Música y folclor

El Rey Alejo y el Niño Omar

Álvaro Agustín Calderón Calderón

14/02/2019 - 06:10

 

El Rey Alejo y el Niño Omar
Los acordeoneros Alejo Durán y Omar Geles

Desde una angosta tarima, erigida con tablas y listones en madera de algarrobillo sin cepillar, cubierta por frescos vientos que sobrevolaron el Guatapurí para llegar a la cita musical, se ve a lo lejos aquella figura humana menuda, vestida con pantalones cortos y escasa de edad.

Era un asistente a escondidas y en fuga del cuidado de sus padres, él lo logró y está ahora en la noche de coronación del primer rey vallenato. El Rey aclamado por el pueblo y a quien los dioses vallenatos, sin olimpo todavía, se dignó recuperar del anonimato marcado como gran juglería. Gilberto Alejandro sabe que hubo un testigo, esa nocturnal ocasión, entre la multitud: es el pequeño Omar en aparición de ¨diablito¨ aprendiendo de mi arte y proyectando convertir su pequeña arma tridente en acordeón.

“Pienso hoy que, aunque me ocupaba divirtiendo al gran público de la Plaza puede sentir que este niño se encontraba en el extraño peligro de ser tomado por la fiebre incurable del vallenato. Y entonces, pensé. Confiemos su salvación a la digitación, a la oscilación de un fuelle y a la firmeza de pitos por sus dedos infantes, visionemos que aquel instrumento --inventado como piano para marinos hace una jurga de años-- es el mismo que al pasar los años, y cuando esté en sus manos le arranque notas como aquellas creadas por mí para convertirme en rey. Sí, mías, del de siempre humilde Alejo Durán...”.

Te abro el paso, entra ahora tú a la fábula, Omar, di en ella tus acontecidos tiempos coronados por satisfacciones y cantando tus propias composiciones, transpirando pueblo en tus actuaciones, contagiando de alegría al Dios que te lleva triunfador por los rincones de una nación insólita. Tu don de gente es tu gran aliado y hará entregarte a la dimensión temporal madura de felices recuerdos enganchados por un prolífico cancionero de éxitos“.

“Si Omar toca así siempre y no desentona, son bastantes las vainas sabrosas que le van a pasá”, medita Alejo aspirando un pielroja y esperando que su Fidelina le acerque una taza de café, está en audición solemne debajo de la gran sombra que proyecta el palo de mango sembrado en el patio de su casa en Planeta Rica, elegido como templo rupestre, desde donde sigue fiel las transmisiones en los ochenteros años del festival en el ya lejano abrìl vallenato.

Algo ocurre. Brioso, salta de la hamaca en bullosa alegría. En el radio transistor colgado de una rama en su árbol protector anuncian que es el turno para que suba a tarima el Diablito Omar Geles. ¡Jue Carajo, ahora si fue vaina!

 

Álvaro Agustín Calderón Calderón

1 Comentarios


Alvaro Calderón 14-02-2019 08:57 AM

Gracias a Panorama Cultural.com.co ,acoger esta nota en su ya territorio ganado de difusiòn hace extender al pais de lectores de gran gusto literario donde llega estas letras mias inspiradas cuando Alejo asistiò a la Casa de la Cultura Cecilia Caballero de L en Valledupar y detuvo su recorrido por los sitios donde se daban las eliminatorias del Festival de la Leyenda Vallenata ahì soltò su sonrisa de aprobaciòn para Omar Geles-niño en momento poseìdo y delirante musicalizando un son de la autorìa del Negro Grande hoy centuriòn de sus calendas .Por la mente de ambos debiò conectarse el cordòn de la simpatìa cuando se ven identifiacados como actores de un arte que ganaba entonces dimensiòn y expresiòn folcloòrica universalizable en sus pròximas dècadas .Los dos, Alejo y Omar contrastando sus color de piel con el rojo dominante en el Honner evocaban aquel contraste usual pictòrico iconogràfico del Mañoco y su Trinche convertido por Germàn Piedraita en personaje mural ya borrado y esfumada aquella figura del averno con acordeòn al pecho por los mìticos caminos La Guajira de Francisco The Man .

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Gran gala prevista en honor a los técnicos del acordeón vallenato

La Gran gala prevista en honor a los técnicos del acordeón vallenato

Cuando sólo pensábamos en Villo Granados, Hildemaro Bolaños, Jorge Rojas, Javier García, Urso Rodríguez y unos pocos más, entre e...

La hamaca grande, una exposición donde caben todos los cultores del Vallenato tradicional

La hamaca grande, una exposición donde caben todos los cultores del Vallenato tradicional

  Luego de una exitosa exhibición en la Biblioteca Nacional de Colombia durante el año 2018, ‘La hamaca grande’, la exposición...

Gustavo Osorio, el atleta incansable del folclor vallenato

Gustavo Osorio, el atleta incansable del folclor vallenato

Entre las carreras de atletismo y lo que hace el Rey Vallenato Gustavo Osorio, hay pocas diferencias. Trotar en un pista en contra del ...

Un Festival Vallenato difícil de igualar

Un Festival Vallenato difícil de igualar

  El balance del reciente Festival de la Leyenda Vallenata no podía ser más positivo en materia de resultados. El año pasado por...

El Trío de Oro - los Hijos de Sergio Moya, salvaguardando los Vallenatos de siempre

El Trío de Oro - los Hijos de Sergio Moya, salvaguardando los Vallenatos de siempre

“Es una experiencia que te lleva a dimensionar el arte en su literal expresión”, dijo hace poco alguien que los vio en acción y...

Lo más leído

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube