Música y folclor

Al rescate de la verdadera Parranda vallenata

Jorge Nain Ruiz

19/07/2019 - 05:55

 

Al rescate de la verdadera Parranda vallenata
Concurso de parranda en el Festival Vallenato / Foto: PanoramaCultural.com.co

El reciente fin de semana recibí una afortunada llamada desde Valledupar, en la línea estaba nada menos que el mismísimo Crispín Eduardo Rodríguez Pinedo, un costeño de pura cepa, hombre de radio y gran compositor vallenato a quien Diomedes Díaz le grabó su más insigne canción: “Bajo el palmar”, y quien, disfrutando ya de sus mejores años, dirige y conduce los domingos bien temprano un programa radial en la emblemática emisora La Voz del Cañaguate.

Esa llamada fue para hacerme una de las entrevistas que yo he brindado con más satisfacción y emoción en toda mi vida, porque se trataba nada menos que de un tema que me apasiona y en el que me siento en mi salsa: La Parranda vallenata.

El maestro Crispín, junto con varios líderes del Cesar y La Guajira vienen trabajando hace algún tiempo en un proyecto que consiste en rescatar y promover la institución conocida como Parranda Vallenata, la cual se ha venido desdibujando y perdiendo su esencia con los embates de la modernidad, y quiso el domingo anterior que le contara en su programa como era la verdadera parranda vallenata para mí, y las peripecias que me había inventado para hacerlas en Bogotá, como si estuviera en el Caribe.

La parranda es para mí el más importante ritual que tiene el folclor vallenato, y es triste que permitamos que a cualquier reunión para tomar licor o escuchar música se le denomine ‘parranda vallenata’. Nuestra verdadera parranda tiene una connotación sublime en la cual el arte representado en las canciones, en el canto y en la interpretación de los tres instrumentos típicos del vallenato adquiere su mayor relevancia.

Hoy se le llama parranda a cualquier jolgorio, y lo que es peor, a nuestros hijos y nietos se les llena la boca diciendo: “estuve en una parranda vallenata”; cuando a lo que asistieron fue una simple fiesta. Claro que los licores y comidas en todas sus modalidades hacen parte de los ingredientes de las verdaderas parrandas vallenatas, pero no son sus piezas fundamentales, por eso yo me atrevo a afirmar sin ambages que puede haber parranda sin trago y sin sancocho, aunque se les tenga que llamar ‘parrandas incompletas’.

Por eso celebro y saludo ese movimiento, que me dicen también encabeza Joaco Guillén y al que Crispín me ha invitado a pertenecer, para que rescatemos y les mostremos a las nuevas generaciones cómo es que se hace una verdadera Parranda Vallenata.

Colofón: Para los verdaderos costeños no puede haber parranda vallenata que no sea en un patio con frondosos palos de mango, donde no se baile y abunde el licor y el sancocho. Yo me las ingenié para hacer verdaderas parrandas vallenatas en Bogotá con Luis Enrique Martínez, los hermanos López, Náfer Durán, Enrique Díaz, Leandro Díaz y su hijo Ivo, Adolfo Pacheco, Gustavo Gutiérrez, Beto Rada y Vicente ‘Chente’ Munive, entre otros. Algunos interioranos como Guillermo Santos y Heberth Artunduaga, y costeños rancios como Ciro Quiroz y Aldo Cadena me acolitaban esa manera de mantener viva la principal llama de mi idiosincrasia. Ahora, en los albores de mi adultez, quieren que regrese al Valle para formarlas allá.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


Abigaíl Msrtínez.. 19-07-2019 04:00 PM

...esas parrandas ya no tendrân el mismo sabor y alegrias de las originales porque cada quien estarà con la cabeza metida en el celular...!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

“No soy el Rey Vallenato mudo, canto y bien afinado”: Miguel López

“No soy el Rey Vallenato mudo, canto y bien afinado”: Miguel López

  En la sala de su casa y en medio de la tranquilidad del municipio de La Paz, apareció sonriendo con su amabilidad y sencillez ca...

La Dinastía López y su inminente homenaje en el 48 Festival Vallenato

La Dinastía López y su inminente homenaje en el 48 Festival Vallenato

Tras el anuncio del adelanto de las convocatorias a concursos del Festival Vallenato para este año 2015, la cercanía del mayor even...

¿De dónde  vienen las canciones? (5)

¿De dónde vienen las canciones? (5)

  La creatividad la precede el esfuerzo por sacar adelante un proceso como en el campo musical. El origen de un género musical ha ...

Josué labra sus sueños a punta de golpes de caja

Josué labra sus sueños a punta de golpes de caja

Como el personaje bíblico del mismo nombre, el niño Josué David Carmona Orozco espera conquistar en corto tiempo la tierra prometi...

El Cesar ya tiene su portafolio de músicas destacadas

El Cesar ya tiene su portafolio de músicas destacadas

Tras una deliberación de los tres jurados encargados de escoger a las 10 agrupaciones musicales destacadas del departamento del Cesa...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube