Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza

12/02/2020 - 04:30

 

El regalito
Gustavo Gutiérrez Cabello / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Carta cargada de sentimientos, preñada de esperanza y con plena confianza en la atención de cualquier solicitud por difícil que pareciera. Era una ilusión realista nacida en la certeza del esfuerzo creador que un buen padre aplica por su(s) hijo(s). De noche como de día, temprano o bien de tardecita, la dedicación abunda cuando el amor permanece.

Gustavo Gutiérrez lo cantó:

Le voy a escribí a mi padre

que me mande un regalito

él que es hombre parrandero

Sabe lo que necesito…

Ni siquiera la adultez aleja el lazo indisidoluble, con nudo de puerco o no, entre padre e hijo, que umbilica la unidad emocional y sustituye el miedo de no lograr lo que se quiere. Tiene una fuerza huracánica que todo lo posibilita, desde la chiricana más antigua hasta el sueño de vida más complejo.

“Sinceramente le mando

de regalo esta canción

usted me da una guitarra

y de ñapa un acordeón…

Para el padre amoroso no existe diferencia entre pedirle un carrito o una guitarra, y de ñapa un acordeón. Dride, destaca que su papá le lleva salchipapa y le enncima un desgranado. Para unos el dar tiene mucho que ver con el respeto, la integridad y el amor en pleno. Es asunto de las ‘entrañas’, algo que viene de lo más hondo y al materializarlo transmite la fuerza inmanente del sentir, sin dobleces ni titubeos,

“También le pido que cuide bien de mi madre

Y que la colme de cariño enternecido

También le dice que me mande cualquier cosa,

Y usted recibe un abrazo de su hijo…

Con recomendación manifiesta:

“Querido padre aquí le canto

cuide a mi madre la quiero tanto

deme el regalo que me ha ofrecido

acordeón nuevo yo le he pedido..”

Lo uno o lo otro

Sabido es que Juan Manuel Geles jamás pidió acordeón, pero su papá le compró uno con todo el convencimiento de que saldría adelante en su aprendizaje. No obstante, pese a la reconocida creatividad de mi compadre, la indiferencia pudo más que el deseo de complacer a su progenitor.

Cuando su hermano Omar se apropió del instrumento, respiró feliz, aliviadísimo, como quitándose el piano más grande de su hombro. El tiempo ha confirmado que su relieve corporal no se prestaba para incursionar como acordeonero, a cambio, fue gran compositor cuando se lo propuso, emprendedor y empresario exitoso, y, sobre todo, cultor incansable de la gratitud. El rey vallenato lo narra en su canción:

“…Y antes de irse, mi buen padre compró un acordeón

pa’ que mi hermano,

algún día aprendiera a interpretarla

pero ya saben, que mi hermanito nunca aprendió

y aprendí yo, y creció el Vallenato en mi alma

comencé a trasnochar desde niño

porque desde niño aprendí a trabajar

le tocaba parranda a mis amigos, algunos me pagaban con cariño

y otros me daban lo que me querían dar

comencé a ganarme unos centavitos

pero mi vieja no me dejaba llegar

y yo escondía plata en otro bolsillo

quería quedarme con unos centavitos

pero Mamá me sabía requisar

me daba rabia, me dejaba limpio

yo era muy niño y no podía pensar

que mi viejita todos esos pesitos

en la comida los iba a gastar

pa’ mi, pa’ ella y pa’ mis hermanitos, cuando Papá se quiso marchar…”.

La música vallenata, el entramado cultural que la afirma, se nutren en gran medida de casos parecidos, disímiles y en contraste muchas veces. El arte musical vallenato pende de historias dinásticas, de ejemplos que unen gestas de padres a hijos, prohibiciones que no se cumplieron y aceptaciones posteriores que derivaron en éxitos que se replican día y noche.

El festival Vallenato recoge la esencia, la casuística parrandera y contenidos vertidos por hombres y mujeres que engrandecen la gran región vallenata, planicie espiritual sembrada en surcos de inspiración y cariño.

El punto mayor

Alegra la vida el canto eterno que nace entre matorrales del alma, abriéndose paso por cañadas frustrantes sin reparar en pérdidas ni victorias, aflora como expresion propia para compartirse de manera global. Si Escalona atinó con “La casa en el aire” para su hermosa Ada Luz, otros compositores privilegiaron el arte en la labor personal y colectiva de sus hijos.

El queridísimo viejo Emiliano Zuleta los tuvo presente siempre, bien al describir sus males, una mañana que me levanté temprano, estando buenecito y sano salí a caminar mi rosa, al poco rato sentí que me dio una cosa, una novedad furiosa que me estaba terminando; yo salí con dos hijitos para arriba, y me dieron dos desmayos cuando iba…”. También en su referencia general: Tengo una pena que sufro tanto, tengo una pena que no me pasa, esté en la calle o esté en la casa, ‘toy con la pena de cada rato; pero la pena es porque estoy viejo, y me separo altual de mis hijos, porque es que son tan buenos conmigo, que a mí me duele morir por ellos….

Muchos años después, el pollo Dagoberto López, padre del gran Navin, anudó en su canto el amor por partida doble:Yo quiero a mis canciones como quiero a mis hijos, y aspiro a que to’el tiempo sean menores de edad, para tener sobre ellos la patria potestad, cantarlas como son y escucharlas yo mismo; unos dirán que egoismo, otros me dan la razón, pero si salen en discos, no las cantan como son…”.

La vida se supone larguísima desde la mirada infantil, a medida que cumplimos años cada vez faltan menos lustros para vivir, surgen las dolencias del alma y se eternizan los recuerdos. Es la vaguedad del curso irregular de los tiempos cuando el amor sube y baja como yo-yo. En quienes la danza del afecto marcha como guía resulta menos aflictiva la tarea de vivir.

Y parten los padres, los mayores, los amigos, y menores también.  En eso pienso para pedirle a Dios por hombres, como mi querido padre y don Pepe, ahora cuando su bellísima hija, mi amiga Ingri Maldonado Mestre, emprendió viaje a la eternidad. Se amontonan los recuerdos de esa época de muchachos, felices como la noche. Las lágrimas de doña Irma, de su esposo e hijos, de sus hermanos y amigos, son semillas de gratitud por su vida de plenitud y servicio. ¡Hermosa siempre!

 

Alberto Muñoz Peñaloza

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

4 Comentarios


Mario Torres 12-02-2020 09:29 AM

Crónica escrita con mucho sentimiento. De la misma cosecha : "Hay cosas bellas, que nunca se olvidan/que solo la muerte puede acabar/como la herencia que le puede dar/un padre a un hijo pa toda la vida. No es una herencia material/la que mi padre me dejó... Y si que les ha servido. Porque el dinero se acaba;pero esa, no...

Isaías 12-02-2020 12:12 PM

Excelente! Mejor que el Bocadillo!

Cecilia Alvarez 13-02-2020 08:06 PM

Excelente descripción del amor de un padre por sus hijos, gracias Alberto, apreciado amigo, retrotrajiste recuerdos de mi padre, ejemplar y amoroso, que aunque ya no esté su recuerdo indeleble permanece en nuestros corazones. Sin palabras sobre la rápida partida física de Ingri, gran amiga y compañera de estudios, descanse en paz y tu y yo la recordaremos con muchísimo afecto. Un abrazo.

MARÍA DOMINGA 15-02-2020 11:26 PM

el canto es una de las manifestaciones de alma, por han permitido transmitir a través de los tiempos los sentimientos , relatos, ,manifestantes, alegría, del compositor.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El último son de Ismael Rivera

El último son de Ismael Rivera

Fue la muerte de su compadre Rafael Cortijo, el día de su cumpleaños, la causa de un gran deterioro en el estado de ánimo de Ismael ...

“La tambora tiene una lucha con la música vallenata desde hace 50 años”: Diógenes Pino Ávila

“La tambora tiene una lucha con la música vallenata desde hace 50 años”: Diógenes Pino Ávila

  El foro ‘Tambora: universo mágico’ realizado en Valledupar fue el escenario propicio para expresar con fuerza el sentir de los...

Los Willys parranderos, en recuerdo a las parrandas tradicionales

Los Willys parranderos, en recuerdo a las parrandas tradicionales

Para este sábado 21 de abril a partir de las 3:00 de la tarde está prevista la cuarta versión de la caravana de Willys parranderos, ...

El insuperable Juancho Rois

El insuperable Juancho Rois

La noche del lunes 21 de noviembre de 1994 fue triste para el folclor vallenato al encontrar la muerte en accidente aéreo ocurrido e...

Leandro Díaz: ¿Canto o denuncia?

Leandro Díaz: ¿Canto o denuncia?

La dimensión pragmática del canto lírico de Leandro consiste, según Escamilla, en suministrar elementos que permitan a sus interloc...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube