Música y folclor

Los verdaderos juglares del vallenato

A. Berrequeque

21/08/2012 - 10:34

 

Marciano Martínez en los Viajes del VientoEntre las características predominantes del llamado “Vallenato Clásico” –que tuvo su hegemonía hasta las tres primeras generaciones– sin lugar a dudas, la más notoria y que se convirtió en una constante rutinaria, fue la versatilidad del artista a la hora de plasmar su oficio: cantaba, ejecutaba el acordeón, componía y verseaba (improvisaba).

Era el verdadero “hombre orquesta”. A fuerza de temeridad y disposición, le tocó desafiar caminos tortuosos, atmósferas caliginosas, y noches peligrosas para relatar las “historias frescas” que eran arrancadas de la vida cotidiana y, que posteriormente, las convertía en canto.

A diferencia del Juglar medieval, que sí sabía cobrar por su profesión, los del Imperio Vallenato, al menos los de la Primera Generación, lo hacían sin ninguna retribución monetaria. La única prebenda que esperaban a cambio, si acaso, era un buen trago de ron bestial y una buena ración de animal de monte. El propósito era cumplir su misión: comunicar los hechos vivenciales.

Los Juglares de la Segunda y Tercera Generación, si bien es cierto, que con las grabaciones y presentaciones en vivo forjaron su sustento, sintetizaron esos atributos que las Musas les regalaron, como fue el de convertirse en verdaderos polifacéticos.

Emergieron en esta gran camada de Juglares, verdaderos Maestros del acervo cultural de este género como: Alejo Durán, Emiliano Zuleta (el viejo), Luís Enrique Martínez, Lorenzo Morales, Abel Antonio Villa, Calixto Ochoa, Andrés Landero, Luís Pitre, “Chema” Guerra y el más famoso de todos: Francisco Moscote Guerra, devorado por la leyenda y el mito como “Francisco el Hombre”. De él nos ocuparemos ampliamente en una de estas tertulias.

El Encanto de estos verdaderos Trovadores se extinguió a finales del Siglo XX, cuando apareció la cuarta generación vallenata. Este folclor que ya cabalgaba en lomos de la comercialización y aferrada a la mal llamada “innovación musical”, se desprendió de su esencia vernácula para darle paso a un sonido postizo y estridente. Apareció también el cantante líder, dejando relegado al plano secundario al acordeonero tradicional. Cada uno en lo suyo.

Las composiciones ya no eran una copia de la realidad que vivía el autor, ni el lenguaje que empleaba era el directo y sencillo de antaño, sino que irrumpió el lirismo; la melodía también era tan advenediza, que no sabían si llamar a este aire musical, “balanato”, “rancherato” o “reggenato”.

De todas maneras se cumplió el sueño de los que profesan la gloria y el metal. La Quinta Generación dio la estocada final a lo que quedaba de tradicional. Terminó por desbaratar sus raíces para que lo reconocieran en el mundo entero, en detrimento de los otrora juglares, que no sólo, ya no cobran, sino que ni siquiera cantan.

2 Comentarios


Gabriel Arango 15-10-2018 09:34 AM

Una gran verdad lo que dice el Dr. Berrequeque .Ahora son unos mercantilistas del folclor que se dicen ser artistas

Hanzer diax 26-11-2018 11:38 AM

Falto juancho polo valencia el legendario

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el guaguancó

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el guaguancó

“En Cuba el himno nacional (“La Bayamesa”) lo tocamos lo mismo en Rumba que en Guaguancó, y después lo respetamos cuando se i...

Rolando Ochoa, el hijo de un Rey Vallenato

Rolando Ochoa, el hijo de un Rey Vallenato

El homenaje brindado a Calixto Ochoa en este 45 Festival Vallenato nos incita a conocer al Rey en todas sus facetas. El pasado 23 de ab...

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Ana Matilde, una cantadora para recordar

  Hay un “territorio de aguas” donde habitan gentes buenas y sencillas. Un territorio de contrastes de pesca, oro y ganadería, u...

El profesionalismo en la música vallenata

El profesionalismo en la música vallenata

  Ya han pasado muchos años desde que la música vallenata emigró del campo y se asentó en las ciudades, ya sus escenarios no so...

La historia se repitió con el mismo nombre, Martín Elías

La historia se repitió con el mismo nombre, Martín Elías

  El número 26 es el que marca la alegría y el dolor en la familia Díaz. Un 26 de mayo de 1957 nació el cantautor Diomedes Día...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube