Música y folclor

Yecid Yackson, un fenómeno de la música tropical

Redacción

23/07/2012 - 10:38

 

Yecid YacksonCon un paso eléctrico y sensual a la vez, Yecid Yackson hace su entrada. Gafas de sol, pelo largo al estilo de Elvis Crespo, camiseta oscura ajustada y cadena de plata, el cantante no ha descartado el más mínimo detalle para impresionar el público.

Ya sabemos que la primera impresión es la que habitualmente se impone y aquí nada parece desmentir esta afirmación. Yecid es el hombre que rompe el hielo de entrada con su desparpajo y derroche de buenas vibraciones.

Acompañado de un bailarín alto y fornido, ataviado con una camisa gris abierta para lucir unos pectorales esculpidos diariamente con pomposos abdominales, la “Yecid Band” inicia una coreografía animada al estilo de las bandas latinas que se impusieron a nivel nacional como Chayanne o Proyecto Uno.

“Dime lo que quieras… pero te voy a robar un beso, amor”. La letra graciosa y atrevida de su última canción le permite estrenarse en el escenario, marcar el territorio con un movimiento único de hombros y saborear el dulce sabor de las cámaras del productor Fernando Andrade (impresionado por la sincronización de unos artistas que nunca dejan de sonreír).

Yecid no duda en repetir su nombre cien o doscientas veces. Mientras más suene en la canción, mejor. Y luego, con ese tono que transmite travesura y simpatía, añade un “Por siaca” que ya podría considerarse como su firma.

La piratería y los plagios son bien conocidos en la industria musical, pero difícilmente se puede reproducir el estilo de Yecid. Todo en él parece innato, y el ritmo tropical también.

El terremoto Yackson nació en tierras vallenatas. Se siente orgulloso de su región, pero su carrera musical inició realmente en México donde, durante una estancia de varios años, creó su banda tropical y grabó unos temas que lograron llamar la atención de todo el país.

Un tema en especial –el cacharrito– le permitió ganar dos discos de oro en la capital mexicana y presentarse en festivales latinos tan prestigiosos como el de Acapulco, Villa del Mar y la calle 8 de Miami. “Estuvimos recorriendo durante cuatro años todo México y toda la parte Caribe de Estados Unidos”, comenta el cantante.

Tras doce años en México, Yecid sintió que necesitaba un cambio. “Hay un momento en que piensas ya no más –explica Yecid– y, por eso, volví a Valledupar, para reencontrarme con mis raíces”.

Hoy en día, el artista interpreta merengue, salsa y reggaetón en una banda que cuenta 17 músicos. Su estilo urbano llega a muchas partes de la geografía colombiana, e incluso de países vecinos como Panamá.

El merengue sigue siendo su fuerte, pero el hombre no quiere encasillarse en ningún estilo. Está abierto a todo. “Nosotros, los artistas, vivimos de los retos”, comenta con una sonrisa.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Rey Vallenato Gustavo Osorio en la Casa de Nariño

El Rey Vallenato Gustavo Osorio en la Casa de Nariño

Para la tarde del viernes 11 de julio está prevista la visita a la Casa de Nariño del actual Rey Vallenato, Gustavo Adolfo Osorio Pic...

Calixto Ochoa, genio perdurable de la música vallenata

Calixto Ochoa, genio perdurable de la música vallenata

Durante el recorrido de esta crónica, las lágrimas nunca le faltaron a Dulzaide Bermúdez Díaz, quien no podía contenerlas porque...

Sí, vuelvo a Patillal

Sí, vuelvo a Patillal

  Es un buen motivo para regresar, han expresado muchos patillaleros a quienes las dinámicas sociales y laborales mantienen alejad...

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

La canción vallenata “Ahí vas paloma“ y la colosal interpretación de Tomás Alfonso Zuleta en los fuelles de Emilianito, salió ...

Juancho, Maño y Eudes, tres héroes del folclor que tomaron un vuelo de dolor

Juancho, Maño y Eudes, tres héroes del folclor que tomaron un vuelo de dolor

  El fin de la vida de tres héroes del folclor vallenato pasó fugazmente una tarde al tomar el vuelo equivocado que los llevó al i...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados