Música y folclor

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla

26/04/2019 - 06:35

 

La parranda y el parrandero en la música vallenata
Parranda vallenata organizada durante el concurso de parranda del Festival Vallenato / Foto: FFLV

La forma en que un pueblo celebra puede considerarse no sólo parte de su comportamiento, sino también de sus valores y las relaciones que establecen entre sí. La parranda expresa una sociedad, su cultura, sus códigos morales, sus gustos y todo aquello que marca diferencias de clase. Además, da cuenta de lo que sucede cuando se exalta el ánimo, los actos de habla que se llevan a cabo en un ambiente de cofradía.

El contexto aporta datos contextuales, no verbales que significan en la comunicación, como afirma Payne: “La oralidad conserva y acentúa las propiedades mágicas o rituales del lenguaje, al tiempo que mantiene un sentido de identidad común” (Payne, 512).

En el ambiente de parranda se crean vínculos de identidad entre los parranderos, veamos algunas canciones que tienen como motivo la parranda.

EL MALHERIDO (De Leandro Díaz)

Voy a cantá en este merengue

El era la alegría del Valle;

Ya no se escucha por la calle

Su canto alegre y bullanguero,

Ya su alegría se está muriendo

Y ese es un caso lamentable.

Él es un hombre conocido

En estas tierras vallenatas.

Yo no comprendo qué le pasa,

Si es que está muerto o está vivo;

No le ha quedado ni una de tantas

Enamoradas que he tenido.

 

Ahora se encuentra en una choza

Rodeada de árboles sombríos;

Su corazón lleno de frío,

Sin un clavel, sin una rosa,

Sin una hembra cariñosa

Que lo acompañe en su bohío.

Esta es la canción de un hombre trabajador, divertido, parrandero y alegre al que no le va muy bien con las mujeres. Sin recato alguno cuenta que muchas novias ha tenido, dejando ver la promiscuidad inherente a la parranda, a la vida del hombre parrandero pero solitario. Según los códigos sociales, él debe estar feliz, pero hay un tono de desolación, de búsqueda de consuelo en sus amigos. Se entiende la soledad como pago por haber sido parrandero y mujeriego. Hay una defensa de ciertas normas y una lección moralista, de una u otra forma el que siga esa vida desordenada nada le va a quedar, en sus palabras: “Sin una hembra cariñosa/Que lo acompañé en su bohío”, expresa los valores católicos tradicionales con respecto al matrimonio y tener un hogar.

Una intención opuesta podemos encontrar en el paseo de Enrique Díaz, “La caja negra”.

LA CAJA NEGRA (Enrique Díaz)

El hombre que trabaja y bebe

Déjenlo gozar la vida,

Porque eso es lo que se lleva

Si tarde eso es lo que se lleva

Después de la caja negra,

Compadre,

Creo que más nada se lleve.

 

Todo el que tenga sus bienes

Que se los goce bastante

Y de lo más importante

Es que goce con mujeres,

Que tarde o temprano muere

Y sus bienes

No sabe que se los hacen.

Viven pendiente en la parte

yernos, cuñados y hermanos,

y al que ya es pobre finado

ni una bóveda le hacen,

y el que trabajó bastante

se lleva

la tristeza y el guayabo.

Hay una clara visión y disposición de gozar la vida, de salvaguardar tiempo para el disfrute, una decisión para darse gustos, un intento por no racionalizar las emociones agradables. Hay un tono sincero y desparpajado que es coherente con la forma de ser del hombre caribeño extrovertido que canta un himno a la parranda. Se celebra la parranda y se celebra la vida, se igualan ambas y el goce que producen debe vivirse mientras se esté vivo, mientras se esté emparrandado. La vida es una parranda y cuando acaba sólo queda: la tristeza y el guayabo. Como lo explica Figueroa:

Uno de los elementos característicos de la parranda es la piquería, encuentro y desafío entre verseadores; la canción insigne de la piquería es “La gota fría” de Emiliano Zuleta.

LA GOTA FRÍA (de Emiliano Zuleta)

Qué criterio, qué criterio va a tené

Un negro yumeca como Lorenzo Morales,

¡ay! qué criterio va a tené,

si nació en los cardonales.

Yo en mi nota soy extenso

Y a mi nadie me corrige,

Para tocar con Lorenzo

Mañana sábado, día e´ la Virgen.

 

¡Ayy!... me lleva él o me lo llevo yo

pa´que se acabe la vaina,

pero Morales a mi no me lleva,

porque no me da la gana.

El tono desafiante, altanero y de reclamo caracteriza esta canción. Morales, el contendor es menospreciado, se le llama de modo peyorativo “indio”. Se le insulta y se juega al desprestigio entre machos; no es suficiente ganar en el reto entre acordeoneros, se debe ganar también en la pelea verbal. Entre más macho, mejor toca el acordeón y mejor versea, por lo tanto merece mayor respeto y reconocimiento. El prestigio que brinda el ser músico vallenato permite una reafirmación de género y de identidad vallenata.

Otro de los cantos de piquería más famosos es “El pilón”, con él se abren las parrandas.

EL PILÓN (Anónimo)

¿A quién se le canta aquí,

a quién se le dan las gracias:

a los que vienen de afuera

o a los dueños de la casa?

 

Si queréi queré, querém

o de no, no me quérai;

después no te pangái brava,

cuando con otra me viái

 

De tantas hijas que tengo,

Mariahelena es la mejor;

le puse a rayá una yuca

y me rompió hasta el rayador

En la canción se evidencia el uso de la variedad lingüística vallenata, es una muestra transparente de oralidad, un buen ejemplo son las palabras queréi, querái, viái, conjugadas en segunda persona del singular agregando la terminación “ai”. La canción invita a empezar la fiesta: ¿a quién se le canta aquí?

En las siguientes estrofas apelando al sentido del humor masculino de la región cargado de doble sentido y temas sexuales, se habla del amor y su visión hacia las mujeres, con quienes establece una relación de poder, sean su pareja o sus hijas, es claro que el hombre es quien manda en la relación.

 

María Emilia Aponte Mantilla

Maestría en Literatura

Acerca de esta publicación: El artículo titulado “ La parranda y el parrandero en la música vallenata ”, de María Emilia Aponte Mantilla, corresponde a un capítulo de la investigación académica titulada "La historia del vallenato: discursos hegemónicos y disidentes ” de la misma autora.

1 Comentarios


Yarime Lobo Baute 27-04-2019 09:37 AM

Que chévere amiga!! Me encantó

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La parranda vallenata, un manual de iniciación para profanos

La parranda vallenata, un manual de iniciación para profanos

Que no se trata de un estudio sesudo y académico sobre la música vallenata, advierte el autor. “¡Líbrelo Dios de eso!” Que mu...

Abren inscripciones del 25 Festival Tierra de Compositores de Patillal

Abren inscripciones del 25 Festival Tierra de Compositores de Patillal

El 25 Festival Tierra de Compositores de Patillal –que se realizará del 23 al 25 de diciembre– anunció esta semana la apertura de...

Elver Díaz augura el mejor de los festivales

Elver Díaz augura el mejor de los festivales

Llegó sonriente a la cita, vestido de manera inesperadamente sosegada, y arropado de una familia que no deja de crecer pese a la recie...

El romanticismo en la canción vallenata

El romanticismo en la canción vallenata

Las primeras andanzas de Gustavo Gutiérrez Cabello por el cancionero vallenato en los años de 1960 tienen como referencias las compos...

Poética de Carlos Vives en el Canto vallenato

Poética de Carlos Vives en el Canto vallenato

  En las tardes, cuando el sol se abraza con el mar, contempla desde la playa de su nativa Santa Marta el tropezar incesante del ag...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube