Música y folclor

Aida Luz, la heredera del legado musical de Abel Antonio Villa

Samny Sarabia

24/04/2017 - 07:10

 

Abel Antonio Villa y su hija Aida Luz Villa Cañas

 

Desde niña el destino de Aida Luz Villa Cañas estuvo trazado. Su vínculo con la música vallenata fue constante, puesto que en casa albergaba a uno de los juglares más reconocidos y recordados que el folclor del Magdalena Grande ha parido: ‘El negro’ Abel Antonio Villa Villa.

Abel Antonio Villa, o el ‘Padre del acordeón’ como también es conocido por tener el mérito de ser el primer acordeonero de la región en grabar la música de acordeón de manera comercial en el año 1943, nació en  el corregimiento de Piedra de Moler, Ciénaga de Sapayán; jurisdicción del municipio de Tenerife, Magdalena, el 01 de Octubre de 1924.

Fue el tercero de los once hijos de María del Tránsito Villa Barrios y Antonio Villa Salas; quien se destacaba en el pueblo y sus alrededores por animar con sus cantos las fiestas de la Cruz de Mayo y San Isidro Labrador.

Su legado está representado en más de 500 composiciones, entre las más reconocidas por el público se encuentran, ‘La muerte de Abel Antonio’, ‘El ramillete’, Amalia Vergara’, ‘Las cosas de las mujeres’, ‘La respuesta’ y ‘Mi negra linda’. De sus canciones, aproximadamente 30 quedaron inéditas a la hora de su muerte.

Procurando que la herencia musical de su padre no se pierda en el tiempo bajo el yugo de los nuevos sonidos musicales que impone la industria, Aida Luz Villa mantiene vivas las composiciones del juglar. En sus hombros –o mejor en su voz– no solo recae la responsabilidad de mantener vigentes las canciones que hicieron inmortal a su padre para las nuevas generaciones, también es la persona autorizada para decidir quién las graba.

Aida Luz nació en Santa Marta pero vivió algunos años en Pivijay, Magdalena, lugar del que tiene los mejores recuerdos porque dice, se despertaba escuchándolo componer y con los sonidos del acordeón, la caja, la guacharaca y los tambores. Ese ambiente la transportaba a otra dimensión.

Asegura que con su padre tuvo una excelente relación, él la consintió muchísimo pero era celoso; no la dejaba tener novio. Mientras se le llegaba la hora, se dedicó a ganar cuanto premio de canto se entregaba en el colegio. Y aunque tanto ‘El negro’ Abel como su madre, doña Devora Cañas, eran gustosos por la simpatía de Aida Luz hacia el canto, él siempre le aconsejó que primero se hiciera profesional. Es así que la consentida del Abel Antonio logra titularse no en una sino en tres profesiones: psicología, diseño de modas y teología.

Hace 14 años se lanzó como solista. Las canciones que Aida Luz Villa compone siempre han sido dedicadas a Dios, llevando un mensaje de amor, reflexión y esperanza. En el 2003 se estrena con la producción ‘Regalo de Dios’, ‘El llamado’ un segundo disco compacto que grabó en el 2007 al lado de Alfonso Villa y Morgan Blanco.

La tercera propuesta con la que sorprendió a sus seguidores fue ‘Los cantos del maestro’, un homenaje que le hace a su padre. Estuvo respaldada por los acordeones del décimo séptimo Rey Vallenato (1984) Orangel ‘Pangue’ Maestre y de su hermano Manuel Salvador ‘Salo’ Villa Cañas. Entre las canciones grabadas en esta producción, están: ‘El higuerón’ y ‘Mata de Col’.

Su cuarta producción la denominó ‘Abre tu corazón’, en la que incluye un vallenato tropical, fue llevada a los estudios en compañía del Rey Vallenato 2006, Alberto ‘Beto’ Jamaica y de sus hermanos Julio y ‘Salo’ Villa. Esta producción fue grabada en Miami, Florida.

Ahora se encuentra promocionando su más reciente sencillo ‘Tú me lo cambiaste’, una canción de su autoría que grabó a dúo con el Tri-Rey Vallenato (1974, 1978 y 1986), Alfredo Gutiérrez Vital. La canción es inspirada en la soledad que sienten algunas mujeres en sus relaciones amorosas debido a la falta de atención de sus parejas.   

“La canción retrata el diario vivir de ciertas esposas y de situaciones difíciles de pareja. La hice con la intención de fortalecer la fe de todos mis seguidores y darles un mensaje a los hombres, que hagan un alto en el camino, que valoren a las mujeres, que les dediquen tiempo de calidad porque las mujeres nos estamos sintiendo solas. Los esposos nunca tienen tiempo”, explica Aida.

El proyecto de grabación de ‘Tú me lo cambiaste’ demoró un año por los compromisos mutuos. Alfredo Gutiérrez le pidió que le enviara sus producciones y le gustó este tema, Aida Luz hizo los arreglos para hacer el dúo. “Fue gratificante grabar con el maestro, siempre estuvo muy emocionado y pendiente de cada detalle. Además, cantamos las canciones de mi padre y nos contamos anécdotas, fue algo muy hermoso, es un gran amigo que aprecio mucho”.

Para componer el tema, la inspiración le llegó después de sostener una reunión de amigas, caminando desde el parque la 93 a su apartamento en Bogotá, ciudad en la que reside desde hace 35 años. A esta canción supuso una verdadera revolución en su carrera porque con ella ha ganado el aprecio de las mujeres que se identifican con el mensaje y se han convertido en seguidoras de su música. El vídeo clip de este tema fue rodado en Barranquilla y Cartagena.

Al maestro Abel Antonio Villa, siempre lo acompañó a sus presentaciones y actos sociales. Recuerda con especial agrado cuando en el año 1999 fue declarado Rey Vitalicio del festival vallenato por la Fundación de la Leyenda Vallenata. Ese mismo día Francisco ‘Pacho’ Rada, Antonio ‘Toño’ y Andrés Landero fueron exaltados con el mismo reconocimiento.

Hoy a su llegada a Valledupar a promocionar ‘Tú me lo cambiaste’,  dice que la nostalgia la invade porque regresan a su mente tantos momentos que compartió con su padre en esta ciudad, con amigos y personas que le profesaban respeto.  Desde que Abel Antonio murió viene poco pero tratando siempre de conservar el lazo musical que su papá tejió desde principios de 1930 y que aún después de su partida (2006) todavía se sostiene.

A su padre lo sigue admirando con devoción porque además de brindarle amor e inculcarle un profundo respeto por la familia, fue la persona que la inspiró al canto. Con él tuvo una vida llena de aprendizaje, buenos momentos y muchos valores; los mismos que ha intentado transmitir a sus tres hijos, quienes le han brindado su apoyo en el desarrollo de su proyecto musical.

“Desde niña quise ser como él. Me despertaba escuchándolo componer sus bellas canciones dedicadas a mi madre, al amor, al Higuerón. Uno como niño siempre quiere imitar a su padre y era eso lo que le veía hacer, de ahí me nació la pasión por la música. Gracias a Dios pude conseguir ese anhelo que tenía en mi vida, ese deseo de mi corazón de ser artista”, finaliza diciendo Aida Luz.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“En Valledupar me gradué como gran compositor vallenato”: Adolfo Pacheco

“En Valledupar me gradué como gran compositor vallenato”: Adolfo Pacheco

Tomarse un tinto con el compositor Adolfo Pacheco Anillo a orillas del río Magdalena, cuando pasaba por Barrancabermeja, fue algo m...

Diálogos con el maestro Leandro Díaz

Diálogos con el maestro Leandro Díaz

  El pasado 20 de febrero se conmemoraron los 90 años del natalicio del poeta que veía con los ojos del alma -o “El Homero del ...

Pedro Rock: el sentimiento vivo del rock latino

Pedro Rock: el sentimiento vivo del rock latino

  Corrían los años 90’s cuando un disco de vinilo de la banda de rock estadounidense Guns N' Roses llegó por primera vez ...

“Leandro, yo te doy mis ojos, tú me das tu alma”

“Leandro, yo te doy mis ojos, tú me das tu alma”

  En el año 1992, el cantautor Ivo Luis Díaz Ramos decidió hacer la canción que su corazón y su cerebro le dictaron. No era una ...

La esencia femenina de la Dinastía Zuleta

La esencia femenina de la Dinastía Zuleta

Imaginar un contexto distinto para sus vidas es tan improbable como pensar en la música como algo lejano a su estirpe. Ellas son la ...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados