Música y folclor

El reggae de Tubará en la tierra del vallenato

Samny Sarabia

22/03/2018 - 06:45

 

El grupo Tubará Reggae en la tarima de la plaza Alfonso López (Valledupar) / Foto: 1080P Agencia Publicitaria

 

De pie, en la plaza Alfonso López, el lugar más emblemático de la música vallenata, fue tomada una de las últimas fotografías que la banda ‘Tubará Reggae’, se retrató en su reciente visita a Valledupar. Un lugar al que –sin duda- quieren regresar a compartir su música y conquistar nuevos integrantes para que “la familia” siga creciendo.

La música de Tubará Reggae es otro viaje. Sus canciones –propias en su mayoría- invitan a tomar conciencia sobre la armonía con la naturaleza, el ser humano y diversas problemáticas sociales que no distinguen entre niños, jóvenes, adultos, indígenas, negros, blancos, ricos, pobres, explotados y explotadores pero que gracias a los sonidos caribeños que le imprimen sus ocho integrantes, influenciados por la música jamaiquina de antes y de ahora, se deja bailar con facilidad.

El proyecto empezó en el 2009 en Barranquilla con un encuentro entre Camilo Romero y Fernando Sarmiento, baterista y bajista de la agrupación. En esa reunión surgió la inquietud de explorar el reggae como un género poco explotado hasta el momento en la región a pesar de la fuerza musical que lo distingue.

En el 2010, se conforma la primera alineación de Tubará, con la llegada de Paola Severino, voz líder y del guitarrista Orlando Jiménez. Después se les unió Jhonatan y Ana Milena Cabrera, Jesús Luna, Kevin Cepeda, Andrea Castell y otros grandes músicos que ya no están pero que dejaron huella dentro del grupo.

“El reggae tiene la particularidad de hacer que las historias se cuenten de manera que las personas puedan bailar y eso es importante porque vivimos en un medio donde todo está lleno de sabor y de colores y detrás de esos colores y sabores, tenemos una realidad social muy compleja. Y también es muy complejo hablar de eso”, señala con desparpajo Paola.

Buscando rescatar las raíces se encontraron con Tubará, un poblado ubicado en la parte alta del departamento del Atlántico con el que tuvieron una gran conexión y así quisieron identificarse. ‘Tubará’ (Z-tupará) es una palabra originaria de la cultura Mokaná, cuyo significado es “Hacia el mar”, enunciado de donde tomaron el título de su primer trabajo discográfico, grabado en el 2016 en Tambora Record bajo la producción de Juan Sebastián Bastos y Bacana Org. El álbum tiene diez canciones, ocho propias y dos reinterpretaciones de canciones folclóricas.

Esas canciones, fueron puestas a consideración del público de Valledupar a mediados de marzo en Palenke Cultura Bar, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad, donde fueron recibidos con una calidez impresionante. “Tubará maneja un lenguaje universal de los que somos, de dónde estamos, de lo que respiramos. Nosotros no somos de dónde venimos sino de donde estamos. Eres el resultado de lo que has vivido por eso nuestra música ha cambiado un poco”, dice Camilo, percusionista del grupo.

Ocho años después de empezar este sueño musical, sienten que han mutado y que están más cerca de lo que quieren ser y transmitir como agrupación. Ahora le cantan a otras cosas, su música se ha transformado, es más acorde a la industria pero sin apartarse de su esencia; la madurez musical y personal es incuestionable. Poco a poco su “viaje” se fue extendiendo por Barranquilla, Cartagena, Montería, Medellín y Bogotá hasta llegar a México con su tour #Haciaelmar.

El universo sonoro y las letras que caracterizan a esta banda atlanticense es la conversión de todos esos mensajes e historias que necesitan ser contadas para que las personas despierten y vayan  creando conciencia sobre sus realidades y el entorno que les rodea, por duras que sean pero la clave ha sido conectar, encontrar la manera para establecer el dialogo para que a la gente le llegue el mensaje apropiadamente.

“La manera en que se pensaba la música antes es diferente a como se piensa la música ahora. Antes no conocíamos a nuestro público porque no teníamos público cuando comenzamos, no sabíamos a quién dirigir nuestra música pero ahora que somos una familia, que tenemos una gente que nos sigue, nos respalda, nos quiere y todos los días crece, es para nosotros una responsabilidad, es un gran compromiso por eso hay que ver bien qué es lo que se dice”.

El reggae, sus subgéneros y la música folclórica del Caribe colombiano ha sido el medio utilizado por Tubará para contarle al mundo de una forma bonita, sin el discurso aburridor, lo que según ellos es primordial para convivir en comunión y lograr un equilibrio entre pensamiento, pensamientos, acciones y sentimientos.  

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Salsa en Colombia corre por las venas del Caribe

La Salsa en Colombia corre por las venas del Caribe

La historia oficial de la salsa en Colombia dice que entró por el Pacífico y que más tarde Cali se convirtió en la capital mundial ...

Juana Fula, ”la celosa” de Sergio Moya

Juana Fula, ”la celosa” de Sergio Moya

“Cuando salga de mi casa y me demore por la calle, no te preocupes Juanita porque tú muy bien lo sabes que me gusta la parranda y ...

El desfile carnavalero del sábado en Valledupar

El desfile carnavalero del sábado en Valledupar

Hoy, sábado 4 de febrero de 2012 es un día de fiesta en toda la ciudad de Valledupar. Se celebra el segundo desfile carnavalero con l...

El show de Silvestre para los 463 años de Valledupar

El show de Silvestre para los 463 años de Valledupar

Tenía que ser un momento asombroso, uno de esos momentos que no dejan lugar para la cavilación, donde el cuerpo se deja envolver por ...

El Paseaíto y el Pasebol: ¿parientes perdidos del Vallenato?

El Paseaíto y el Pasebol: ¿parientes perdidos del Vallenato?

Comienzo estas reflexiones reconociendo, de antemano, que la tesis que presento me puede costar el aprecio y ganar animadversión de...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube