Música y folclor

La canción vallenata que recuerda el mural “Valledupar, tierra de dioses”

Redacción

01/05/2018 - 06:30

 

El compositor Elbert Araujo frente al Concejo municipal de Valledupar / Foto: PanoramaCultural.com.co

 

En la tarima Alfonso López suena la canción “El mural de Piedrahita”, una canción grabada en aire de merengue que refresca la cálida mañana. Ya son las 9.30am pasadas y, mientras los músicos la interpretan con el corazón puesta en ella, el compositor y abogado Elbert Araujo Daza marca el ritmo con unos leves pasos en el suelo. Luego, cuando la letra señala el mural, él levanta las manos en dirección de la fachada del edificio del Concejo municipal, al otro lado de la plaza, como si esto fuera parte de una coreografía.

La melodía es armoniosa y contagiosa, perfecta incluso para amanecer bailando, pero en la plaza Alfonso López pocos son los que saben que la canción que ahora se escucha en el Concurso de Canción inédita narra la historia de una tragedia: la destrucción del mural de Germán Piedrahita, “Valledupar tierra de dioses”.

Apenas termina su presentación, nos encontramos con el autor. Orgulloso de lo realizado, convencido de que la canción ha sido interpretada de manera idónea, y tras recibir los elogios de quienes estuvieron escuchando la letra, Elbert responde a nuestras preguntas.

Felicidades por esa presentación.

Gracias. Estamos acá dando la batalla con estos temas que mucha gente no conoce. Por las redes uno se entera de lo que hace el mundo, de lo que hacen otros. Con esta canción yo hago una transmisión de lo que la gente está diciendo. Armé la canción para que haya polémica también, y colaborarle a estos cultores que están haciendo una protesta.

¿Cómo nace la canción?

Pensé que era un tema propicio para el festival porque siempre está bien que se presenten canciones con problemáticas sociales de Valledupar. Cogí cada una de las polémicas y las compendié en la letra. Me refiero al Maestro (Germán Piedrahita) en el más allá que reflexiona y dice: “Hombe´, yo que hice tantos esfuerzos por pintar unos dioses y un diablillo me dañó la historia”.

¿El gran tema de la canción es la Memoria?       

Exacto. La memoria plasmada en ese mural era la representación misma de la Leyenda Vallenata, eso era un mural histórico para Valledupar. La crítica nace a raíz de eso. El diablo estaba ahí porque también aparece en la leyenda de Francisco el Hombre. El diablo no tiene nada de bueno o malo, simplemente tenía que estar ahí.

¿Cómo vivió esos días en que artistas y ciudadanos protestaron por la desaparición de ese mural?   

Yo no estaba en la ciudad, pero los apoyé. Me pareció fenomenal que defendieran los asuntos de acá. Aquí casi la gente no protesta, todo lo dejan pasar. Entonces, estos escenarios sirven para hacer crítica de este tipo.

La canción está grabada en ritmo de merengue. Es jocosa y hasta alegre, y sin embargo, habla de una tragedia…

En un principio yo lo quise hacer en Son, pero el Son es un lamento y estos temas de protesta se acostumbran a hacer en Merengue. Trasmite alegría.

¿Usted conoció a Germán Piedrahita?    

Claro que sí. Lo recuerdo como el primer día. Todos los días lo veía pasando en su bicicleta cuando yo trabajaba en la Cámara de Comercio.  

A pesar de que se haya hablado del mural, se seguirá hablando de Germán Piedrahita…

Sí. Para toda la historia de Valledupar es un ícono. Es un profesor que luchó, y de eso se acordará la historia. Y la canción la vamos a tener de recuerdo…

 

PanoramaCultural.com.co  

1 Comentarios


Aurora Montes 02-05-2018 08:23 PM

Qué bien que tomemos posición ante lo que no está bien, ya está bueno de tanto conformismo. Eso no le gusta a la administración que está acostumbrada a los borregos, pero en Valledupar hay librepensadores.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Mono Zabaleta y Elias Mendoza celebraron los logros del 2012

Mono Zabaleta y Elias Mendoza celebraron los logros del 2012

No hay nada como empezar el año celebrando los éxitos del año anterior y encontrarse ante un público cálido de incondicionales. Le...

El monumento a Leandro Díaz

El monumento a Leandro Díaz

El hombre que vivió en las tinieblas porque Dios le dejó sin oficio uno de sus sentidos para cambiárselos por ojos en el alma, tuvo ...

¡Diomedes por siempre!

¡Diomedes por siempre!

Apoteósica y en olor de multitudes será la celebración del obituario de Diomedes Díaz Maestre, este fin de año, a lo que se unen...

De La Celosa al M-19, con Sergio Moya Molina

De La Celosa al M-19, con Sergio Moya Molina

Contrabandista es, pero de amor. Un hombre que juega con las palabras y los versos para construir narraciones musicales y así recrear ...

Viaje a las profundidades del Vallenato

Viaje a las profundidades del Vallenato

“Meses después volvió Francisco el Hombre, un anciano trotamundos de casi doscientos años que pasaba con frecuencia por Macondo di...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados