Música y folclor

El Rey Alejo y el Niño Omar

Álvaro Agustín Calderón Calderón

14/02/2019 - 06:10

 

El Rey Alejo y el Niño Omar
Los acordeoneros Alejo Durán y Omar Geles

Desde una angosta tarima, erigida con tablas y listones en madera de algarrobillo sin cepillar, cubierta por frescos vientos que sobrevolaron el Guatapurí para llegar a la cita musical, se ve a lo lejos aquella figura humana menuda, vestida con pantalones cortos y escasa de edad.

Era un asistente a escondidas y en fuga del cuidado de sus padres, él lo logró y está ahora en la noche de coronación del primer rey vallenato. El Rey aclamado por el pueblo y a quien los dioses vallenatos, sin olimpo todavía, se dignó recuperar del anonimato marcado como gran juglería. Gilberto Alejandro sabe que hubo un testigo, esa nocturnal ocasión, entre la multitud: es el pequeño Omar en aparición de ¨diablito¨ aprendiendo de mi arte y proyectando convertir su pequeña arma tridente en acordeón.

“Pienso hoy que, aunque me ocupaba divirtiendo al gran público de la Plaza puede sentir que este niño se encontraba en el extraño peligro de ser tomado por la fiebre incurable del vallenato. Y entonces, pensé. Confiemos su salvación a la digitación, a la oscilación de un fuelle y a la firmeza de pitos por sus dedos infantes, visionemos que aquel instrumento --inventado como piano para marinos hace una jurga de años-- es el mismo que al pasar los años, y cuando esté en sus manos le arranque notas como aquellas creadas por mí para convertirme en rey. Sí, mías, del de siempre humilde Alejo Durán...”.

Te abro el paso, entra ahora tú a la fábula, Omar, di en ella tus acontecidos tiempos coronados por satisfacciones y cantando tus propias composiciones, transpirando pueblo en tus actuaciones, contagiando de alegría al Dios que te lleva triunfador por los rincones de una nación insólita. Tu don de gente es tu gran aliado y hará entregarte a la dimensión temporal madura de felices recuerdos enganchados por un prolífico cancionero de éxitos“.

“Si Omar toca así siempre y no desentona, son bastantes las vainas sabrosas que le van a pasá”, medita Alejo aspirando un pielroja y esperando que su Fidelina le acerque una taza de café, está en audición solemne debajo de la gran sombra que proyecta el palo de mango sembrado en el patio de su casa en Planeta Rica, elegido como templo rupestre, desde donde sigue fiel las transmisiones en los ochenteros años del festival en el ya lejano abrìl vallenato.

Algo ocurre. Brioso, salta de la hamaca en bullosa alegría. En el radio transistor colgado de una rama en su árbol protector anuncian que es el turno para que suba a tarima el Diablito Omar Geles. ¡Jue Carajo, ahora si fue vaina!

 

Álvaro Agustín Calderón Calderón

1 Comentarios


Alvaro Calderón 14-02-2019 08:57 AM

Gracias a Panorama Cultural.com.co ,acoger esta nota en su ya territorio ganado de difusiòn hace extender al pais de lectores de gran gusto literario donde llega estas letras mias inspiradas cuando Alejo asistiò a la Casa de la Cultura Cecilia Caballero de L en Valledupar y detuvo su recorrido por los sitios donde se daban las eliminatorias del Festival de la Leyenda Vallenata ahì soltò su sonrisa de aprobaciòn para Omar Geles-niño en momento poseìdo y delirante musicalizando un son de la autorìa del Negro Grande hoy centuriòn de sus calendas .Por la mente de ambos debiò conectarse el cordòn de la simpatìa cuando se ven identifiacados como actores de un arte que ganaba entonces dimensiòn y expresiòn folcloòrica universalizable en sus pròximas dècadas .Los dos, Alejo y Omar contrastando sus color de piel con el rojo dominante en el Honner evocaban aquel contraste usual pictòrico iconogràfico del Mañoco y su Trinche convertido por Germàn Piedraita en personaje mural ya borrado y esfumada aquella figura del averno con acordeòn al pecho por los mìticos caminos La Guajira de Francisco The Man .

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Jorge Celedón: sin fronteras y con otro grammy

Jorge Celedón: sin fronteras y con otro grammy

Hace tiempo que el artista Jorge Celedón desconoce los límites impuestos por las fronteras. Con su primer premio Grammy Latino -rec...

Rafael Medina Rodríguez: el hombre que sabía de todos los instrumentos musicales y de todos los sones

Rafael Medina Rodríguez: el hombre que sabía de todos los instrumentos musicales y de todos los sones

Por las huellas que dejó en la música colombiana el profesor Rafael Arturo Medina Rodríguez, instructor de piano, compositor, arregl...

La Canción inédita vallenata, ¿decadencia o víctima de las garras del jurado?

La Canción inédita vallenata, ¿decadencia o víctima de las garras del jurado?

La fase de preselección del concurso de la canción inédita, que la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata llama en su Cap...

‘La Joven’ resplandece en una gira que suena a Libertad

‘La Joven’ resplandece en una gira que suena a Libertad

  Una verdadera experiencia de talla mundial podrá disfrutar el público de la costa Caribe de Colombia con la presentación de la...

Poética de Carlos Vives en el Canto vallenato

Poética de Carlos Vives en el Canto vallenato

  En las tardes, cuando el sol se abraza con el mar, contempla desde la playa de su nativa Santa Marta el tropezar incesante del ag...

Lo más leído

La fiesta de Halloween y su significado

Redacción | Ocio y sociedad

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Coco Chanel: modista y espía

Juan Carlos Boveri | Moda

Tras los pasos del maestro Manuel Zapata Olivella

Andrés Elías Flórez Brum | Literatura

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

Orlando Molina Estrada | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados