo Rodríguez 29-11-2017 10:10 PM

Esto también hace parte de nuestra historia

julio pantoja 16-10-2018 04:21 PM

Excelente su columna. Aprendi muchisimo del fallecido Hector Zuleta, del que sabia muy poco. Muy perceptiva su explicacion de las letras.

luis carlos Ortiz 14-01-2019 12:45 AM

Deberías indagar un poco más sobre quién verdaderamente fue el compositor de penas de un soldado porque aparezca el como autor no lo es sino pregunten a sayco ellos lo saben e incluso le hicieron homenaje como reconocimiento este señor que en paz descanse fue un aprovechado del momento

Marco AURELIO SIERRA LORA 21-12-2019 11:00 PM

buena esa historia de Héctor ZULETA Diaz. lo mejor que dio el vallenato de los años 70 hasta agosto del 82..!!

Alberto escalante 21-06-2020 05:31 PM

Interesante el escrito, no sabia que el corte de las canciones del disfunto Hector , en su mayoria eran como de infidelidad, será que fue de malas en el amor, con buena letra eso si.

Marsilo SIERRA 29-06-2020 09:40 PM

En realidad ese era Héctor ZULETA Diaz su estilo, difícil de igualar ..! Pero su legado perdurará por siempre).

José Martin 04-01-2023 12:23 AM

Penas de un soldado, al parecer, segun la oralidad, él no es el compositor, por cuestiones del folclor él aparece como autor, pero, no lo es, el mndo vallenato lo reconoce a gritos. Hector Zuleta fué Grande, lo anterior no lo va a minimizar. Yo quiero saber quien fué el autor de Penas de un soldado

Luis g navas 05-02-2024 03:05 PM

Gracias.por su aporte, la cultura popular necesita personas como usted.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Vallenato-cumbia: el nombre que a los sabaneros no les gusta

Vallenato-cumbia: el nombre que a los sabaneros no les gusta

  En cualquier evento académico, festival o concurso musical, siempre existirá una gran polémica (sobre todo por parte de los saba...

Convocatoria: IV Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón

Convocatoria: IV Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón

La Fundación REYES Y JUGLARES VALLENATOS convoca a los grupos o solistas folclóricos, populares, clásicos o de academia, de música,...

Un concierto único de guitarra clásica en Valledupar

Un concierto único de guitarra clásica en Valledupar

Mañana, miércoles 16 de mayo, a las 6 y 30 de la tarde, se presentará gratuitamente en  el auditorio ‘Consuelo Araujo Noguera’ ...

El Centro Cultural de la Música Vallenata: la primera piedra de un proyecto gigantesco

El Centro Cultural de la Música Vallenata: la primera piedra de un proyecto gigantesco

  Desde que la Gobernación del Cesar anunció oficialmente su construcción, el Centro Cultural de la Música Vallenata ha estado en...

Los K-Morales: diferente acordeonero pero mismas ganas de disfrutar

Los K-Morales: diferente acordeonero pero mismas ganas de disfrutar

La importancia del acordeonero en un grupo de música vallenata fue uno de los grandes temas de discusión del año 2013. La separació...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados