Música y folclor

La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa

Alejandro Álvarez Martínez

03/06/2019 - 06:05

 

La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa
Joe Arroyo, autor de La Rebelión / Foto: Callejón Latino

Muchas de las letras salseras, quizás la mayoría, abordan tópicos referidos al amor, al gozo de la música y el baile, etc. Sin embargo, existen letras de contenido crítico sobre la sociedad, la política, etc. Es evidente que la mayoría de las canciones de un género popular como la Salsa no gozan de un rigor histórico en el nivel de lo que plasman sus letras. No obstante, resulta interesante la posibilidad de realizar una reconstrucción general del pasado del afrodescendiente a través de una historia, más que oral, de corte musical. En este sentido, la situación del afrodescendiente es rescatada.

Esclavitud, segregación y racismo son ingredientes fundamentales que acompañan la historia de los afrodescendientes en el Caribe. Como es bien sabido, después del descubrimiento, conquista y colonización de América se impulsó la explotación de las riquezas americanas. En el Caribe, el sistema de plantación esclavista explotó a los famosos monarcas agrícolas como el azúcar, el algodón, el tabaco, el café y el banano, entre otros. En este sentido, y complementando la explotación del indígena americano, se importó masivamente al negro africano para desempeñar los trabajos más duros y productivos en la era colonial.

Algunas letras salseras destacan la importancia y la conciencia de la raíz y herencia africana. La migración forzosa de mano de obra del continente africano al americano se tradujo, como se ha comentado, en el sistema de la esclavitud, fundamental en la producción económica de la época. En la canción “Babaíla”, el cantante Pete “El Conde” Rodríguez relata la suerte de un niño africano que fue arrancado de su tierra original, fue objeto del comercio negrero, perdió su dignidad y fue obligado a trabajar en una hacienda. La letra dice:

“Babaíla fue vendido en mercado de esclavos

Lo separaron de sus padres

en una hacienda muy lejana…

Al destino de aquel niño africano

en el área antillana…

Lo separaron de su padre,

lo separaron de su madre

En una hacienda muy lejana el criado fue

con grillete en el pie, con grillete en el pie.

Parte de su orgullo perdió por el precio pagado.

Nunca busca por su mente de algún día ser liberado.”

Como podemos observar, en las letras salseras de conciencia crítica se recupera la memoria de la migración forzada del esclavo africano. Otra historia, contada en la canción “El negro yaí”, relata el desarraigo violento de un negro de tierras africanas y cómo, a pesar de su cautiverio, trae consigo entre otras pertenencias, su fe religiosa y su herencia musical. La letra dice:

“Estaba el negro Yaí buscando una inspiración pa’ su santo…

Lo tomaron por sorpresa

cortando F ores del monte pa’ su Orisha…

El blanco esclavizador lo metió en un barracón

Atado de pies y manos, sentado en el buen bongó

Amarrado con sus congas con su tristeza viajó

El blanco lo maltrataba sin ninguna compasión…”

De igual manera, en la canción “Queja africana”, la orquesta de Israel López Cachao, cuenta la historia de un esclavo que trae del África su fe religiosa (simbolizada en los caracoles) y su herencia musical. En cuanto a la raíz religiosa es importante marcar el proceso de sincretismo cultural que implicó la imposición de la religión católica y la mistura con las creencias divinas africanas. La letra señala:

Cuando del África llegué yo traje mis caracoles

Me trajeron lo’ españoles en un barco Carabela

Regalaron a mi hijito pa’ que luego fuera esclavo

y el amo se enriqueciera…

El amo no quiere que toque el tambor,

mi tambor pa Yemaya, pa Obatalá…”

A partir de su migración forzosa, el esclavo africano fue el motor principal de la economía en las haciendas caribeñas. Como es conocido, el terrible sistema de plantación esclavista reducía a los africanos a la condición de “bestias de carga”. Por ello, la marca del hierro en la piel de los esclavos señalaba la propiedad de éstos al amo en turno. Sobre este hecho, la letra de “Carimbo”, que cantó Ismael Rivera expresa:

Pobre negro Carimbo.

El negro Carimbo marcado fue

con un hierro candente, si señor

allá en los tiempos de la esclavitud

el negro Carimbo marcado fue.

Cuando su cuerpo lacerado fue

Carimbo gritaba así:

el blanco que hiere sin piedad

no tiene sentimiento ni valor

la ira de mi dios les caerá

y más nunca tendrá la salvación”.

La dura faena en el día se vio acompañada de múltiples maltratos físicos. La imagen del látigo, simbolizó la opresión del colonizador europeo sobre otros seres humanos a los que ideológicamente consideró “inferiores”. La situación cruda y del trabajo rudo en la plantación se menciona en “Los negros de la Central”, de la Orquesta La Masacre. La letra dice:

Los negritos de la central azucarera

trabajan de sol a sol como si animales fueran

Machete en mano abriendo camino

al son de los latigazos

Se alimentan de dolor, de angustias y malos tratos”.

Otra canción (popularizada por su ritmo contagioso) como “Rebelión” de Joe Arroyo (conocida también como “No le pegue a la negra”) retrata de igual manera el pasado del oprobioso sistema esclavista con el dominio del tirano y el infortunio del africano. La letra comenta:

En los años mil seiscientos

cuando el tirano mandó

las calles de Cartagena

aquella historia vivió.

Cuando aquí llegaban esos negreros,

africanos en cadenas besaban mi tierra

Esclavitud perpetua

El duro sistema de trabajo y de maltrato en la plantación dio como resultado el famoso fenómeno del “cimarronaje”, el cual se reF ere a la huida de los esclavos de la plantación en calidad de fugitivos. Muchos de ellos se internaron en las montañas y crearon comunidades rebeldes que alimentaron la resistencia a la plantación esclavista y a la dominación colonial. Con relación a este fenómeno, es muy interesante el contenido de la letra de “Cimarrón”, de Rubén Blades, uno de los cantautores de mayor conciencia crítica en el movimiento salsero. La letra dice:

Caminante apura el paso cuando cruces con tus mulas por el caminito real

No te olvides que Baíano, junto con Antón Mandinga

por el monte alzaos están

El negro le dijo ¡basta! al yugo español

y en el monte sonó el grito rebelde del cimarrón

Caminante apura el paso por ese camino real

que Antón Mandinga y Baíano ya no son esclavos más.

En la letra de la canción “Molambo”, interpretada por Elder Y Larry, también se recupera la memoria histórica musical del pasado esclavista y del fenómeno del cimarronaje. En la letra se habla del esclavo Molambo y de la esclava Anahí, quienes deciden huir del sistema de esclavitud, convirtiéndose en cimarrones. La letra comenta:

Pobrecito de Molambo que de un país muy lejano

fue por los blancos traído pa’ ser vendido de esclavo

Sudado en tierras extrañas con el rostro muy cansado

se recuerda de su madre, de su padre y sus hermanos

Pobrecito de Molambo y de la esclava Anahí

Perseguidos y amarrados huyeron encadenados

tratando de conseguir su felicidad negada”.

Con la abolición de la esclavitud se terminó formalmente la cosificación del africano como propiedad del esclavócrata. Sin embargo, como es sabido, la abolición no terminó con el fenómeno de la segregación y el racismo. De hecho, algunas tesis afirman que la abolición fue producto de la maximización de la ganancia y no de un hecho filantrópico. La manutención del esclavo que era responsabilidad del “amo”, pasó con el proceso de liberación, a la autosuficiencia del afrodescendiente bajo el régimen asalariado. En otras palabras, el desarrollo del capitalismo promovió el régimen asalariado, y por consiguiente, la abolición de la esclavitud de los afrocaribeños.

En la letra de la canción “La abolición” se menciona cómo este proceso no desembocó en el F n de las diferencias socioeconómicas, de la discriminación y del racismo. La canción interpretada por Pete “El Conde” Rodríguez narra:

Con una gran esperanza hace tiempo que llegó la abolición,

pero todavía el negro camina buscando la meta que no se

avecina

Si la abolición llegó el negro no la gozó (coro)

Hay negro en el cañaveral

Machete que macheteó.

¡Ay! tantas promesas que ofrecieron

y nada se resolvió…

¡Vamos a acabar con la discriminación!

Hace falta una Revolución”. 

 

Alejandro Álvarez Martínez

Acerca de esta publicación: El artículo publicado bajo el título “ La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa ”, de Alejandro Álvarez Martínez, corresponde a un extracto del ensayo académico “ Representaciones del afrodescendiente a partir de las canciones de Salsa ” del mismo autor.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Náfer Durán puso a deambular su corazón envuelto en tono menor

Náfer Durán puso a deambular su corazón envuelto en tono menor

  A sus 85 años, el corazón de Náfer Santiago Durán Díaz no le ha dado permiso para pensionar su acordeón porque cuando se lo...

Ovación para la Filarmónica Joven de Colombia en su primera presentación en Valledupar

Ovación para la Filarmónica Joven de Colombia en su primera presentación en Valledupar

  Majestuosa; así puede describirse la actuación de la Filarmónica Joven de Colombia en Valledupar. Tres obras musicales fueron ...

Serios aspirantes a la corona

Serios aspirantes a la corona

Año tras año, el Festival Vallenato trae consigo su desfile animado y colorido de acordeoneros. Desde la categoría infantil hasta la...

¿De dónde vienen las canciones?

¿De dónde vienen las canciones?

  Se cumple un siglo desde la creación de una escuela de acompañamiento de la guitarra por parte de un grupo de pioneros y sólid...

Los vídeos de música vallenata más populares del 2013

Los vídeos de música vallenata más populares del 2013

La música tiene un espacio privilegiado en nuestro canal de Youtube. Y como es de anticipar, la música vallenata es la que domina ent...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube