Música y folclor

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez
Los acordeoneros sabaneros Anibal Velásquez, Lisandro Meza y Alfredo Gutiérrez

Aníbal Velásquez Hurtado, nació el 3 de junio de 1936 en Barranquilla. Junto con los hermanos Carlos y Robertico Román creó Los Vallenatos del Magdalena, en el cual comenzó a demostrar su destreza con el acordeón y muchos otros instrumentos musicales y, además se mostró como excelente vocalista, poeta y compositor de temas alegres, jocosos y no exentos de cierta picardía. Residió en Venezuela por un lapso de 18 años actuando en grilles y casetas con mucho éxito.

Aníbal, se ha dado el lujo de grabar en casi todos los ritmos bailables conocidos, desde el merengue hasta el calypso, pasando por paseos vallenatos, paseboles, guarachas, pasajes, porros, cumbias y la música sabanera en general, hasta champeta, y su música es escuchada más allá de nuestras fronteras.

También ha sido considerado como el único acordeonero que le ha dado la talla a Alfredo Gutiérrez en la ejecución del acordeón. El mismo Gutiérrez declaró una vez: “Aníbal fue el primer revolucionario del acordeón, y tocó cosas que nadie se atrevía, pero que le quedaban bien. En verdad, es incomparable, y debe ser un ejemplo para todos esos pelaos que tocan por tocar, pero sin sabor, sin alma”.

Hubo un momento en el cual el éxito de Aníbal llegó a ser tan grande que Toño Fuentes, el célebre impulsor de la industria musical en Colombia, obligó a Calixto Ochoa a buscar a alguien para poder hacerle contrapeso a ese mago del acordeón. Fue éste el momento clave cuando apareció un joven de nombre Alfredo Gutiérrez, con el cual se inauguró una nueva época, con la entrada en escena de los famosos Corraleros de Majagual.

Aníbal Velásquez se puede afirmar sin exageración, que es, dentro de la cultura Caribe, una leyenda viva de su música, puesto que aún, a sus 82 años anda por ahí tocando con una vitalidad y una vigencia envidiables. Sin embargo, hoy muchas personas, incluso en el Caribe, que no saben quién es Aníbal. Creó un nuevo tipo de guaracha, más rápida, cuando fusionó la guaracha cubana con el merengue vallenato, de donde vino a surgir un muy particular estilo musical que lo hizo famoso y acreedor del título “El Rey de la Guaracha”.

Vale señalar, con cierto dejo de tristeza, que los magníficos sonidos de los acordeones sabaneros, han venido siendo objeto de desaparición u ocultamiento, puesto que hoy en día a todo lo que suena en acordeón erróneamente le dicen “Vallenato”, cuando es muy claro que en la Sabana existen y se interpretan muchos aires diferentes a los cuatro tradicionales de la subregión vallenata. Para testimonio de ello, solo basta con descubrir cómo a Reyes Sabaneros les han obligado a realizar sus grabaciones bajo el rótulo de Vallenatos, siendo esto un irrespeto, producto de la ignorancia de muchos productores.

Corría el mes de octubre del año 1980 y a nivel nacional la música de Lisandro Meza y la de Alfredo Gutiérrez estaba en su apogeo, menos en la ciudad de Cali, donde solo se impulsaban las canciones de grupos musicales afro-antillanos y la Caribe colombiana no era tenida en cuenta. En virtud de ello, opté por hablar directamente con la Directora de la Feria de Cali en ese año, la señora Luz Stella Rey de Romero, una dama sensible hacia todo aquello que estuviese relacionado con el folclor y las músicas populares de nuestra patria.

Durante el curso de una charla personal, le hice caer en cuenta, como en la ciudad de Cali, se estaba discriminando lo nuestro. Encarecidamente le dije que solicitara a los empresarios que organizaban conciertos y montaba las diversas casetas y sitios de espectáculos musicales, que incluyeran al menos una agrupación de música de acordeón, porque en esa ciudad ya existía una corriente grande, favorable a los ritmos del Caribe colombiano. Ella aceptó mi propuesta, pero a renglón seguido me solicitó que le sugiriese el nombre de dos agrupaciones. Consciente que la música sabanera, ha sido toda la vida, muy alegre y divertida, no vacilé en presentar los nombres de Lisandro Meza y Alfredo Gutiérrez.

Tras obtener los respectivos contactos en Sincelejo y Barranquilla, le fueron otorgados contratos, y de allí en adelante los éxitos fueron llegando. Esa era quizás la plaza más difícil en Colombia, pero con calidad, estos grandes artistas cautivaron en sus presentaciones. Pero lo que es digno de resaltar, fue cómo de allí en adelante, Lisandro se convirtió con sus muchachos en el Rey todos los años al hacerse la escogencia del “Disco de la Feria”.

 

Lisandro Meza

Lisandro Meza Márquez (Los Palmitos, Sucre, Colombia, 26 de septiembre de 1937) es un cantante, compositor y músico colombiano, que en sus más de 50 años de carrera musical ha grabado más de 110 discos en diferentes ritmos; desde la tradicional cumbia colombiana, porro y, en general todos los aires musicales de la Sabana, e incluso ha creado nuevos ritmos. De igual modo ha sido un intérprete de los aires vallenatos, aunque haciéndolo muy bien, consideró que durante sus participaciones en el Festival de la Leyenda Vallenata no se le dio el trato justo, motivo por el cual decidió no volver a participar allí.

Desde muy temprana edad demostró un gran talento y versatilidad tanto para componer temas de mucho arraigo popular, como para interpretar varios instrumentos como el acordeón, el piano, la guitarra, el bajo, el tiple, el cuatro, la tumbadora, caja y la gaita.

Formó parte de los famosos Corraleros de Majagual, sustituyendo a Alfredo Gutiérrez, propiciando un nuevo estilo interpretativo, diferente al de su antecesor, cuyas interpretaciones eran de corte folclórico, en tanto que, con la llegada de Lisandro, se le dio un toque más internacional. Tras su retiro de esta agrupación, a la que estuvo vinculado por varios años, creó nuevas agrupaciones como el Combo Gigante y Los hijos de la niña luz, con las que cosechó triunfos en Colombia y el exterior, donde es recibido con mucho afecto y su música gusta en gran medida, desde México hasta la Argentina.

Lisandro, sin lugar a dudas, ha sido un hombre virtuoso, de calidad humana y un digno representante de los aires folclóricos y populares sabaneros, y ha recorrido centenares de ciudades, en Colombia como en el extranjero, siendo aclamado y muy bien recibido por esa alegría que transmite con su estilo muy peculiar.

 

Alfredo Gutiérrez Vital

Cuando una persona quiera emitir un juicio acerca de lo que es y todo lo que ha representado la figura de Alfredo Gutiérrez Vital, para la música de Colombia en general, debe estar muy bien empapado acerca de su trayectoria artística y musical. Quienes de uno u otro modo hemos seguido la brillante hoja de vida de este músico genial, nos quitamos el sombrero y exaltamos su maravillosa creatividad. No obstante, la envidia corroe almas, que sin fundamento alguno procuran demeritar a ese gran Embajador de los aires musicales más apetecidos hasta hoy en día por colombianos y por extranjeros conocedores de los altos logros de Alfredo Gutiérrez, cuando de ejecutar un acordeón se trata.

Y es que Alfredo exhibe en su haber, una multitud de notas maravillosas extraídas de ese fuelle encantador, diseñado en Europa, para que en la Región Caribe de Colombia, sus moradores hicieran de este instrumento, el amigo perfecto, para que bajo la sabia conducción de maestros expertos, brotasen los sonidos mágicos y encantadores, que hacen que hombres y mujeres dancen y gocen placenteramente al compás de ritmos creados para tal fin.

Ese mozalbete imberbe y travieso, al que bautizaron Alfredo, hijo de padre cesarense y madre sucreña, vino a conjugar con el tiempo los aires de todo el Caribe colombiano, ejecutados con Acordeón, pues no ha habido ritmo caribeño que con maestría y autenticidad creativa, él haya dejado de tocar. Y no solo de los tradicionalmente conocidos como Sabaneros y Vallenatos, sino también ritmos afro-antillanos, a quienes genéricamente han dado en llamar Salsa. Tanto Aníbal, Lisandro y Alfredo han incursionado con éxito y diferentes géneros de toda América Latina, demostrando sus capacidades y atributos musicales.

Basta indagar por la historia de Alfredo, esculpida con notas bullangueras, alegres, nostálgicas, jocosas, parranderas y, en fin, de mucha calidad, para comprobar que en Colombia tenemos el privilegio de contar con el músico de Acordeón más creativo y talentoso, que haya parido este mundo, y que en nuestra propia Patria, algunos sectores pretenden ignorar, por múltiples razones, que no valen la pena traer a colación. Mejor veamos y escuchemos a Alfredo, cuando nos entrega esta joya musical.

Alfredo Gutiérrez nació un 17 de abril de 1940 en Sabanas de Beltrán (Paloquemao), Departamento de Sucre. A los cuatro años de edad sintió una atracción muy grande hacía el Acordeón que su Padre tenía y ejecutaba. Dijéramos que se volvió un autodidacta para conocer el intríngulis de este instrumento que lo convirtió en su hijo amado.

Se dio a conocer como un gran ejecutante del acordeón a los veinte años, al formar parte de ese gran elenco de estrellas del folclor sabanero conocido como “Los Corraleros de Majagual”, al lado de Calixto Ochoa y César Castro, cuyos éxitos lo catapultaron e hicieron que fuese conocido en numerosos lugares. De allí en adelante, utilizando varios formatos, como Los del Cesar, Alfredo Gutiérrez y sus estrellas, Caporales del Magdalena y luego como Alfredo Gutiérrez y su Conjunto, se constituyó en el músico más renovador, lo cual le valió ser llamado el Rebelde del Acordeón, dado que introdujo compases y melodías innovadoras, dando pie para que se produjese una renovación de las músicas de Acordeón en el Caribe colombiano.

Reza un verso bíblico: “Dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”, y esto se puede aplicar literalmente, en este caso que nos ocupa, a quien ha demostrado a lo largo de su carrera artística ser el “Más grande entre los grandes”. El Cesar era el Emperador en época del Imperio Romano y tenía Reyes en las diversas naciones que estaban bajo su dominio. Así mismo, sin que existan dudas, Alfredo Gutiérrez es “El Emperador del acordeón”, por encima de todos los Reyes que se hayan coronado en todos los certámenes habidos en nuestra Patria, pero de igual modo, recordemos, fue considerado el mejor Acordeonista del Mundo entero, en concurso que se llevó a cabo en Alemania.

En Valledupar se coronó en tres ocasiones Rey Profesional, y una cuarta le fue birlada ante un público estupefacto por tan mala decisión. Peor aún fue el impedirle ser el “Rey de Reyes” en el mismo escenario, mediante una argucia jurídica, que fue introducida a última hora, cuando los directivos del Festival, modificaron los Estatutos e introdujeron “un articulito”, mediante el cual “quienes tuviesen más de 50 años, no podrían concursar”, lo cual fue dirigido o tenía nombre propio: Alfredo Gutiérrez. A este Rey Sabanero y tres veces Rey Vallenato le fue impedido ser coronado como Rey de Reyes, pero para el sentir popular, Alfredo es “El Emperador”. El autor de dicho “Articulito” me confesó su jugada que dio al traste con dicha aspiración. La “democracia” colombiana ha operado así desde que Colombia existe como tal.

Resaltando los méritos de Alfredo Gutiérrez se queda uno corto, pero lo más importante de su presencia en el ámbito musical del Caribe, ha sido sin lugar a equívocos, que su inmenso talento ha sido puesto al servicio y sin egoísmos, a engrandecer con su creatividad y los aires sabaneros y los vallenatos, acompañando a excelentes vocalistas en trabajos muy bien logrados. Su amplia discografía supera más de 120 volúmenes, llevados por muchos rincones de Colombia y varios países del exterior como México, Alemania y América Latina.

Ganador de 3 “Congos de Oro” en el Carnaval de Barranquilla, 2 “Tréboles de Oro” y un “Califa de Oro” en México; 5 “Guaicaipuros de Oro” en Venezuela, y nominado en el 2007 en la Categoría Cumbia-Vallenato, por su trabajo: “El más grande entre los grandes”.

Así mismo ha sido objeto de múltiples homenajes, como el que le ofreció la gobernación de La Guajira, al declararlo “Hijo Ilustre” de esa Tierra, al igual que en el Festival Cuna de Acordeones en Villanueva (Guajira). Valledupar: ¿Y el tuyo cuándo será? Saca a relucir tu grandeza y reconoce en Alfredo Gutiérrez un soldado bravío, de sangre cesarense también, que con aportes musicales, te ha dado lustre más no tu a él.

Aníbal, Lisandro y Alfredo, lo que han hecho por las músicas de Acordeón, del Caribe colombiano, ha sido un gran legado, que por siempre perdurará.

 

Alejandro Gutiérrez de Piñeres y Grimaldi

Sobre el autor

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Reflector

Gestor cultural y comunicador, Alejandro Gutierrez De Piñeres y Grimaldi expone en su columna “Reflector” anécdotas y sentimientos valiosos acerca de la Cultura Vallenata y el mundo de hoy. Un espacio idóneo para la reflexión y la memoria.

1 Comentarios


Osvaldo Ruiz 10-02-2019 10:28 PM

Muy buen documento. Felicidades.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El poder de una corona

El poder de una corona

No es una corona cualquiera. Sentada en un cojín acolchado rojo, y encerrada en una vitrina de cristal que recuerda las grandes coro...

Las riñas de gallo, la otra cara del Festival

Las riñas de gallo, la otra cara del Festival

En los días del Festival vallenato, el coliseo gallístico se convierte en la capital de las apuestas. Criadores de gallos de todo el ...

La gira ‘’On fire’ del grupo mítico de rock Rolling Stones llega a Colombia

La gira ‘’On fire’ del grupo mítico de rock Rolling Stones llega a Colombia

¿Qué pasa con el tren de “The Rolling Stones” que nunca se detiene? ¿Cómo hace esa banda arrolladora para mantenerse en el más...

"Patrimonio Cultural" de Jorge Oñate: expectativa Vs Realidad

El cantante Jorge Oñate, pionero como cantante -no acordeonero- con la agrupación de Los Hermanos López a finales de la década de...

Frases del folclor vallenato que pasaron a la historia

Frases del folclor vallenato que pasaron a la historia

La música vallenata está cargada de humor y expresiones que ilustran la creatividad de un género y la filosofía de un cantante. En...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

¿Qué es el neoliberalismo?

Julio A. Franco Orozco | Pensamiento

Síguenos

facebook twitter youtube