Música y folclor

El gran Martín Elías, la adoración de Diomedes Díaz

Juan Rincón Vanegas

29/05/2017 - 08:30

 

Diomedes Díaz y Martín Elías / Foto: Hernando Vergara

 

Ya regresa nuevamente el 26

día bonito que me llena de entusiasmo

ese fue el día que a mí a este mundo me mandaron.

Así comienza la canción ‘Entre placer y penas’, que es un relato de la vida de Diomedes Díaz en la que cuenta los pormenores que tuvo que pasar, pero se sobrepuso a pesar de todos los obstáculos que encontró en el camino.

Diomedes Díaz Maestre nació el domingo 26 de mayo, día de San Felipe de Nerí y Santa Mariana de Jesús, luna nueva, año 1957, y fueron sus padrinos Joaquín Elías Acosta y Amira Mejía.

Precisamente su padrino fue el indicado para ponerle el nombre. Él había leído en una vieja enciclopedia sobre un personaje que llevaba ese nombre, el cual fue el primero de los héroes más importantes de la Ilíada y del ciclo troyano.

‘El Cacique de La Junta’, quien se identificaba con la cédula de ciudadanía número 77.006.438 de Valledupar, es de los pocos artistas que hizo canciones contando detalles de su vida con total éxito, principalmente el relato de sus más profundos sentimientos.

De esta manera a través de sus canciones destacó a su esposa, a sus padres, sus amores, a sus hijos, a sus ahijados, amigos y todo lo que giraba en su entorno. Hasta le cantó a su primera cana y pudo sacar de su memoria a un cóndor herido para que se curara del dolor de amor.

En ese proceso de cantos y relatos, tuvo gran deferencia con el hijo menor con su esposa Patricia Isabel Acosta Solano, a quien desde que nació el 18 de junio de 1990 dijo que se llamaría ‘El gran Martín Elías’ en homenaje a su tío y papá musical, Martín Elías Maestre Hinojosa.

Diomedes supo la noticia de la llegada al mundo de su hijo en plena actuación y enseguida manifestó que se iba a llamar ‘El gran Martín Elías’. Ésa era su decisión, pero al momento de registrarlo, el notario le explicó que debía ser Martín Elías. ‘El Cacique de La Junta’ insistió y hasta le dio rabia.

Al final quedó registrado como Martín Elías, pero su papá siempre lo llamó como quería, contrariando al registro civil y después a la cédula de ciudadanía.

En los registros sonoros de sus grabaciones, año 1990, en la canción ‘Llegó el verano’ de la autoría de Gustavo Gutiérrez Cabello, en una de sus animaciones lo nombró como ‘El gran Martín Elías’.

También en versos de la canción ‘Mi primera cana’ que compone el trabajo musical ‘Titulo de amor’ (1993) lo oficializó, y así se quedó para siempre.

Por ejemplo me diste una mujer

que ha sido como la madre mía,

de Luis Ángel, de Santo Rafael

de Diomedes y ‘El gran Martín Elías’.

Martín Elías tenía en su casa a su papá que nunca dejó de cantar, y eso le sirvió de base, aunque el primero que grabó un disco fue su hermano mayor Rafael Santos.

La primera vez que Martín Elías subió a una tarima fue a los seis años porque su papá lo puso a cantar en un concierto llevado a cabo en Valledupar, pero su aparición en la pasta sonora se dio a los 11 años por iniciativa de su tío Elver Díaz, quien era el  director del grupo ‘La familia de Diomedes’.

En esa ocasión grabó la canción ‘Amor inocente del compositor Gaby Arregocés. Siguió grabando con la agrupación familiar hasta que se unió con el acordeonero Rolando Ochoa y después con Juancho de la Espriella, regresando tiempo después con el hijo de Calixto Ochoa. En total grabó nueve producciones musicales.

Diomedes tenía a su hijo ‘El gran Martín Elías’ en un lugar destacado. Lo adoraba tanto que siempre lo tuvo en cuenta en sus grabaciones, incluso en su última producción musical ‘La vida del artista’ grabaron la canción ‘Ni amigos, ni novios’. Quedan para la historia cantos, versos, lugares y hechos donde la inspiración tuvo su nido con apellido propio: Díaz.

Todo rápido

En su corta carrera musical el amor visitó a Martín Elías bien temprano y se casó con Claudia Isabel Varón Sánchez, conocida como ‘Caya’, el seis de julio de 2007. De esa unión nació Martín Elías Jr Díaz Varón el 14 de noviembre de ese mismo año.

Después se separó y se casó el 24 de octubre de 2014 con Dayana Jaimes García, de cuya unión nació el 21 de mayo de 2015, su hija Paula Elena, ‘La Purri’, como solía llamarla su progenitor.

Todo lo de Martín Elías Díaz fue rápido y de esa manera también corrió a despedirse de la vida, sin una segunda oportunidad porque la gloria se le había adelantado a la velocidad de un rayo.

Padre e hijo partieron para la eternidad dejando una estela de tristeza, y es imposible que ‘El gran Martín Elías’ le cante a su viejo, como muchas veces lo hizo.

Porque hoy está cumpliendo años

lo que más quiero, lo que más quiero.

Y estoy repleto de felicidad

que hasta me han dado ganas de llorar

gracias a Dios, porque has cumplido un año más.

Para el recuerdo quedaron momentos felices, también tristes como cuando el hijo despidió al padre el 22 de diciembre de 2013 y pocos días después manifestó: “Mi papá me dijo en un sueño que no lo llorara”.

En esa cadena de episodios gracias al lente de Hernando Vergara, aparece la fotografía de Diomedes Díaz con ‘El gran Martín Elías’ sentado en sus piernas, ese joven que se paseó por el universo vallenato dejando un mensaje de alegría donde los retazos del sentimiento cantado los bordaba con amor.

Martín Elías fuiste grande

nadie te va a remplazar,

y ahora cantas con tu padre

en el coro celestial.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Luís Magín Díaz, una vida para componer

  El "Orisha de la Rosa" nos dejó. Magín Díaz, quien brilló por sus composiciones y su forma de interpretar la música folclór...

Diego Rivero: “Uno tiene que explorar nuevas cosas”

Diego Rivero: “Uno tiene que explorar nuevas cosas”

Procedente de Bucaramanga, el joven director de la Orquesta Sinfónica de Valledupar, Diego Rivero, se esmera cada día en que la músi...

Sabanerología

Sabanerología

  El libro “Sabanerología, Fundamentos de la música sabanera, Tomo I”,  de coautoría de Alfonso Hamburguer y Víctor Uribe,...

Cantar para resistir a los dolores

Cantar para resistir a los dolores

  Acudir al canto y la poesía, a la práctica del arte como un catártico para expulsar los dolores que se aferran al alma y el cu...

Rolando Ochoa: “La fama enferma”

Rolando Ochoa: “La fama enferma”

Las transiciones son un momento idóneo para sacar conclusiones y, con el reciente giro que el acordeonero Rolando Ochoa ha dado a su c...

Lo más leído

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

El día D de la pandemia en Colombia

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados