Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro

07/03/2018 - 08:25

 

El juglar Leandro Díaz / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

 

Se cree, de manera general, que el vallenato es un género literario, dejando de lado la parte musical de sus canciones, argumentándose que en sus letras se pueden encontrar muchas figuras literarias, que muchas de estas relatan una historia, lo cual se estima lo hace narrativo, como lo ha sostenido Juan Gossaín1, y porque a García Márquez se le ocurrió decir que Cien años de soledad era un vallenato de trescientas cincuenta páginas.

Revisando estos argumentos nos encontramos con que ninguna de las dos primeras características señaladas (y que no son exclusivas de los cantos vallenatos), permite definirlos como un género literario en sí mismos, ya que en todos los textos literarios se pueden encontrar el mismo tipo de figuras y secuencias narrativas y/o descriptivas como las que predominan en ellos, sin que a cuales quiera de estos grupos de textos o cantos se les tenga como un género literario como tal. No se habla de la Salsa o del Corrido o el Tango como géneros literarios a pesar de que en ellos se encuentran, también, esas dos características.

Por otra parte, si se hiciera el ejercicio de extrapolar al vallenato todas las características representativas de la obra Garcíamarquiana, tampoco se le podría definir a esa obra o estos cantos como un género literario en particular sino como miembros o clasificables en uno de los ya existentes y que están definidos desde la Grecia antigua.

Géneros y subgéneros literarios

Un género literario es una abstracción que se efectúa a partir de una serie de obras que caen dentro de cierto funcionamiento que se denomina de ese modo. En palabras de Wellek y Warren «El género debe entenderse como una agrupación de obras literarias, basada tanto en la forma exterior (metro o estructura específicos) como en la interior (actitud, tono, propósito)»2.

Para poder ser incluido en una de estas categorías un texto debe cumplir con unos requisitos de carácter formal y temático. Y para que un grupo de textos lleguen a fundar un género nuevo debe, en base a la taxonomía de estos, mostrar las rupturas que establece en medio de la tradición literaria de occidente, frente a la cual también debe conservar ciertas continuidades. Las canciones vallenatas presentan continuidades, no rupturas que les permitan fundar un nuevo género. 

Las teorías clasicistas, a partir de la Poética Aristotélica, que se basan en las diferentes formas de mimesis o imitación, definen o delimitan tres tipos de géneros distintos en función del tipo de expresión: Épico (narrativa), Trágico (drama) y Lírico (poesía). Además de estos tres géneros importantes se añade con frecuencia el de la Didáctica (Mística, Ensayos), los cuales se toman como punto de partida para el análisis de la literatura.

J. W. von Goethe habla de las Formas naturales de poesía y propone tres clases de poesía: la que narra claramente (épica), la inflamada por el entusiasmo (lírica) y la que actúa personalmente (dramática). Estas “formas naturales” pueden aparecer juntas en un mismo poema, por lo que se pueden encontrar, también, en una misma canción secuencias narrativas/descriptivas, estremecimientos líricos e incluso varias voces de personajes, aunque estas son poco comunes.

Narciso Alonso Cortés, en sus Nociones de Perceptiva Literaria, nos dice que “la obra literaria, según sus fines, toma varias direcciones, que dan origen a los llamados géneros literarios”. Los géneros de los que se ocupa son: Poesía, Didáctica y Oratoria, diferenciando a la primera por el fin estético que persigue; mientras que las otras dos persiguen un fin práctico.

Una taxonomía de las canciones vallenatas

Estas vastas clases en las que las obras literarias se distribuyen a su vez, se diferencian en tipos y especies dependiendo de los rasgos comunes que los emparentan, por lo cual podemos decir que las letras de los cantos vallenatos se pueden y deben considerar como uno de estos subgéneros literarios.

Cortés nos presenta una división de la Poesía en tres subgéneros: Poesía épica, Poesía lírica y Poesía dramática permitiéndonos diferenciarlas así: En la poesía épica, el poeta narra hechos que pasan en el mundo exterior. En la poesía lírica, el poeta expresa los sentimientos que agitan su alma o la de los demás hombres. En la poesía dramática, el poeta narra hechos y expresa sentimientos, pero poniéndolos en acción por medio de personajes.

La Canción es uno de los subgéneros líricos antiguos, entendida como composición musical hecha para la voz humana. La Canción Popular es el tipo de canción más escuchada en la actualidad, caracterizada por ser de un autor conocido y ser transmitida a través de grabaciones y medios de comunicación a grandes audiencias. Las canciones vallenatas son, por tanto, una de las clases en las que se puede dividir la Poesía como género literario, con lo que se podría definir una taxonomía de la siguiente manera.

Literatura

Poesía

Poesía Lírica

Canción

Canción Popular

Canción Vallenata

De lo épico, lo lírico y lo dramático

La Poesía Épica expresa la belleza de la realidad objetiva, pudiendo, por tanto, presentar los actos de los hombres, las manifestaciones de la Religión, de la Naturaleza y de la Ciencia y los inmutables principios de la verdad y del bien. En esta poesía hay por lo general acción y los pensamientos se dirigen a expresar lo que en el mundo exterior sucede, por lo cual sus formas propias son la narración y la descripción, dos de las cuatro vertientes temáticas que Daniel Samper reconoce en el Vallenato.

Es conveniente advertir que aquí se toma lo épico, como lo hacen todos los preceptistas modernos, en su sentido lato, no en su acepción primera y que comprende únicamente los hechos y empresas grandes, ilustres y memorables. En este sentido, sólo la epopeya y el poema heroico caen dentro de la poesía épica y es más que evidente que en el vallenato no existen cantos con estas características.

En cuanto a lo narrativo en un texto, basta con localizar un agente (sin importar que sea humano o no), un estado inicial, una serie de cambios orientados en el tiempo y producidos por causas (que no necesariamente deben especificarse), hasta obtener un resultado final (aunque este pueda ser provisional o interlocutorio), define Eco, citado por Medina3, pudiendo diferenciarse esto, así, de lo descriptivo, que corresponde a la representación de objetos y personajes4.

La poesía lírica se caracteriza por expresar algo interior, algo que ocurre en el alma del poeta o de otros hombres. Es la poesía del vallenato introspectivo, la tercera de las cuatro vertientes temáticas señaladas por Samper. Es el rasgo predominante en las canciones aun cuando estas presenten características de los demás géneros literarios y se pueden encontrar canciones con diferentes tipos de lirismo, dependiendo del tema que aborden, bien sea el amor – desamor, la muerte de un ser querido, el fracaso en una empresa personal, la revisión de la propia vocación o la relación con el entorno natural y laboral, etc.

La poesía dramática se caracteriza por el desarrollo activo. Mientras la poesía épica narra los hechos, y la lírica expone los estados del alma humana, la dramática realiza aquéllos y expresa éstos por medio de personajes tras de los cuales desaparece la personalidad del poeta.

En la dramática, como en la épica, hay elemento objetivo, puesto que se presentan hechos externos, y hay también, como en la lírica, elemento subjetivo, representado por los sentimientos e ideas que el escritor pone en sus personajes.

Es en esta categoría, por medio del diálogo presentado entre los contendientes, que se pueden ubicar las canciones de la cuarta vertiente temática expresada por Samper, que se presenta en el Vallenato de Contrapunteo o Piqueria, aunque es conveniente aclarar que estos cantos de contienda no han sido grabados teniéndose el contrapunteo en un mismo tema, aunque si existen canciones derivadas de estas piquerias, entre ellas la famosísima Gota fría, derivada de la contienda entre Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales. La rasquiñita y La pastillita, derivadas de una contienda entre Diomedes Díaz y Miguel Herrera, El diccionario y Mi fama está en la calle, derivadas de una contienda entre Rugero Suarez y Enrique Díaz y Con calma y paciencia, de Marciano Martínez que, si bien no se tiene claridad a quien va dirigida, es claro que nace de una disputa o un desacuerdo del mismo tipo que las anteriores.

En este ámbito, por su rareza, al ser pocas, es importante señalar las canciones a varias voces o dialogadas del vallenato: “El torero” de Fabio Zuleta, “Se va a formar” de Kaleth Morales, “Gallo bueno” y “Mercedes” de Adolfo Pacheco, “El niño y la boda” de Carlos Castellón, “Olvídala” de Tico Mercado, “Un osito dormilón” de Jean Carlos Centeno y “Drama provinciano” de Lenin Bueno, quizá la más famosa de éstas.

El ejercicio faltante es el de encontrar letras de canciones enmarcadas en la estética y retórica particular y característica de la poesía hecha para ser escuchada, a las cuales, siguiendo la clasificación de los géneros literarios mostrada, se puedan clasificar como épicas, líricas y dramáticas o una combinación de estos tipos en diferentes proporciones más o menos diferenciables sin dejar de tener presente que los cantos vallenatos no son un género literario como tal, ni pueden serlo de acuerdo a sus características.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

 

Referencias

1 Gossain en Enfoque Vallenato, 2017, http://www.enfoquevallenato.com/vallenato-no-genero-musical-genero-literario-juan-gossain/

2 Wellek y Warren, 1959: 278; citado por Mª Paz Díez Taboada, en “La despedida, moderno subgénero de la elegía”SIGNA

3 Medina Lima, 2016, Mi aporte al estudio del Vallenato.

4 Genette, citado por Medina Lima, 2016, en Mi aporte al estudio del Vallenato.

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El primer Rey de la Piqueria Infantil expuso su talento en México

El primer Rey de la Piqueria Infantil expuso su talento en México

  En 2018, con motivo del 51º Festival Vallenato, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata creaba el concurso de Piqueria Infa...

El maravilloso cumpleaños de Leandro Díaz

El maravilloso cumpleaños de Leandro Díaz

El color amarillo se impuso en la fiesta de cumpleaños de Leandro Díaz. Estaba en todo. En las camisas, los vestidos y los calzados d...

Carolina García y la emoción del Vallenato-gospel

Carolina García y la emoción del Vallenato-gospel

Hay algo en la voz de Carolina García que nos hace soñar. Algo poderoso que transmite calidez, emoción, fantasía y mucha fe. Sin em...

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Aníbal Velásquez Hurtado, nació el 3 de junio de 1936 en Barranquilla. Junto con los hermanos Carlos y Robertico Román creó Los Va...

Elver Díaz, el defensor de una gran dinastía

Elver Díaz, el defensor de una gran dinastía

El Cacique de La Junta y su hermano, Elver, se parecen en muchos aspectos. Ambos sonríen con frecuencia, cantan con una pasión desbor...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados