Música y folclor

Ocho cantantes con el ‘El sombrero de Alejo’ bien puesto

Juan Rincón Vanegas

27/04/2018 - 07:05

 

Un retrato de Alejo Durán / Foto: Juan Rincón Vanegas

 

Lo que el cantante Carlos Vives nunca pensó fue que la canción ‘El sombrero de Alejo’, que había grabado en su producción musical ‘Vives’, tendría una segunda oportunidad en el mundo sonoro.

Efectivamente, meses después, además de la suya, se adornó con las voces de Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Peter Manjarrés, Silvestre Dangond, Iván Villazón y Jorge Celedón y Pipe Peláez, teniendo un éxito absoluto, y siendo considerada la canción del 51° Festival de la Leyenda Vallenata.

En medio de ese lindo canto de los ocho artistas aparece un saludo especial de Poncho Zuleta. “Consuelo Araujonoguera pa’ que lo escuches en el cielo”.  Soberano homenaje para ‘La Cacica’, quien se prodigó para darle la mejor vitamina a este folclor que se encontraba regado por el Magdalena Grande.

Carlos Vives, junto a Carlos Huertas Jr, crearon música y letra, donde el eje central es el sombrero del hombre que se coronó como primer rey del Festival de la Leyenda Vallenata cuando el calendario marcaba el final del mes de abril del año 1968.

Se trata de Gilberto Alejandro Durán Díaz, a quien todos lo conocieron como Alejo, ese hombre que por su carisma, talento y humildad se metió de manera rápida dentro del mundo vallenato.

Precisamente Carlos Vives, siendo niño, lo conoció en una parranda en casa de su tío Rodrigo en Santa Marta, quedando atrapado por su manera de interpretar un vallenato raizal. Y hasta lo vió comiendo con las manos y notó que no tenía nada, pero era Alejo Durán, ‘El negro grande’ que es como decir ‘El Pibe’ Valderrama dueño del medio campo en la cancha de la vida.

Así expresa Carlos Vives su sentir sobre ‘El Sombrero de Alejo’. “Alejo es un hombre que congrega, todos estamos de acuerdo que Alejo es el gran símbolo del vallenato, si tenemos que buscar uno, fue el primogénito, el primero, por su alma, por su humanidad, por su sonrisa, por lo que representa, por su piel, por su acordeón, entonces ese sombrero fue el que se fue por el mundo. Lo vemos en los mundiales, en los partidos de tenis grandes, vemos un sombrero de Alejo, por eso que todos hayan querido cantarla, que todos hayan accedido a llegar a grabarla, es para mí un honor como cantante, pero al mismo tiempo nos une a todos alrededor de ese sombrero que representa también al Festival de la Leyenda Vallenata”.

Hoy, el espíritu del maestro Alejo, con el sombrero que lo identificó, recorre los lugares que inspiraron las más profundas melodías y composiciones de la música vallenata. Por eso desde El Paso, Cesar, su tierra, hasta Plata Perdida, corregimiento de Chimichagua, un pueblo donde su compadre Raúl Mendoza Piñeres, lo hacía tocar horas extras en medio de cuentos interminables, lo recuerdan con ese sombrero y su pedazo de acordeón donde tenía guardada hasta su alma.

Alejo Durán y Consuelo Araujo Noguera Alejo ‘Apa’ Durán

En medio de la exaltación en la canción ‘El sombrero de Alejo’, el escritor e investigador Ciro Quiroz Otero, hace referencia a su nacimiento. “Aquella mañana del 9 de febrero de 1919, Juana Díaz Villarreal descansó de los dolores que le causaban su gravidez. La partera María Antonia Daza, que ya estaba advertida, corrió a la casa de la familia Durán Díaz para avistar la ruptura de fuente, preaviso de que un niño venia en camino, y tendría por nombre Gilberto, extracto del santoral cristiano del almanaque Bristol. Un año después fue bautizado Gilberto Alejandro Durán Díaz, por el sacerdote Rafael Vega, y presenciaron el sacramento José Antonio Serna y Emeteria Durán, su tía.

Entrado a la pubertad deambuló por la sabana periférica a las grandes haciendas donde los vaqueros ensayaban sus tonadas, acompañados por sus acordeones, Pedro Nolasco Martínez, Víctor Silva, Octavio Mendoza, su tío, los Serna, Martín Ángulo y muchos más que competían día a día a ritmo de sus sones. Ya convertido en músico mucho después cantaría:

Ay, El Paso tierra sagrada,

a la que le tengo cariño,

yo recuerdo que sus sabanas,

las recorría cuando era niño.

Quien pintó a Alejo de pies a cabeza fue Consuelo Araujonoguera, quien en una célebre entrevista, año 1968, cuando se coronó como Rey Vallenato, lo puso en confesorio y dijo: “Como a las 19 años cogí por primera vez un acordeón en mis manos. Tocaba de oído, pero no comencé tocando cosas de otros, sino creando de una vez mi propia música. Recuerdo que la primera pieza que compuse fue el merengue que llamé ‘Las cocas’. Resulta que en las fincas había siempre un muchacho a quien llamaban ‘Coqui’, quien era el encargado de preparar los alimentos para las cuadrillas de trabajadores, pero después los patrones resolvieron darles esa tarea a las mujeres. Entonces resolvimos llamarlas ‘Cocas’ y así se quedaron”.

El tiempo avanza, el sombrero sigue con las vueltas necesarias y ahora más, hecho canción y con nombre propio. Bienvenidos a escuchar y cantar un nuevo paseo vallenato, teniendo puesto ‘El sombrero de Alejo’.

 

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La censura y auto-censura en el vallenato

La censura y auto-censura en el vallenato

El fenómeno de censura no sólo tiene que ver con los medios de comunicación o la política. Es algo transversal y universal que, por...

“Canta conmigo mi pueblo y el viejo Valledupar”: Hernando Marín

“Canta conmigo mi pueblo y el viejo Valledupar”: Hernando Marín

  Hernando José Marín Lacouture se pintó de cuerpo entero en un canto, le hizo canciones a su querida Guajira con aristas en dis...

¿Vallenato comercial y no comercial?

¿Vallenato comercial y no comercial?

  Es muy común escuchar utilizar, en tono despectivo y a manera de evocación de viejos tiempos, la expresión “Vallenato Comerc...

La Hamaca Grande colgada en la Biblioteca Nacional

La Hamaca Grande colgada en la Biblioteca Nacional

  A vivir una experiencia por la música tradicional de la región del Magdalena Grande, mediante objetos, documentos, material aud...

¿Desde cuándo el Vallenato se llama Vallenato?

¿Desde cuándo el Vallenato se llama Vallenato?

  Sobre la pertenencia de las canciones vallenatas a Valledupar, los investigadores han demostrado la relación de las canciones con ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados