Música y folclor

Lorenzo Morales, juglar de burro y acordeón

Juan Rincón Vanegas

28/08/2012 - 13:24

 

Lorenzo Morales / Foto: El HeraldoMoralito, como fue conocido, se pasó parte de su vida montado en un burro y acompañado de su acordeón, ese instrumento que acompañaba su voz para dar a conocer sus mensajes, especialmente dirigidos a las mujeres a las que nunca dejó de elogiarlas porque muy bien lo dijo: “Las mujeres son la vitamina de la vida”.

A pesar de su larga vida (falleció a los 97 años), nunca dejó de exaltar las hazañas musicales, una de ellas al lado de su compadre Emiliano Zuleta Baquero, quien lo inmortalizó con la canción ‘La gota fría’, que es el vallenato más conocido en el mundo.

Precisamente el maestro Lorenzo Morales hizo alusión a este clásico diciendo: “Al que le van a dar le guardan y mi compadre Emiliano se quiso salir con las suyas, pero al final yo salí ganancioso, aunque con el bolsillo pelao. Nunca peleamos, fuimos excelentes amigos y compañeros de parranda. Si analizan bien la canción ‘La gota fría’, parece que fuera de mi autoría y hasta muchos todavía me preguntan eso porque en todo el trayecto de la letra aparece es 'Moralito' como el inspirador. En fin, ésas son jocosidades de las canciones y en este caso soy solamente el protagonista, porque de ella no obtuve ni un peso porque mi compadre Emiliano no es que fuera tacaño, sino olvidadizo”.

En sus últimos días, Moralito se la pasaba sentado en una silla de ruedas desde donde contaba sin cansarse la historia de su vida que adornaba con una leve sonrisa, además solía expresar: “Ya estoy como los carros viejos, que no quieren echar ni pa’ lante, ni pa’ tras, y también se me está acabando la gasolina”.

Con esta clara aseveración enseguida pidió a sus familiares que al despedirse de la vida no lloraran, ni se vistieran de luto y que eso sí, escucharan sus canciones, tocaran palmas y bebieran mucho ron. Su señora Ana Romero, sus hijos, nietos y bisnietos no le cumplieron en su totalidad su voluntad.

De todas maneras eran las instrucciones de un juglar, cuya principal plataforma de lanzamiento fueron las largas parrandas donde surgieron la mayoría de sus canciones y los encuentros con eternos amigos. Moralito fue un parrandero de burro, acordeón, abarca, mujer y ron.

 

Moralito en frases

Un repaso por el pensamiento de Lorenzo Miguel Morales Herrera, El gigante de Guacoche, es el siguiente:

1. Yo soy Lorenzo Morales, al derecho y al revé. Yo soy quien deja la huella, antes de poner el pie.

2. Mi vida ha trascurrido con calma, con amor, mucha fe y con una larga lista de hijos, donde se hizo realidad aquello de que soy el que dejaba la huella, antes de poner el pie. Tuve mis buenos tiempos de apogeo. Nunca perdí la rutina y siempre me destaqué en el campo del amor. Un acordeonero, cantante y compositor era rey en esa época, y la mayoría de mis canciones las hacía para premiar a las mujeres, esas mujeres que son lo más lindo que Dios creó.

3. El amor es como el combustible que se mete en el pecho y quema hasta el alma. Es una fuerza que no tiene contención hasta que logra llegar al cauce del corazón. Nadie muere por amor, y solamente sucede en las canciones y en las telenovelas.

4. Las mujeres son la esencia de la tierra y el alimento para el amor. El mundo sin mujeres hubiera sido un desastre. Claro, que todo tiene su tiempo, porque al día se le acaban sus horas, sus minutos y sus segundos, a los ríos les pasa la creciente y los momentos de ayer quedan dibujados en el álbum del recuerdo, y hasta las canciones están escondidas en los pliegues de mi acordeón.

5. Nunca olvido esos viejos tiempos. Había abundancia de alimentos, pero ya la cuchara está alta y no hay toldo pa’ tanta gente. Todo ha cambiado, de tal manera que el respeto y la prudencia pasaron a segundo plano, y la violencia toca a todas las puertas.

6. La creación del Festival Vallenato, con la amiga que nunca olvidamos ‘La Cacica’ Consuelo Araújo, el doctor Alfonso López y el maestro Escalona, fue vital para que todos fuéramos conocidos y alcanzáramos los honores que hemos recibido. Mis compañeros compositores, acordeoneros, cajeros, guacharaqueros y demás músicos, han sido la base fundamental para llegar a conseguir muchos premios, como ahora los Grammy, que en nuestra época consistían en aplausos, rones, comidas, mujeres y poca moneda, sí, poca platica.

7. La canción Carmen Bracho fue un episodio bonito que me dio la oportunidad de cantarle al ser más bello sobre la tierra: la mujer, pero la verdad es que mi eterno romance es con la música vallenata. Ese fue mi alimento, que unido a mi acordeón fueron mis eternas compañeras. Esos recorridos en burro y las parrandas inolvidables por pueblos conocidos y desconocidos fue algo que me marcó. Las historias de los pueblos fueron la base de mi inspiración.

8. Dejar de tocar no me aflige porque ya dejé muchas canciones que son mi carta de presentación, incluso hay bastantes inéditas y esto me hace feliz. Mi nombre y mi obra son universales. He sido un abanderado de la música vallenata, y era en el tiempo en que las canciones no valían nada, ahora valen millones y casi no dicen nada. Comprendo que son otros tiempos y hay que aceptarlo.

 

La despedida

Acórdate Moralito de aquel día

que estuviste en Urumita,

y no quisiste hacer parada

te fuiste de mañanita…

Tal como se lo profetizó Emiliano Zuleta en su célebre canción ‘La gota fría’, el viejo Lorenzo Miguel Morales Herrera, se fue la mañanita del 26 de agosto de 2011, dejando una carga de historias, de canciones y de hijos que hoy exaltan al hombre que tuvo la virtud de dejar la huella antes de poner el pie.

Se despidió el juglar y el amigo, y todo porque la vida es un perfume al viento, siempre se nos va, pero queda el recuerdo de los cantos de Moralito, parecidos a la mujer que se le envía una flor y cada pétalo va adornado con un beso. O cuando se recorre el abecedario de la A hasta la Z y se pinta en versos toda su belleza.

Juan Rincón Vanegas

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Venezuela, cautivada nuevamente por la música vallenata

Venezuela, cautivada nuevamente por la música vallenata

En su periplo por América Latina, los Niños vallenatos de la Escuela Rafael Escalona no han dejado un solo instante de maravillar a l...

Del festival nacional a la patrimonialización de la Cumbia

Del festival nacional a la patrimonialización de la Cumbia

Acaba de terminar el pasado 14 de Agosto la versión 32 del Festival Nacional de La Cumbia, José Benito Barros Palomino, entre muest...

Chabuco y Luis, coprotagonistas de una fiesta en ‘La Tierra de Dios’

Chabuco y Luis, coprotagonistas de una fiesta en ‘La Tierra de Dios’

Cuando llegan estos días, desde bien temprano se encuentran grupos de músicos tocando jazz en las esquinas, en las plazas, los parq...

Payola: pagar para pegar en la radio

Payola: pagar para pegar en la radio

  Según el Estudio Continuo de Audiencias Radiales (Ecar) de 2017, Tropicana, Olímpica Estéreo y Radio Uno son algunas de las emis...

La reina infantil del acordeón se presentó ante el Presidente

La reina infantil del acordeón se presentó ante el Presidente

Aprovechando la visita del presidente Juan Manuel Santos al Colegio La Salle de Montería, donde asistió a un nuevo acuerdo para la Pr...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados