Música y folclor

El acordeón y el violonchelo, las dos pasiones del Rey Vallenato Julián Mojica

Samny Sarabia

07/05/2018 - 06:25

 

Julian Mojica, el rey vallenato 2018, tocando violonchelo con la Filarmónica del Cesar / Foto:  Jaiber Jiménez

 

Hace apenas una semana Julián Ricardo Mojica Galvis fue coronado Rey en la categoría acordeón profesional del Festival de la Leyenda Vallenata. Durante ocho años este boyacense de corazón vallenato luchó por quedarse con el primer título de la competencia principal de uno de los eventos folclóricos más importantes de Colombia.

Desde el año 2010 se presentó al concurso consecutivamente, el único año que tuvo que ausentarse fue en el 2017 por celebrarse la versión ‘Rey de Reyes’. En este tiempo logró llegar cinco veces a finales, dos veces se quedó con el tercer lugar, una vez con el segundo puesto y este año, finalmente logró coronarse como soberano del acordeón en Valledupar. Su corona representa la constancia y la determinación de lograr lo que se quiere.

La historia musical del nuevo rey empezó hace 27 años cuando aprendió a tocar el acordeón en Paz del Río, municipio perteneciente al departamento de Boyacá, lugar donde nació el 04 de mayo de 1984. Su ambiente familiar siempre estuvo determinado por el acordeón; su padre, un tío y dos de sus hermanos interpretan también este instrumento. Y no es para menos, Boyacá al igual que Julián, ama la música vallenata, tanto que desde hace 33 años la adoptó con la realización de un festival vallenato en el municipio de Nobsa.

En el año 2002 se domicilia en Bogotá, ciudad en la que se graduó en el 2012 como maestro en música de la Universidad Distrital. Su formación se centró en instrumentos de cuerdas frotadas, especialmente en el violonchelo; instrumento que se convirtió en su segunda pasión. Hace algunos días, el nuevo Rey Vallenato recordó su paso por la Orquesta Sinfónica Juvenil de Colombia cuando compartió un ejercicio de articulación musical con los estudiantes de la Fundación Filarmónica del Cesar donde demostró que lo que bien se aprende, jamás se olvida.

Durante el encuentro el rey Julián Mojica conversó con los asistentes e interpretó las obras Hallelujah de Leonard Cohen y ‘El testamento’ de Rafael Escalona Martínez en el violonchelo y el acordeón, mientras que los estudiantes de la Fundación Filarmónica del Cesar le acompañaban con cuatro violines y un violonchelo más. “Yo tengo mi violonchelo en Bogotá pero te confieso que tengo ratos sin tocarlo por la preparación que he tenido para la competencia del festival vallenato pero no lo vendería por nada del mundo. Lo utilizo cuando personas que están haciendo producciones relacionadas con vallenato me han llamado para grabar con él”.

Del ejercicio realizado, resaltó la valía de que en el Cesar se abran espacios que muestren a los niños otras posibilidades y de las ventajas musicales y culturales de tener una formación académica. “Este tipo de ejercicios me parecen muy pertinentes. Fue un momento muy especial cuando estaba haciendo el solo con el violonchelo y los niños me estaban acompañando. Los niños tienen una energía muy bonita y saber que existen estos espacios para ellos es algo importante. Fue un momento muy especial”.

Julian Mojica, el rey vallenato 2018, tocando con la Filarmónica del Cesar / Foto:  Jaiber JiménezEvidentemente, su formación como músico de conservatorio le ha servido para desempeñarse también como productor y para adaptarse a diferentes formatos, figuraciones y dinámicas  utilizados en la música comercial. Ha participado en los proyectos musicales de Otto Serge, un vallenato romántico grabado con acordeón piano; Gusi, una fusión que combina vallenato con ritmos latinos y actualmente, es la fórmula musical de Enaldo Barrera, más conocido como ‘Diomedito’. Pero para ser rey, le tocó desprenderse de su título profesional para igualmente, poder adaptarse a lo que se necesita y a la forma correcta como se debe interpretar la música tradicional vallenata.

Ya con el anhelado título, Mojica Galvis recuerda la intensa preparación que tuvo durante los últimos meses para conseguir su objetivo. “Llegué a Valledupar desde el 20 de marzo, ese mismo día hice la inscripción y de una vez nos pusimos a ensayar, aunque ya había venido en enero porque siempre acostumbro a compartir con amigos, conversar personalmente con los músicos que me acompañan y parrandear porque me gusta la parranda vallenata. Ahora con el título seguramente tendré que estar más tiempo en esta ciudad que amo, así como su cultura”, expresa.  

Su año de reinado lo visualiza con muchas giras con la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata pero también aprovechando las puertas que se le han abierto con el título. “Estoy sorprendido del impacto que ha tenido en pocos días. Primero que un rey vallenato de Boyacá, segundo, que cómo así que un músico graduado en conservatorio, que  eso nunca había pasado y tercero, el cariño que la gente me está expresando a través de los diferentes comentarios, las llamadas y los mensajes”.

Sabe que dentro de su labor está la divulgación de la música tradicional vallenata a nivel local y nacional donde muy pronto empezará a visitar los medios bogotanos pero también quiere disfrutarse este año porque expresa, mucho le costó conseguir el primer lugar. Del mismo modo, desea vincularse a algún proyecto de formación desde el acordeón y por qué no, participar de una presentación con la orquesta de cámara de la Fundación Filarmónica del Cesar para medirse ante el público pero esta vez con su violonchelo.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Romualdo Brito: “El cantante tiene que enamorarse de la canción”

Romualdo Brito: “El cantante tiene que enamorarse de la canción”

En su rostro brilla una indiscutible calma. Acompañado de su esposa, Romualdo Brito se acomoda en el asiento que le brinda la bibliote...

El último sueño de La Cacica, Consuelo Araujonoguera

El último sueño de La Cacica, Consuelo Araujonoguera

El sábado 29 de septiembre del año 2001 murió Consuelo Araujonoguera, la mujer que tuvo la visión precisa para el sábado 8 de marz...

El Festival de Música Vallenata en Bandas vuelve a Valledupar

El Festival de Música Vallenata en Bandas vuelve a Valledupar

El anuncio del triunfo de la banda musical de la Casa de la Cultura de Valledupar en el Encuentro Nacional de Bandas de Sincelejos, l...

Vallenato, casa y parranda: dos concursos para avivar una tradición

Vallenato, casa y parranda: dos concursos para avivar una tradición

  Al margen de los concursos musicales que caracterizan el Festival de la Leyenda Vallenata, la fundación que organiza estas festi...

El canto vallenato: tema central de un foro pedagógico

El canto vallenato: tema central de un foro pedagógico

Con la aproximación del 47 Festival Vallenato, las grandes expresiones del folclor vallenato se hacen notar en las aulas y las tertuli...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados