Música y folclor

Héctor González: un guitarrista clásico que ama el vallenato

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

21/08/2012 - 12:11

 

Héctor González Corría el año de 1978, cuando en los estudios de Radio El Sol, de la ciudad de Cali, mientras se transmitía el Programa "El sol, la costa y su música", que junto con mi paisano ocañero Alfonso López Vera (q.e.p.d.), realizábamos para difundir el folclor de la región Caribe colombiana, se presentó de repente, un joven de escasos 17 años, con acordeón en mano, acompañado de tres músicos más (caja, guacharaca y tumbadora), todos caleños, para que les permitiésemos hacer una breve presentación en el programa que en ese momento se realizaba.

Tras escucharlos en una ejecución fuera de cabina, noté que el acordeonista (me gusta más esta palabra que acordeonero), era un muchacho con bastante madera, y se le notaba un gusto por la música nacida en esa inmensa y bella región como lo es el Caribe colombiano, pero en particular la ejecutada en el Valle del Cacique Upar: el vallenato.

Una vez concluida la transmisión, acepté una invitación a almorzar de parte de todos los integrantes del Conjunto Vallenato de Héctor González. Fuimos a casa de los padres de Héctor, ubicada en el barrio Santander, y allí pude constatar que estaba ante todo un músico de calidad, pues además de ejecutar el acordeón vallenato, también lo hacía con la concertina, el bajo, el tiple y, ante todo una forma magistral de interpretar la guitarra clásica.

Fue entonces cuando me enteré que Héctor, desde los 7 años, se había iniciado como músico y que adelantaba estudios de guitarra clásica en el conservatorio "Antonio María Valencia" de Cali. Su gusto por el vallenato, nació en sus andanzas como acordeonista del grupo de danzas de la Universidad del Valle, e igualmente cuando hacía estudios en el Instituto Popular de Cultura de Cali.

Esa tarde, sin vacilación alguna, le dije a Héctor: "Quiero que conozcas más a fondo del folclor vallenato". De allí surgió una gran amistad, que perdura hasta hoy en día.

Al llegar a Cali en 1973, me llamaron la atención el amor apasionado de unos personajes por la música vallenata y la forma simpática como ejecutaban el acordeón. Entre ellos, dos antioqueños, un tolimense, un huilense y un pastuso. Luego se inició una escalada de acordeonistas procedentes de todo el Caribe colombiano, que encontraron en Cali una ciudad abierta al vallenato también. (Hoy en día existen más de 30 agrupaciones radicadas en esta ciudad).

De todos esos acordeoneros existentes en ese entonces, Héctor fue el más interesado en profundizar en la ejecución clásica del vallenato, en escuchar a los maestros Luis Enrique Martínez, Alejandro Durán, Abel Antonio Villa, Colacho Mendoza, Julio De la Ossa, Alfredo Gutiérrez, Andrés Landero, Ovidio Granados y los que ya estaban en escena y de moda: Los Zuleta y Los López.

De verdad que no fue algo difícil para Héctor diferenciar los ritmos tradicionales del vallenato (son, merengue, paseo y puya) y tomarles el sabor en su ejecución. Para ello, me encargué de buscarle unos buenos acompañantes, todos ellos procedentes del Departamento de Córdoba, especialmente quien sería su vocalista y guacharaquero: Jesús Manuel Estrada (q.e.p.d.)

Tras dos años intensos de aprendizaje a fondo de la nota vallenata, Héctor  decidió presentarse en el Festival de la Leyenda Vallenata, en la categoría de aficionado, en el año 1981, acompañado de Jesús Manuel, quien años después, se convirtió en uno de los vocalistas más cotizados al lado de Ismael Rudas y de Omar Geles.

Un total de 45 conjuntos participaron en la categoría aficionada. Héctor alcanzó a clasificar hasta llegar a los 16 semifinalistas, pero en la ronda siguiente, le correspondió enfrentarse  al conjunto de Iván Villazón (quien irrumpía como cantante y guacharaquero), al lado de Álvaro Meza, quienes finalmente obtuvieron el galardón de reyes en ese año. Allí quedó eliminado.

Héctor, el único acordeonista que ha representado a Cali y al Valle del Cauca en dicho evento,  no se volvió a presentar, pues sus estudios de Guitarra Clásica le absorbieron todo su tiempo. Una vez graduado como concertista de guitarra, viaja a España, donde hace estudios de especialización al lado del gran maestro Andrés Segovia.

Se ha dedicado a recorrer el mundo dando conciertos de guitarra y laud en muchos países de Europa y América. Ha sido catedrático en varias universidades, como la del Valle y la del Cauca, decano o director de la carrera de música, compositor con grandes pergaminos, pues le han sido otorgados premios en muchos países, escritor de varias obras, ha grabado varios Cds, y también asiste invitado a grandes festivales de música clásica y popular, como intérprete y como jurado.

Su amplio conocimiento y su gusto por las diversas expresiones musicales del folclor colombiano, le han valido ser invitado como jurado a festivales como el del "Mono Nuñez" de música andina en Ginebra (Valle), el de música del Pacífico "Petronio Alvarez" en Cali, igualmente en Ibagué y Villavicencio.

No obstante, sus múltiples compromisos no le impidieron a Héctor sacar muchos ratos de su tiempo, y durante varios años se dedicó a investigar más a fondo sobre el folclor vallenato, indagando en muchas fuentes, para finalmente producir una obra, que no ha sido lo suficientemente valorada hasta la presente: "Vallenato: Tradición y Comercio"

Este texto maravilloso, es hasta ahora el único, oígase bien, el único texto que se ha encargado de realizar un estudio musicológico del vallenato. Existen cantidad de libros que tratan sobre esta música, pero que enfatizan más en sus aspectos costumbristas, poéticos, históricos, sociológicos, económico-sociales, pero que apunten a análisis musicológico, sólo éste.

En su investigación, Héctor realizó diversos viajes en búsqueda de fuentes de apoyo, entrevistó a muchos personajes (yo mismo lo acompañé en ello, especialmente en Valledupar), indagó a más no poder, antes de dar a luz a esta obra, publicado por la Universidad del Valle.

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Sobre el autor

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Reflector

Gestor cultural y comunicador, Alejandro Gutierrez De Piñeres y Grimaldi expone en su columna “Reflector” anécdotas y sentimientos valiosos acerca de la Cultura Vallenata y el mundo de hoy. Un espacio idóneo para la reflexión y la memoria.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Eibar Gutiérrez: “Soy un acordeonero que canta”

Eibar Gutiérrez: “Soy un acordeonero que canta”

Jueves 30 de abril del 2015. Irrumpe en la tarima Alfonso López el acordeonero Éibar Rafael Gutiérrez. Enseguida se imponen las ex...

El Vallenato protesta (II)

El Vallenato protesta (II)

  Otra cara de la protesta vallenata que alimenta no sólo la poética sino la novelística y toda literatura nacional desde los a...

La piquería o el máximo duelo de los verseadores

La piquería o el máximo duelo de los verseadores

Entre los múltiples concursos de músicos y compositores que animan el Festival Vallenato, existe uno dirigido especialmente a los ver...

Déjala morir: oda a la inmortal Niña Emilia

Déjala morir: oda a la inmortal Niña Emilia

  Evitar es un pueblo de Mahates, en el Caribe colombiano; más exactamente en el departamento de Bolívar, a una hora de Cartagena...

El Diomedes Díaz que nació en el barrio Doce de Octubre de Valledupar

El Diomedes Díaz que nació en el barrio Doce de Octubre de Valledupar

  Desde hace ocho meses el Diomedes Díaz que nació en un patio del barrio Doce de octubre de Valledupar, se volvió famoso. Los e...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Esos poetas prófugos de occidente

Johari Gautier Carmona | Literatura

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube