Música y folclor

El profesionalismo en la música vallenata

Wladimir Pino

11/06/2018 - 06:55

 

 

Ya han pasado muchos años desde que la música vallenata emigró del campo y se asentó en las ciudades, ya sus escenarios no son la exclusividad de los patios de las casas, ni las terrazas donde se hace la parranda Vallenata, el folclor ha tomado una fuerza e invadido otras culturas y ganado escenarios donde antes era inimaginable escuchar el fuelle de un acordeón.

Aun se sigue tocando en las casetas de pueblos y caseríos, pero cada día, el empresario de música contrata nuestros talentos para conciertos, en grandes y majestuosos escenarios como estadios, coliseos, clubes y discotecas de alta alcurnia, el artista Vallenato ha ganado su valía como folclorista, como profesional del arte de la música, como empresa musical, el público se ha ido  culturizando, y le ha dado valor al arte de la música nuestra, pagando boletas con precios elevados de acuerdo a la talla del artista.

En este divagar del tiempo, podemos decir que salimos de las casetas de cualquier pueblo macondiano a grandes conciertos en la Plaza de Toros de Cartagena, el Coliseo el campin de Bogotá, el American Airlines Arena de  Miami, o en el Madison Square Garden de Nueva York, lo mismo que en Barcelona o Madrid, el escenario evolucionó, el sonido fue superado por la tecnología, la remuneración se dignificó, desde aquellos tiempos de Alejo y Pacho Rada hemos pasado a una calidad del sonido plausible, a una puesta en escena propia de grupos internacionales.

Al ver a Silvestre haciendo dúo con Bad Bunny, escuchar las canciones de Jorgito Celedón en la voz de Marco Antonio Solís, a Carlos Vives llevando las letras vallenatas de nuestros juglares a los escenarios más distinguidos del mundo, y a Julio Iglesias interpretar la Gota fría de Emiliano Zuleta, me lleva a preguntarme, ¿si realmente el artista nuestro evolucionó?, o por lo contrario se estancó en su crecimiento como profesional de la música?

Sin generalizar quiero hacer un llamado a los representantes de este folclor que tanto orgullo y amor nos inspira, esta música, lenguaje de nuestra tierra, esta lengua rimada que desnuda la majestuosidad de nuestros ríos y montañas en bellas estrofas cargadas de poesía, que narra la vivencia del hombre del campo y que desviste ante el mundo la idiosincrasia del hombre caribe.

Hoy los músicos e intérpretes de nuestra cultura deben asumir con altura la posición escalada por el folclor, creo que ante el nuevo reto, el músico vallenato debe crecer como profesional, asumir el compromiso histórico con nuestra música, sin traicionar la historia vivida y necesaria dentro del crecimiento de nuestra folclor.

Se hace imperativo el respeto al público asistente, el musico debe separar sus momentos de parrandas personales y privadas, con los conciertos y las contrataciones donde actúa como profesional, no como invitado más al jolgorio.; el profesional de la música debe comportarse como tal, es necesario dejar de lado los tiempos del cantante como comediante del folclor, su única voz debe ser el canto de la sierra, el turpial del Guatapurí y el llanto del amor truncado por el río Cesar, se debe diferenciar nuestra cultura jocosa y parrandera del ejercicio digno de la profesión que cada día reclama más altura ante el crecimiento de su público.

El discurso salido de tono donde el cantante se cree dueño del querer del público, haciendo juicios religiosos y políticos debe relegarse al ambiente familiar y privado y no salir al escenario como lo ha hecho en los últimos tiempos.

 

Wladimir Pino Sanjur

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Leandro Díaz, el ciego sabio del vallenato

Leandro Díaz, el ciego sabio del vallenato

Una fría y lluviosa tarde bogotana del mes de marzo de 2011el compositor guajiro Leandro José Díaz Duarte, se extasió hablando de l...

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Ana Matilde, una cantadora para recordar

  Hay un “territorio de aguas” donde habitan gentes buenas y sencillas. Un territorio de contrastes de pesca, oro y ganadería, u...

Hortensia Lanao de Rozo, pidió borrar la violencia del Valle

Hortensia Lanao de Rozo, pidió borrar la violencia del Valle

  La noche del domingo 30 de abril de 1995. la educadora y compositora nacida en Santa Marta, Hortensia Lanao de Rozo, quien contaba ...

Jean Carlos Centeno: “Llegó mi momento, mi cuarto de hora”

Jean Carlos Centeno: “Llegó mi momento, mi cuarto de hora”

Pocos cantantes de Vallenato pueden presumir de tener una voz tan vibrante y conmovedora como la de Jean Carlos Centeno. Pocos artistas...

Rafa Pérez y la canción del festival

Rafa Pérez y la canción del festival

  El pasado martes 21 de Febrero, el cantante Chiriguanero Rafael Pérez Tortello, ex-integrante del Grupo Kvrass, con quienes se d...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Vallenato: un lenguaje musical en constante evolución

Héctor Manuel González Cabrera | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados