Música y folclor

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo

Simón Martínez Ubárnez

25/04/2019 - 06:05

 

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo
Alejandro Durán en plena competencia en la tarima durante el priimer festival vallenato. A su lado se encuentran las reinas cesarenses Leonor Palmera y Fabiola Pimienta

 

En 1968 el recién posesionado gobernador del naciente departamento del Cesar, Alfonso López Michelsen, le propuso a la dirigente regional Consuelo Araújo Noguera, conocida popularmente como ‘La Cacica’, que en el programa de las festividades religiosas de la Virgen del Rosario se incluyera la música de acordeón. La idea fue secundada y apoyada por Miriam Pupo de Lacouture, el compositor Rafael Escalona y el escritor Gabriel García Márquez. Este último entabló una gran amistad con ambos, puesto que desde esos tiempos él recorría la provincia como vendedor de enciclopedias y también trenzaba parrandas memorables en La Paz, Manaure, San Diego y El Plan, apoyadas por parranderos profesionales como Toño Salas, Poncho Cotes Queruz, Andrés Becerra, Emiliano Zuleta y Bertrand Orozco.

Con base en esta idea y con pocas expectativas de trascender en el tiempo, se dio paso a la realización de la fiesta de acordeones relacionada con la celebración de las fiestas del milagro. Mucho escepticismo fue lo primero que se percibió en los círculos sociales de Valledupar cuando se enteraron de la sugerencia de López Michelsen a ‘La Cacica’, cuyas dudas se basaban en la dificultad de realizar un evento de trascendencia que contara con la música hasta ahora marginal y de poca acogida en los estratos altos. Inclusive, los estatutos de un club de la alta sociedad de la región prohibían ejecutar la música de acordeón en sus salones y algunos hasta llegaron a hacer bromas sobre la constancia que tuvo Consuelo Araujo, quien finalmente asumió el reto de hacer realidad el primer festival en 1968.

Las primeras actividades de este Festival se ejecutaron en una tarima improvisada colocada en la hoy emblemática Plaza Alfonso López. Allí se realizó el primer concurso de acordeoneros profesionales y semiprofesionales en la ciudad de los Reyes del Valle de Upar (Valledupar), conocida desde entonces como la capital mundial del vallenato. 

Sobre la creación del Festival, dijo tiempo después Rafael Escalona: “A partir de entonces, nosotros, en esa tierra en donde estábamos inmersos solo en las fiestas de la cristiandad y los carnavales, comenzamos a convocar con el acordeón y la conducción dinámica de ‘La Cacica’ al mundo entero hacia Valledupar”.

Este proyecto con el tiempo superó la convocatoria de una fiesta religiosa y, como ha sucedido en otras regiones, la fiesta secular tomó el puesto de honor y logró convertir el Festival de la Leyenda Vallenata en uno de los referentes de la nación colombiana. 

Para realizar la primera versión, los preparativos fueron bien detallados. Su diseño, organización y realización empezó por convocar a los intérpretes más representativos escogidos con base en sus grabaciones musicales o por su reconocimiento social como como juglares o animadores de fiestas y parrandas. La convocatoria desarrolló todo un esfuerzo comunicativo en medio de las dificultades técnicas de hace 50 años. Esto con el fin de confirmar y facilitar la logística que garantizara la asistencia de los convocados en un momento en el cual la ciudad no tenía una buena capacidad hotelera. 

En estas primeras jornadas resultó decisiva la presentación de Alejo Durán en 1968, Primer Rey Vallenato, acompañado en el podio de ese año por Ovidio Granados y Luis Enrique Martínez, segundo y tercero respectivamente; jornadas memorables que sin imaginarlo partieron en dos la historia del folclor vallenato. 

En esta primera ocasión fue descalificado Emiliano Zuleta Baquero, uno de los concursantes favoritos en el Festival. Cabe recordar que él se creyó ganador y apoyado por sus seguidores se fue a celebrar anticipadamente mientras que era llamado para una segunda presentación, y al no presentarse fue reprobado lo que dio origen a una de las primeras grandes polémicas de este Festival. 

 

Simón Martínez Ubárnez

Profesor. Licenciado en Filosofía, Magíster en Filosofía y Letras 

Acerca de esta publicación: El artículo titulado “ Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo ”, de Simón Martínez Ubárnez, es un extracto del artículo histórico “ El Festival de la Leyenda Vallenata ” del mismo autor, publicado con anterioridad en la revista Credencial.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

A Candelaria, la partera del barrio “Yuca Asá” de San Jacinto, fue a quien José Cerveleón Rodríguez, mi padre, le entregó la r...

Una exaltación a la buena gestión en Sayco

Una exaltación a la buena gestión en Sayco

El gerente General de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, Sayco, César Augusto Ahumada Avendaño, fue homenajeado por l...

Lento de prisa, una canción necesaria

Lento de prisa, una canción necesaria

De lo necesario la Real Academia de la Lengua Española dice “que es menester indispensablemente o hace falta para un fin”. Se de...

Sergio Moya Molina: un contrabandista de amor

Sergio Moya Molina: un contrabandista de amor

El sentimiento se vuelve canción cuando uno ama la vida, cuando disfruta del instante, cuando se esfuerza en reflejar lo que siente co...

“Y esto va para Consuelo Araujonoguera, con todo cariño y afecto”

“Y esto va para Consuelo Araujonoguera, con todo cariño y afecto”

Corría el año 1978 cuando Jorge Oñate y el Rey Vallenato Raúl ‘El Chiche’ Martínez, grabaron en Bogotá para la CBS el trabajo...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados