Música y folclor

Otra joya vallenata: “Mi dolor de cabeza”

Eddie José Dániels García

03/08/2023 - 00:10

 

Otra joya vallenata: “Mi dolor de cabeza”

 

“Si me muero de un dolor que me he dado en la cabeza / no es falta de medicina porque he tomado bastante / he visitado al doctor y reconoce con paciencia / que ya él enteramente ya no tiene más que darme”. Quien por curiosidad, o por simple casualidad, escuche estos versos, no tendrá dificultad para trasladarse a 1976 cuando los hermanos López, con la efímera voz del cantante Freddy Peralta le dieron publicidad a esta hermosa canción, que apenas llegó a los hogares caribeños caló profundamente en la inmensa fanaticada que siempre le ha hecho la corte a la música vallenata. Su título llamativo entró de lleno en el sentimiento del pueblo, que sentía un placer desbordante entonando los versos, los cuales eran repetidos sin cansancio en las casetas elitistas, en las fiestas hogareñas, en los bares y cantinas de baja estructura, y en las infaltables parrandas callejeras.

Apenas frisaba 19 años Diomedes Díaz, y era llamado ya “El cacique de la Junta”, cuando los hermanos Pablo y Miguel López, quienes recientemente se habían separado del famoso vocalista Jorge Oñate, grabaron el elepé “Con toda el alma”, donde apareció “Mi dolor de cabeza”, la impactante canción que, a los pocos días, pasó a ocupar el primer puesto en ventas y en sintonía. Este tema, al lado de “Cariñito de mi vida”, cantada por Rafael Orozco con Emilio Oviedo, y “Razón sentimental”, interpretada por Jorge Oñate con Colacho Mendoza, ambas en 1975,  le abrió los senderos de la fama al futuro cantante juntero. Y, aunque la unión de Freddy Peralta con los hermanos López sólo alcanzó el lanzamiento de dos long plays, podemos afirmar que bastó la canción diomedista para enmarcar a esta agrupación con letra de oro en las páginas inmortales de la música vallenata.

Hoy, casi cinco décadas más han transcurrido desde aquel lejano mes de mayo de 1976, cuando los aires populares y citadinos del caribe colombiano asistieron al apoteósico bautizo de “Mi dolor de cabeza”, y fueron muchísimas las personas que se identificaron con su letra, romántica, poética y costumbrista, y, con toda seguridad, la utilizaron en aquellas conquistas amorosas que se tornaban inalcanzables. Eran los gloriosos tiempos del “Mandato claro”, y la música vallenata ya, prácticamente, ocupaba un puesto significativo en todas las regiones de Colombia.  Y en medio de la abundancia de hermosas canciones que en esos momentos interpretaban los hermanos Zuleta, Jorge Oñate con Colacho, el Binomio de Oro, Los Cañaguateros y Los Betos, “Mi dolor de cabeza” se erguía desafiante y transitaba con la corona del triunfo en medio del favoritismo colectivo.      

La publicación de “Mi dolor de cabeza” en plena Edad de Oro de la música vallenata contribuyó a enriquecer el inmenso repertorio de hermosas composiciones que nutrieron la década del setenta, la cual coronó el nacimiento de los conjuntos más renombrados que ha tenido la música de acordeón. Quienes tuvimos el privilegio de vivir nuestra juventud en esos años, somos testigos indelebles de la altura musical que floreció en esa época. Hoy nos abruman bellísimas canciones que al recordarlas nos trasladan a nuestros mejores años, dando la impresión de que estamos viviendo la época de su nacimiento. Discos como “No voy a Patillal”, “La conquista”, “Razón y olvido”, “Corazón Vallenato”, “La muchachita”, “La nostalgia de Poncho”, “Mi salvación” y muchos más, tienen un sabor especial en todos los corazones de las personas que amamos el folclor vallenato.

Y hablando de su autor, podemos afirmar que “Mi dolor de cabeza”, es el título que nos abre las puertas para conocer la tremenda pasión feminista de Diomedes Díaz. Porque ya, desde esta grabación, se percibe el inmenso desfile de canciones que fueron compuestas por el “Cacique de la Junta” para dedicárselas a sus travesuras amorosas. Y también se vislumbra en este disco el talento creativo que lo acompañó hasta los últimos días de vida en el 2013. Y un detalle que siempre me llamó la atención fue que el artista carrizalero no hubiera incluido en su repertorio de canciones grabadas por él, estas primeras composiciones. Por esta razón, es posible que muchos fanáticos desconozcan que Diomedes es el autor de “Mi dolor de cabeza” y de muchos discos más que fueron cantados por varios conjuntos antes de que él entrara al mundo de la vocalización en 1977.

En el cierre, la metáfora diomedista sigue su curso, dejando una respuesta implícita: “La nostalgia se introduce cuando uno es sentimental / y si no puede matar lo que poquito le interesa / tú que sabes que te quiero, tú que miras mi presencia / ya debes de comprender a lo que se debe mi mal”. Como vemos, una estrofa perfecta en el fondo y en la forma, artificios poéticos manejados a cabalidad por el “Cacique de la Junta”, los cuales penetran con honda sensibilidad en el sentimiento de los oyentes. Una tremenda emoción que invade nuestro cuerpo y nos traslada automáticamente a los hermosos tiempos en que nació la canción y nos iluminó el espíritu. Sinceramente, fue esta la sensación que experimenté hace algunos días, cuando, al estar departiendo con un amigo, éste repentinamente me solicitó que lo complaciera con “Mi dolor de cabeza”.

 

Eddie José Daniels García 

Sobre el autor

Eddie José Dániels García

Eddie José Dániels García

Reflejos cotidianos

Eddie José Daniels García, Talaigua, Bolívar. Licenciado en Español y Literatura, UPTC, Tunja, Docente del Simón Araújo, Sincelejo y Catedrático, ensayista e Investigador universitario. Cultiva y ejerce pedagogía en la poesía clásica española, la historia de Colombia y regional, la pureza del lenguaje; es columnista, prologuista, conferencista y habitual líder en debates y charlas didácticas sobre la Literatura en la prensa, revistas y encuentros literarios y culturales en toda la Costa del caribe colombiano. Los escritos de Dániels García llaman la atención por la abundancia de hechos y apuntes históricos, políticos y literarios que plantea, sin complejidades innecesarias en su lenguaje claro y didáctico bien reconocido por la crítica estilística costeña, por su esencialidad en la acción y en la descripción de una humanidad y ambiente que destaca la propia vida regional.

2 Comentarios


Henry Cárdenas 03-08-2023 08:13 AM

Me gustó su escrito y los recuerdos que nos traen. Dos cosas solamente: los Betos no existían en ese momento, aunque nacían eso sí Beto Zabaleta y Emilio Oviedo. Lo otro es su frase de la "pasión feminista" de Diomedes. Lejos de la realidad. Nada menos feminista que la música de Diomedes y del vallenato en general. Al contrario, es el machismo el que reina en sus letras

Bianney palacios palacios 07-08-2023 12:14 PM

Buenos días le pido un favor regáleme una ilustración sobre un tema vallenato ya que usted tiene tanto conocimiento del florclor Una canción que titula mi novia creo y dice así Ya tengo comprado su vestido blanco también los anillos de compromiso el cura está listo aveces yo pienso dejarla plantada pero me da lastima que sea tan demalas yo la destine para mí esposa ideal Algo así por favor quien canta esa canción Muchas gracias

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Snorri, un islandés enamorado del mundo vallenato

Snorri, un islandés enamorado del mundo vallenato

  El sueño del corazón del islandés Snorri Eldjárn Hauksson no se equivocó, cuando a kilómetros de distancia de su natal Dalv...

Aurelio Núñez Bermúdez, siempre vigente en el folclor Vallenato

Aurelio Núñez Bermúdez, siempre vigente en el folclor Vallenato

  Aurelio “Yeyo” Nuñez Bermúdez pertenece al grupo de los compositores pilosos, siempre actualizados acerca de lo que sucede en...

“No le temo a los desafíos de la industria musical”: Hanz

“No le temo a los desafíos de la industria musical”: Hanz

  A partir del momento en que Handry Sahel Zuleta Márquez, resolvió dedicarse a la música, sintió la necesidad de proponer y cr...

Abel Antonio Villa, el padre del acordeón: un fragmento del libro

Abel Antonio Villa, el padre del acordeón: un fragmento del libro

  Los inicios “Abel Antonio no era hombre de machete, era un morisquetero, de puras vainas finas. Le gustaba andar por los pueblos...

Jorge Oñate recibió el trofeo que le faltaba

Jorge Oñate recibió el trofeo que le faltaba

La noche de la llegada de Jorge Oñate a su casa en La Paz (Cesar) no fue una noche cualquiera porque el pedestal de trofeos se complet...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados