Música y folclor

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción

30/11/2017 - 07:50

 

Luis Magín Díaz

 

El "Orisha de la Rosa" nos dejó. Magín Díaz, quien brilló por sus composiciones y su forma de interpretar la música folclórica del Caribe, falleció a los 92 años durante un viaje a Las Vegas. Allí viajaba para participar a la gala de los Premios Grammy tras ser nominado en las categorías a mejor álbum folclórico y mejor diseño de empaque, de esta última fue merecedor del gramófono.

Su viaje y toda una carrera majestuosa fueron recompensados con un Latin Grammy que le convirtió de inmediato en el ganador más veterano en esta ceremonia. También quedó nominado a un Grammy Anglo.

Lamentablemente, Magín no pudo asistir a la gala de premiación debido a los quebrantos de salud, que hicieron necesario su remisión al Desert Springs Hospital Medical Center desde el pasado 16 de noviembre, y donde falleció el pasado martes 28 de noviembre.

Quedan con nosotros, amantes del folclor colombianos, los mejores recuerdos de un hombre que entregó su vida a las tradiciones de la música auténtica de la costa Caribe y que, además, demostró hasta el último instante una capacidad increíble de lucidez y agilidad en los escenarios. 

El reconocimiento a su música llegó más tarde que temprano, pero a tiempo para que lo disfrutara y sintiera el agradecimiento de todo un país. Nacido en 1922, Luis Magín Díaz fue -y seguirá siendo- uno de los grandes representantes del folclor de la costa Caribe de Colombia. Uno de los pocos con los que se podía conocer la esencia de la juglaría, la vida y el amor por el arte de componer y sentir la música. Por eso el premio Vida y Obra otorgado por el Ministerio de Cultura en la edición 2017 fue un acto de justicia.

Conocido por la canción “Rosa (qué linda eres)” que popularizó Carlos Vives, y canciones como “A pilá el arró”, “Me amarás, me querrás” y “El lobo”, el maestro Magín Díaz fue un fenómeno aparte de la música colombiana y universal. Algo así como lo que ocurrió con el Buena Vista Social Club en Cuba.

Siempre inmerso en la música, siempre protagonista y, aceptado como uno de los referentes de la costa Caribe de Colombia, sus grabaciones -sin embargo- no consiguieron una distribución masiva en los años 80-90 por considerarse demasiado tradicionales o folclóricas. Muchos analistas ven en esto el fruto de una exclusión de la industria musical.   

Aún así, hubo tiempo para rescatar una parte de su saber, y recordar su destreza y exquisitez. Los discos que se le reconoce son: Los Soneros de Gamero, Los Wadyngos, Magín y Santiago, Las dos puntas del pañuelo (sencillo) y el Sexteto Gamerano; pero es sobre todo desde los relatos de conocidos, cronistas y otros artistas a los que hay que acudir para entender la relevancia y el legado de este músico.

Oriundo de Gamero, corregimiento de Mahates, departamento de Bolívar. Magín fue hijo de Domingo Díaz y Felipa García, cantador y bailarín, y su madre era una reconocida cantante de bullerengue. Su padre le enseñó aspectos importantes de la música y él desde muy joven manifestó su talento artístico. A los 9 años, cantaba, componía y tocaba todo tipo de instrumentos de percusión propios del bullerengue y la cumbia.

Desde la década de los años 80, el músico y compositor recibió homenajes como intérprete y cantador en festivales de municipios como Mompox, Mahates, Marialabaja, Necoclí, Malagana, San Basilio de Palenque, Barranquilla, Cartagena y Cali. También recibió menciones de honor de instituciones como Sayco, el Ministerio de Cultura, la Gobernación de Bolívar y la Alcaldía de Mahates, entre otros

De acuerdo con el acta del jurado del Ministerio de Cultura, el reconocimiento al músico y compositor Luís Magín Díaz, obedeció a “sus invaluables y universales aportes al patrimonio cultural de la Nación y como expresión de la diversidad étnica de las poblaciones que desde la provincia enriquecen la identidad musical de Colombia.”

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El fique, entre añoranzas y la pervivencia de una fiesta

El fique, entre añoranzas y la pervivencia de una fiesta

“A mí me tocaba hilar a diario como media libra de fique, hacer un plato y una mochila, porque las hacía grandes”. Era el tiem...

La mujer en el Vallenato: tema de un foro en La Guajira

La mujer en el Vallenato: tema de un foro en La Guajira

  A lo largo de la historia del folclore vallenato, los compositores y cantantes han presentado a la Mujer como una musa de in...

“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”

“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”

Ahora que está en todo su furor la telenovela de Diomedes Díaz, ‘El Cacique de La Junta’, una agraciada mujer guajira no se la ...

Los Niños del Vallenato y el embajador americano

Los Niños del Vallenato y el embajador americano

El día  no podía ser mejor, nubes despejadas, un sol brillante y una leve brisa que invitaba a buscar  a toda prisa un mecedor o un...

‘La confianza’, un canto de independencia

‘La confianza’, un canto de independencia

“Dice la malpensada de mi experiencia: No te creas ese cuento que eso no va. Se están aprovechando de tu inocencia”. Y es que sabe...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados