Música y folclor

Carlos Vives, de “niño malo” a “hijo prodigio” del Vallenato

Redacción

07/07/2017 - 06:50

 

 

La noticia no dejó a nadie indiferente. Tras los vaticinios y pronósticos de toda índole, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata ha vuelto a generar sorpresa con sus homenajeados.

El cantautor y director de la banda ‘La Provincia’, Carlos Vives, será el homenajeado del 51º festival Vallenato. Los organizadores del evento justificaron su decisión resaltando que, con su accionar artístico, el artista “ha dado la vuelta al mundo llevando los cantos vallenatos y resaltando los valores culturales, el folclor, las raíces indígenas, mitos y leyendas que le han dado la mayor identidad a las expresiones provincianas”.

En el comunicado de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata se recalca la importancia de tener en su grupo al Rey Vallenato Egidio Cuadrado, garante de calidad, símbolo del folclor y participe en la producción de “un vallenato evolucionado, actualizado sin olvidar las raíces de la música tradicional, logrando enmarcarlo dentro de lo clásico incluyente para las nuevas generaciones”. 

Para muchos es un homenaje merecido. Carlos Vives ha sido en los últimos 15 a 20 años uno de los mayores representantes de las composiciones vallenatas a nivel internacional y, en la parte de la animación, un protagonista infalible. En los últimos 5 años, su participación en el Parque de la Leyenda Vallenata ha sido una de las más destacadas.

Sin embargo, para muchos defensores de la idea de que la Fundación de la Leyenda Vallenata debe ser la pieza fundamental de la salvaguardia de la música vallenata, la sorpresa ha sido enorme y se ha hecho notar en las redes sociales. Gran parte de las discusiones se han centrado en un tema claro: otras figuras determinantes de la música vallenata, como Alfredo Gutiérrez o Jorge Oñate, de mucha más trayectoria en el folclor, todavía esperan su homenaje.

Por su lado, el vicepresidente de la Fundación de la Leyenda Vallenata, Efraín Quintero, en declaraciones posteriores, ha anunciado la posibilidad de que se cancelen los homenajes en el formato que se conoce actualmente para convertirlos a partir del 2019 -es decir, después del homenaje a Carlos Vives- en reconocimientos investigativos centrados exclusivamente en representantes del folclor vallenato.

El debate habitual de la tradición frente a lo comercial ha vuelto a resurgir en la frase preparatoria del Festival, pero lo más insólito es recordar cómo años atrás Carlos Vives había sido descalificado por expertos del vallenato, que le recriminaban el haber convertido el vallenato en algo puramente comercial, mientras que ahora se le elogia por su representación a nivel internacional y su atrevimiento a la hora de fusionar ritmos y formatos. Los tiempos cambian y las miradas también.    

Lo cierto es que el año 2018 nos depara grandes sorpresas y emociones. La mejor prueba son las declaraciones del artista samario al ser informado de las intenciones de la Fundación: “Siempre me he considerado un soldado de la causa vallenata y mis aspiraciones no han ido más allá. Y es tanto lo que hay que hacer por nuestra causa y por la gente, especialmente los más viejos que han construido la “Ilíada Vallenata”, que me tomó por sorpresa verme en los primeros lugares de la fila. Por supuesto que es un SÍ y un honor muy grande, al que te repito nunca he aspirado, pero si mi nominación contribuye a enmarcar la nueva era que comienza en la celebración después de los primeros cincuenta años, entonces estaré dispuesto a acompañarlos”.

Carlos Vives y la trayectoria de una estrella del Vallenato

Nacido en Santa Marta en 1961, Carlos Vives se sumerge primero en el mundo audiovisual antes de llegar a la música. En 1982 interpreta el papel de Julián, un romántico soñador adolescente que busca abrirse paso como artista, en la telenovela Tiempo sin huella. Más adelante protagoniza una serie de televisión para niños titulada Pequeños gigantes, en 1984 aparece en la telenovela El Faraón, en 1985 en la telenovela Tuyo es mi corazón y en 1986 la telenovela Gallito Ramírez.

En 1990 aparece en la telenovela Aventurera (en Puerto Rico), interpretando el papel de Juan Carlos Santander, un colombiano en Puerto Rico que desarrolla negocios exitosos, y al año siguiente interpreta un musical televisivo en Caracol sobre la vida y obra del famoso compositor vallenato Rafael Escalona. El papel le valió el premio Simón Bolívar al mejor actor de ese año y fue posiblemente la primera vez que se le asociaba directamente con el folclor vallenato.

Las grabaciones de los álbumes Escalona “Un canto a la vida” y Escalona Volumen 2 le hicieron entrar en la esfera musical, pero es con “Clásicos de la Provincia” que se consolida un estilo y una puesta en escena. A partir de entonces inician viajes a nivel internacional, en América y Europa, y se rompen récords: triple disco de oro y triple disco de platino en 1993 y 1995.

Cosa inédita: Carlos Vives logra poner en los primeros lugares de los listados de música pop, canciones de juglares vallenatos como Juancho Polo Valencia, Luis Enrique Martínez o Emiliano Zuleta.

En 1995, Vives lanza su sexto trabajo discográfico junto a su banda La Provincia: “La tierra del olvido”. El álbum es un éxito masivo e incluye los clásicos "La tierra del olvido" y "Pa' Mayté", así como nuevas versiones de temas tradicionales como "Rosa" y "La diosa coronada".

“Tengo fe”  y “El amor de mi tierra” son otros trabajos que le valen discos de oro y platino en Estados Unidos y España entre 1997 y 1999. “Fruta fresca” fue el tema más escuchado durante tres años consecutivos.

Su entrada en el escenario de la producción en Miami en 2001 con el álbum “Déjame entrar” es una etapa fundamental de su progresión como estrella internacional, pero a nivel musical es quizás el álbum “El rock de mi pueblo”, en el que incluye guitarras eléctricas, bajos y baterías lo que revoluciona el vallenato y los ritmos tradicionales. Desde entonces, se recuerda a Carlos Vives como el autor de una fusión única e inspiradora en Latinoamérica.  

 

PanoramaCultural.com.co

 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El bolero, una escuela de romanticismo exacerbado

El bolero, una escuela de romanticismo exacerbado

“Lo único mejor que escuchar música, es hablar de música”, Jesús E. Córdoba Valencia. Un buen trovador es aquel que interpr...

Elvis Crespo quiere poner de moda la ‘diomedización’

Elvis Crespo quiere poner de moda la ‘diomedización’

  Bien podría denominarse ‘Diomedización’ lo que está sucediendo con Diomedes Díaz, el ‘Cacique de La Junta’, y el impa...

Primeros asistentes del VI Mundial de Acordeones de Valledupar

Primeros asistentes del VI Mundial de Acordeones de Valledupar

A cuatro meses de celebrarse el sexto Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón en Valledupar (previsto del 4 al 7 de junio 2014), las...

Apuntes de un homenaje al redentor del Vallenato

Apuntes de un homenaje al redentor del Vallenato

El pasado 13 de mayo se cumplieron cuatro años del fallecimiento del compositor Rafael Escalona. Para esa ocasión, distintos eventos ...

Lucy Vidal y el talento de un corazón vallenato

Lucy Vidal y el talento de un corazón vallenato

En el estrado la llaman Doctora Vidal, pero en el escenario su nombre es Lucy Vidal: una de las mujeres que desde hace años impregna e...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados