Música y folclor

Poncho Cotes Jr, una fuerza viva del folclor vallenato

Redacción

04/09/2012 - 11:40

 

Poncho Cotes Jr. La franqueza y la espontaneidad son dos elementos que lo caracterizan. En su asiento aterciopelado, Poncho Cotes Junior escucha la lectura de su biografía con atención antes de aclarar ciertos puntos relevantes de esta tertulia.

“¡Yo le huyo a este tipo de eventos por cuestiones de temperamento! –manifiesta Poncho después de un leve carraspeo–. Siempre trato de evitar este tipo de encuentros. Y bueno, debo felicitar a la Biblioteca por tenerme aquí…”

Desde el inicio del conversatorio dirigido por Luz Elena Sierra, el compositor expone su lado más sincero. Los encuentros públicos le incomodan por esa tendencia a decir las cosas como son.

Poncho se define como una persona extrovertida y sin pelos en la lengua. “Yo tengo que hablar así –expresa–. Si me pongo a refinarme, la cago. Yo soy original. Soy muy frentero y, por eso, pierdo muchos contactos con la gente”.

El ganador de 4 concursos de Rey de Cunas y de un concurso de canción inédita en Valledupar, empezó a cantar a los quince años y, debido a una huelga que afectó seriamente la región, tuvo que irse con su padre a Bogotá en el año 1971.

Allí, en 1973, empezó a componer un tema famoso: La Parranda y la mujer, que le valió un reconocimiento a nivel nacional. “Fue la primera canción que me grabaron Emilianito Zuleta y Jorge Oñate en el año 75”, comenta Poncho.

De esta manera empezó su camino por el azaroso mundo de la música y, poco a poco, lanzándose en composiciones tan pasionales como impulsivas, fue constituyendo un catálogo de más de cien canciones grabadas.

Estudió contaduría, pero la música se esbozó como una clara vocación. En los momentos libres, no perdía la ocasión de hilvanar unos versos que le salían de manera natural fijándose en un detalle tan pequeño como genial.

Una de sus anécdotas tiene que ver con su tema “Yo soy tu negro”. Poncho lo compuso estando en casa de su tía. “Me puse a escribir una canción, me paré para preparar un sándwich y me dio por gritar: ¡Yo soy tu negro! –expresa el compositor–. Entonces, en cinco minutos me salió la canción”.

Así es Poncho Cotes de sorpresivo. Fijándose en un leve detalle y aprovechando un instante de inspiración, es capaz de armar una canción con alma y ritmo. El verbo y la composición fluyen por sus venas y, además, no teme exponer el orgullo que siente con cada nueva creación. “¡Fue una composición genial!”, expresa con una leve sonrisa.

Cuando le preguntan si es posible vivir del oficio de compositor, Poncho se muestra tajante. “Ni hoy ni antes se puede vivir de este oficio –responde con soberbia–. Hay unos cuantos que ganan mucha plata con esto, pero el resto nada”.

Según él, el panorama no ayuda. La piratería masiva de los discos y la emergencia de Internet han supuesto el fin de un negocio renqueante y siempre provechoso para los productores discográficos. “Los discos se lo roban un mes antes de que salga el cd por la piratería”, expresa.

Ante el recuerdo de su obra y la mirada curiosa del público, Poncho no se arrepiente de nada de lo que ha compuesto. Todo le ha servido para consolidar esa trayectoria flamante y hacerse un espacio entre los grandes.

Antes de despedirse, el compositor hace gala de su talento musical, se coloca de pie delante del público y silba un aire de Vallenato. El sonido mana de su boca con un tono inesperado, como si dos instrumentos sonaran a la vez y, en ese momento, el público se queda atónito.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El 48 Festival Vallenato se exhibe en Barranquilla y Cartagena

El 48 Festival Vallenato se exhibe en Barranquilla y Cartagena

La promoción del 48 Festival de la Leyenda Vallenata ha llegado a su nivel más intenso y, con menos de 3 semanas a la vista, la fie...

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Ese día se levantó temprano y no desayunó. Se fue a casa de Wilber –su hermano- y pasó toda la mañana en ayuno, orando y dando...

Alejo Durán siempre llevó el corazón y parte de su alegría en su pedazo de acordeón

Alejo Durán siempre llevó el corazón y parte de su alegría en su pedazo de acordeón

El hombre que era magdalense de nacimiento, cesarense por decreto y cordobés de corazón, regaló el mayor ejemplo de honradez la noch...

El vallenato entró por Mompox

El vallenato entró por Mompox

  El primer pueblo que conocí con visión cosmopolita, y lo suficiente, como para que ejerciera notables influencias positivas a mis...

Pablito Flórez Camargo: la encarnación del porro sinuano

Pablito Flórez Camargo: la encarnación del porro sinuano

Hablar de “Su Majestad el Porro” es evocar a uno de los mejores ritmos que ha dado el continente americano, porque así como la Cum...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados