Música y folclor

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro

25/09/2020 - 04:13

 

¿Qué es el Vallenato?
Intérprete del acordeón del folclor vallenato / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

El vallenato es, muy seguramente, la música popular colombiana sobre la que más se ha escrito y se ha hablado, desde grupos de WhatsApp hasta libros con una sólida reputación de verdad establecida, pasando por encuentros de investigadores y tertulias de borrachos en la madrugada, espacios en los cuales encontramos aportes de meros opinadores, melómanos, coleccionistas e incluso de miembros de la Academia, aunque estas disertaciones son realizadas en pocas ocasiones desde el ámbito musical, que debe ser el principal ámbito tenido en cuenta al abordarla.

Es una música en la cual, como en la mayoría de las músicas populares de Colombia y seguramente América Latina, se mantiene una permanente tensión entre la tradición y el comercio, lo auténtico y lo espurio, lo autóctono y lo advenedizo, llegando a configurarse un doble discurso, bastante generalizado, pues a la vez que se institucionaliza un evento que pretende preservar lo más puro y auténtico del folclor, como el Festival de la leyenda vallenata, sus eventos principales se centran en los grupos de más renombre comercial en la actualidad, incluidos algunos extranjeros.

A estas alturas todos creemos saber qué es y qué no es el vallenato, sin embargo, si se analizan con detenimiento las variadas definiciones que se tienen disponibles, se encuentra que muchas de ellas son ambiguas e incorrectas.

En este artículo se revisarán las diferentes definiciones acerca del vallenato, analizando sus implicaciones, en procura de mostrar no solo las ambigüedades sino las imprecisiones e incorrecciones que puedan tener, por lo que sería necesario reformularlas o, por lo menos, tener de presente, el grado de pertinencia que tienen.

Definiciones del Vallenato

Al buscar en Google la palabra vallenato, aparece la siguiente definición, de acuerdo a los diccionarios de la Universidad de Oxford: Composición musical latinoamericana, mezcla de merengue, son y otros ritmos de procedencia negra, blanca e indígena. Esta definición desterritorializa, en primera instancia, al vallenato, lo saca de su contexto de origen y lo sitúa en casi todo el continente, lo que, sumado a los ritmos que dice lo conforman, da cabida a que se puedan considerar como vallenato al montuno cubano o al pericorripiao dominicano, por solo nombrar dos de las músicas más conocidas de Latinoamérica y que son, también, mezcla de lo negro, blanco e indígena. Esta definición no es precisa ni correcta.

El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, lo define como: Música y canto originarios de la región caribeña de Colombia, normalmente con acompañamiento del acordeón. Esta definición tampoco es precisa, aunque si es un poco más correcta, al referirse a la región caribe como su territorio de origen y al acordeón como el instrumento líder de su formato instrumental; sin embargo, no tiene en cuenta que varias otras músicas y cantos del caribe colombiano se pueden definir de la misma manera: El pasebol, El jalaito y La guaracha, por ejemplo. Esta definición abarca a todas las músicas de acordeón del caribe colombiano, no sólo al vallenato.

Al buscar en la página web de la UNESCO se le encuentra definido así: es un género musical tradicional surgido de la fusión de expresiones culturales del norte de Colombia: canciones de los vaqueros del Magdalena Grande, cantos de los esclavos africanos y ritmos de danzas tradicionales de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Todas estas expresiones se han mezclado también con elementos de la poesía española y el uso de instrumentos musicales de origen europeo. Esta definición, tomada del Plan Especial de Salvaguardia de la música vallenata, avalado por el Ministerio de Cultura de Colombia, tampoco es exacta ni precisa, ya que a partir de la conjunción de diferentes aportes de las tres razas que mayormente influyeron en la formación de nuestra cultura, se pueden definir todos los géneros musicales no sólo del caribe colombiano, sino de todo el continente. Aunque por un lado propone como área geográfica de su gestación y desarrollo a todo el Magdalena grande, limita la influencia de los pueblos indígenas a sólo los de la Sierra Nevada, lo cual lleva a preguntarnos por la forma en la que determinaron que todos los demás pueblos de ese amplio territorio sólo fueron espectadores pasivos de esta música, cosa que es poco probable y creíble, sobre todo los de la zona de la depresión momposina, poseedores de una gran riqueza musical y dancística.

¿Qué es, entonces, el vallenato? (Se estarán preguntando todos)

La palabra “Vallenato”, como la palabra “Cumbia”, es polisémica, siendo estos los significados más comunes: un conjunto de ritmos musicales, una categoría de mercado en la industria cultural, un género literario y un gentilicio. A pesar de estas diferencias, tanto en Colombia como en otras partes de Latinoamérica se suele hablar de “Vallenato” como una entidad homogénea, sin reparar o tomar conciencia de los diferentes usos y significados que el término tiene en diferentes momentos y contextos.

La singularidad de la música vallenata tradicional, paradójicamente, no la cifran en sus elementos musicales, sino por sus letras, por su contenido literario de estilo narrativo, por medio del cual se expresan las vivencias cotidianas, los registros históricos y los sentimientos de un pueblo, según se registra en el PES.

Respecto a esto se debe decir que las canciones vallenatas no son predominantemente narrativas sino lírico/descriptivas. El hecho de que se usen figuras literarias y se relaten historias no convierte al vallenato en un género literario, como dice Juan Gossain, ni lo convierte en eminentemente narrativo el hecho de que Gabo dijera que Cien años de soledad es un vallenato de 350 páginas o que sus novelas y esta música están tejidas con la misma hebra. Las canciones vallenatas son un subgénero de la canción popular, que a su vez deriva de la poesía lírica, que si es un género literario.

Como gentilicio, particularmente por parte del investigador y compositor Tomás Darío Gutiérrez, el término vallenato se usa de manera inadecuada, diciendo que los habitantes de lo que él llama “País vallenato” o “Valle del Cacique Upar” son vallenatos, cosa que no es cierta, ya que no existe un poblador de este extenso territorio, salvo los Valduparenses, que se consideren Vallenatos, caso contrario a lo que sucede con el gentilicio Sabanero, que se convierte en una especie de meta-gentilicio o gentilicio regional, por lo cual es posible escuchar nombrar a uno u otro individuo como: Sabanero de Corozal o Sabanero de Sahagún, llegando a incluirse bajo este apelativo a personas de zonas geográficas tan diversas como Los Montes de María, la Mojana o la propia Sabana y el bajo Sinú. El término Vallenato no genera nexos de identidad entre los habitantes del antiguo Magdalena grande, más allá de Valledupar, como si lo genera el término Sabanero entre gran parte de los habitantes del viejo Bolívar grande.

Es necesario detenerse en El Valle del Cacique Upar, que es una entidad construida a partir de la mezcla de conceptos políticos, geográficos y culturales, buscando la unicidad de un territorio que es, en esencia, plural, abarcando en ocasiones desde el cauce bajo del río Ranchería y, en ocasiones, desde la alta Guajira hasta la desembocadura del río Cesar en el Magdalena, pasando por todas las tierras que este baña en su tránsito entre la Sierra Nevada y la serranía de Perijá, incluyendo, también, a veces a todas las tierras ubicadas en la margen oriental del río Magdalena, por lo que esta entidad no tiene unas fronteras claramente definidas, tanto, que el profesor Abel Medina Sierra asegura que en  el libro Cultura vallenata: origen, teoría y pruebas, hay cinco o seis delimitaciones diferentes para ese valle, haciéndose bastante difícil de aplicar así el concepto.

Geográficamente este territorio abarca el valle de varios ríos, no sólo el del Cesar, entre los cuales se cuentan el Magdalena, el Ranchería y el Ariguaní, además del Badillo, el Guatapurí y el Tocaimo, entre otros tributarios de aquellos, por lo cual no es correcto llamar a todo ese extenso territorio como Valle de Upar.

De acuerdo a lo establecido por el doctor en Geografía Ángel Massiris, en su artículo: Proceso de territorialización de la música vallenata,  el río Cesar era llamado Upar a mediados del siglo XIX, y fue llamado Xiriri tres siglos antes, referenciando cerca de su desembocadura la población de Thamara, hoy conocida como Tamalameque y que sería la capital de la Provincia de Pocabuy, perteneciente a la Gran nación Chimila, que no estaba bajo el dominio del cacique Upar, como sugiere Tomás Darío en su delimitación del valle y los dominios del cacique que le da nombre. Este valle es, o fue, mucho más pequeño de lo que se dice que es.

El territorio de gestación del vallenato, considerando esto, queda referido con mayor exactitud al antiguo Magdalena grande, los actuales departamentos de Cesar, Guajira y Magdalena, donde hubo diferentes polos de desarrollo que propiciaron el desarrollo de esta y otras músicas del Caribe colombiano, que se mantienen en permanente diálogo e intercambio.

Como categoría de mercado de la industria cultural musical se extiende a todas las músicas de acordeón del caribe colombiano, las cuales, a partir de Consuelo Araujo, son vistas, ideológicamente, como derivadas de la música vallenata y es por esto que se habla de las tres escuelas: vallenata-vallenata, vallenata-bajera y vallenata-sabanera, sin comprender que todas estas músicas, aunque compartan una conformación instrumental básica e incluso unos orígenes similares, conservan sus diferencias que no las hacen derivarse a las unas de las otras, ni convierten al vallenato en el tronco genésico de las otras. Todas estas músicas permanecen influyéndose y enriqueciéndose, trascendiendo los regionalismos mezquinos que pretenden desconocer la realidad histórica, amañándola en ocasiones. Que el término vallenato se haya extendido a todas las músicas de acordeón del caribe colombiano no sólo obedece al discurso de identidad con alcance nacionalista y pretensiones universales que se ha forjado a su alrededor, sino a que es una marca comercial poderosa, la estrella de la industria cultural colombiana, bajo la cual es más fácil vender muchos productos que, en realidad, no lo son. 

Como género o subgénero, se conoce como vallenato a algunos ritmos o aires específicos y bien delimitados musicalmente de la música de acordeón del caribe colombiano, a saber: Son, Paseo, Puya y Merengue, los cuales fueron instituidos y canonizados como los auténticos de esta escuela, estilo o tendencia, a partir de la creación y consolidación del Festival de la Leyenda Vallenata, a pesar de que el término es aplicado, indistintamente, por gran parte de los actores de la industria musical para referirse a otros ritmos, apareciendo como un término abarcador que une bajo esta marca a prácticamente todas las músicas de acordeón del caribe colombiano.

Se debe tener presente en este punto la gran carga de elementos mitificadores que se han empleado en la construcción histórica de un sentimiento regional, como el de la fusión triétnica presente en la génesis establecida para todas las músicas del caribe colombiano, entre otras del país y la región, por lo cual se busca, de manera poco creíble e indemostrable hasta el momento, emparentar la música vallenata con las músicas de acordeón interpretadas en las cumbiambas de registradas por viajeros en Ciénaga y Riohacha en el siglo XIX o por Rangel Pava en Guamal, a principios del siglo XX.

No es posible saber qué música se interpretaba, realmente, en las cumbiambas presenciadas en el siglo XIX y, hasta el momento, no se han reinterpretado las partituras aportadas por Rangel en su libro “Aires Guamalenses”, para establecer si los ritmos homónimos a los canonizados en el festival son, también, música vallenata o corresponden a otros ritmos, propios de las músicas de gaitas y flautas de millo, que aún se interpretan en la zona. Es importante tener en cuenta, también, que con estos mismos nombres   se denominan ritmos en las músicas de otras regiones y países del Gran caribe, que no son exclusivos de la música vallenata.

Gutiérrez Hinojosa asegura que la música vallenata proviene de una tradición antiquísima y que el acordeón sólo vino a remplazar las gaitas interpretadas por los indígenas, pero no existe evidencia de que en la música de gaitas y menos entre los pueblos de la Sierra Nevada se compusieran piezas que se puedan considerar vallenatas, tal como conocemos a esta música desde que empezó a grabarse. Si se va a generalizar llamando como tal a cualquier música interpretada en el territorio de gestación del vallenato es otro asunto, pero poco riguroso y más bien acomodaticio.

El vallenato desde la musicología

En el ámbito musical la definición más pertinente que he encontrado acerca del vallenato, la ofrece el profesor Roger Bermúdez en su libro Dimensiones y pautas analíticas de las músicas populares: el vallenato como referente, donde dice que el vallenato, desde la musicología, fundamentada en la discografía y los festivales, es una categoría, discurso, escuela o lenguaje dentro del universo de la música de acordeón en el Caribe colombiano, generado para acompañar los cantos campesinos y posteriormente populares, normado primordialmente por el estilo del músico Luis Enrique Martínez Argote y desarrollado por varios intérpretes, estilos, formatos instrumentales y periodos, aclarando que esta definición no pretende ubicarlo como el alfa de este género musical en tanto que hubo un periodo de gestación marcado por la inconcreción de un lenguaje complementario indiferenciado al canto.

Esta definición que puede parecernos obvia, pero no lo es tanto, en la medida en que antes de esta publicación no se había realizado una definición tan clara y precisa de esta música y, lo más importante, es que en ella se da primacía al ámbito musical, sin dejar de lado lo literario de los cantos, que es lo que generalmente se resalta. El vallenato es un subgénero musical cantado, hallándose en sus letras una gran riqueza, particularmente lírica, que lo destaca entre las otras músicas de acordeón del país y probablemente del mundo; sin embargo, este aspecto no debe ni puede desligarse del aspecto musical sin caer en la posibilidad de destruir la unidad litero-musical que constituye a las canciones. Otras músicas de acordeón son primordialmente instrumentales y en las cuales el canto ocupa un lugar destacado, de encuentran estilos compositivos y de interpretación diferentes a los predominantes en el vallenato y que no son, necesariamente, mejores ni peores, muy cercanos en ocasiones al estilo empleado en las puyas y sones vallenatos, los aires más antiguos de esta música. Vale la pena recordar, también, que los más altos grados de lirismo y de secuencias narrativas y descriptivas están presentes en los Paseos, el aire mayormente grabado de la música vallenata y en un bastante menor grado en el merengue, por tanto, no se puede hablar de una gran riqueza literaria en las canciones vallenatas en general sino en el Paseo en particular.

Este libro del profesor Bermúdez es un rompeaguas en la vallenatología que espero sea dimensionado adecuadamente, tanto en la academia como en el inconsciente colectivo popular, permitiendo que se puedan reevaluar muchas ideas incorrectas acerca de esta bella, apasionante y tan comentada música.

Conclusiones

De acuerdo con todo lo expuesto, como conjunto de ritmos musicales el vallenato se limita a los aires festivaleros: Paseo, Son, Merengue y Puya.

Como categoría de mercado en la industria cultural, se debe tener presente que abarca a todas las músicas interpretadas con acordeón en la actualidad, incluyendo las fusiones con música urbana, tan repudiadas por los puristas. Esto no es correcto, pero es lo que ha hecho carrera en la industria musical. A algunos temas de antaño también se les nombra como vallenatos sin serlo en estricto, como Los sabanales o Mi compadre se cayó, lo que indica que el fenómeno no es reciente, como tampoco lo es que los grandes intérpretes de música vallenata incluyeran en su discografía temas que no son ni se nombran equivocadamente como vallenato, tales como: La cumbia Cienaguera por Luis Enrique Martínez, Chacunchá por El Binomio de Oro o La chamita por Jorge Oñate.

El vallenato no es un género literario ni todas las canciones vallenatas de la época dorada son poemas y no se deben excusar o justificar estas afirmaciones con la intención de resaltar y valorar lo propio. La mejor forma de hacer esto es dimensionar las cosas en su justa medida y no caer en arrebatos subjetivistas mitificadores.

Como gentilicio el término vallenato sólo es aplicable a los Valduparenses. Los límites del Valle del cacique Upar no son los atribuidos por Gutiérrez Hinojosa y el origen y desarrollo de la música de acordeón y la vallenata en particular trasciende sus límites, por mucho.

Es de suma importancia, por lo menos en el ámbito académico y en los escenarios de investigación seria, tener en cuenta los diferentes significados que tiene el término vallenato, para evitar caer en ambigüedades e incorrecciones y tener de presente, en lo posible a definiciones dadas desde la musicología, como la aportada por el profesor Bermúdez Villamizar que, como todo concepto es susceptible de ser reevaluado, pero hasta el momento es el más pertinente y adecuado.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

21 Comentarios


Emel Nieto 03-10-2020 04:02 PM

Excelente artículo, tiene buenos argumentos literarios y un magnífico enfocado real sobre el vallenato, felicidades, sigue adelante.

Miller Hernandez 27-11-2020 02:05 PM

La música que hoy conocemos como vallenato debería tener otro nombre, tal vez música acordeonera o no se, lo que sí estoy seguro es que no es correcto que se llame vallenata pues no es del valle de Upar, como lo dice el autor y otros escritos en el Magdalena grande se hizo fuerte. Esta música rica en sus letras y melodía en su mayor expresión hace que las personas amantes de este género sigan escuchando las letras de esos juglares, aunque para este tiempo todo a cambiado igual la forma en que se distribuye su publicación. Ahora la industria del comercio hace lo necesario para que lo que escuchábamos anteriormente con luis Enrique Martínez y otros compositores, no se escuche más, porque sencillamente eso no vende discos. Algunos pensarán que es buena la evolución, la innovación, estoy de acuerdo, pero, lo que están haciendo algunos artistas de la nueva ola no lo veo bien.

Ana Milena Castro 28-11-2020 04:46 PM

Estoy de acuerdo en que dar un concepto sobre vallenato es un tanto complejo, teniendo en cuenta que cada quien le dará un significado subjetivo al mismo. En cierta ocasión estuve observando un video del desaparecido Pacho Rada, en el cual manifestaba que el vallenato ni siquiera se llamaba así, si no, que la llamaban música de acordeón. Del mismo modo, hacía énfasis en que Luis Enrique Martínez tampoco era el protagonista de todo lo que se le adjuntaba. a mi opinión personal, las narrativas orales de estos juglares deberían tener relevancia en lo conceptual, es ahí en donde como estudiantes y profesionales en éste perfil, debemos apuntar hacia otras perspectivas y poder debatir sobre otros conceptos al respecto. sin embargo, y por el momento, hay una ruta en la cual se debe hablar y conceptualizar no solo sobre vallenato si no en otras líneas de investigación y conocimiento, y esa ruta como bien lo manifiesta el profesor Roger Bermúdez, es el Método científico, y para ello, al momento de dar un concepto sobre qué es vallenato, solo es posible a través de tres categorías que son: desde lo discografía, los festivalero y lo territorial. Otro debate que hay al respecto de la música vallenata, es sobre si es música folclórica o música popular, y en el transcurso de nuestra formación como licenciados en música con énfasis en vallenatologia, hemos escuchado los argumentos de uno y otro docente, se podría decir que cada uno de ellos argumenta su concepto desde su perspectiva, sin embargo, soy muy racional a la hora de formar mi propio concepto al respecto; y es que no solo en lo vallenato, es en todo lo objetivo y subjetivo que nos rodea, todo tiene una génesis, y así mismo irá teniendo una evolución, porque nada es estático, todo cuanto existe está en constante movimiento, así mismo es el vallenato, tiene un origen, y a través del tiempo se ha ido transformando, y eso se observa a través de lo instrumental, de su estética musical, de lo comercial etcétera. Por tal motivo, me atrevo a dar mi concepto y es que el vallenato tiene tanto lo folclórico como lo popular. Creo que falta un gran camino por recorrer en cuanto tener la certeza del génesis de este bello genero musical, y creo que personas tan apasionadas y profesionales como el profesor Roger Bermúdez, nos despiertan esa misma pasión valga la redundancia, en indagar sobre el mismo.

Ana Milena Castro 28-11-2020 06:40 PM

Dar un concepto sobre vallenato es algo un poco complejo, teniendo en cuenta las motivaciones que cada investigador tenga respecto al mismo. En este artículo, el autor es muy conciso a la hora de debatir y dar por falso alguna de esas concepciones, no obstante, tiene sus argumentos para dar su punto de vista, es decir, no habla por hablar. Hace algunos meses en una tertulia, escuchaba un video en you tube, en donde el protagonista era el desaparecido Pacho Rada, un juglar muy reconocido de éste genero musical. En este video, el maestro pacho manifiesta que este género musical ni siquiera era conocido como “vallenato”, en su discurso él argumenta que se llamaba “música de acordeón. Del mismo modo, trata de desmentir todas las menciones y versiones que se le adjuntan al maestro Luis Enrique Martínez. Sería muy interesante tomar como punto de referencia las versiones orales sobre algunos juglares, para futuras investigaciones con respecto al genero musical vallenato. Ahora bien, quiero parafrasear al profesor Roger Bermúdez cuando manifiesta que para dar conceptos y demostrar teorías, solo existe una ruta, y es, a través del método científico. Por tal razón, para hablar sobre el género vallenato y sus acepciones, solo se puede hacer en base a tres categorías de análisis y son: a través de la discografía, lo festivalero y lo territorial. Otro tema de mucho debate que surge en lo vallenato, es si es muisca folclórica o música popular. En nuestro proceso de formación profesional como licenciados en música con énfasis en vallenatologia, hemos escuchado a mas de un docente dar su concepto al respecto, pero a la hora de tomar mi propio concepto soy muy radical, y estoy de acuerdo que todo tiene una génesis, y de la misma forma, tendrá una transformación, ya que todo lo que nos rodea está en constante dinámica , así mismo es el vallenato, que a través del tiempo ha tenido varias transformaciones, eso no indica que se deje de lado de dónde viene, su origen, su esencia.

Joan Jair Torres Martinez 29-11-2020 05:47 PM

Este articulo debe ser tenido en cuenta al momento de entrar a estudiar al vallenato desde todos los espectros que esta musica abarca, puesto que planta un analisis el cual permite dejar precedentes sobre como se ha tomado y percibido al vallenato en su recorrido historico, y como de alguna forma u otra, las concepciones construidas siguen siendo ambiguas, replicandose como si fueran conceptos canonicos o exactos. Un excelente articulo, bien explicado y claramente abordado, con buenas fuentes investigadas.Jo

Jaime Andrés Tamayo Bermudez 29-11-2020 06:10 PM

esta mas que claro en la complejidad de la definición de la música vallenata en sus diferentes puntos de vista, pero me parece que lo lo complejiza aun mas el tema de que no se colocan de acuerdo en muchos aspectos que involucra a nuestra música de acordeón, como por ejemplos si otros géneros que han nacido del vallenato pertenecen al mismo, solo se remonta a decir que el vallenato es lo que se toca en los festivales. ahora bien donde quedan los otros géneros por ejemplo la nueva ola que para unos si es vallenato y para otros no, o si hablamos del pasebol. otra cosa que hay que colocarse de acuerdo es en cuanto al origen del vallenato , donde nació. Porque se podría definir el vallenato como: estilo musical nacido en el sur de la guajira-Colombia, que se categoriza por ser interpretado por acordeón, caja y guacharaca, y contiene unos subgéneros con diferentes métricas musicales, como compas partido, 6/8 y cuatro cuartos, estos subgéneros son: merengue , puya, son y paseo.

Samir Manjarrez Perez 29-11-2020 07:23 PM

Para mi es importante el articulo escrito por el señor Luis Carlos Lascarros, donde el habla de los orígenes de la música vallenata y también da algunas opiniones de muchos escritores que an escrito sobre el tema, donde en muchos puntos no esta de acuerdo. El libro que mas le llamo la atencion fue la del profesor Roger Bermudez (El vallenato desde la musicología). En este libro el profesor Roger Bermúdez habla de lo importante que fueron muchos interpretes de la música vallenata, pero que el mas importante de todo fue el maestro Luis Enriques Martinez, quien le dio esa forma virtuosa para ejecutar el acordeón de una forma mas festivalera. El articulo escrito por el señor Luis Carlos Lascarro y el libro del profesor Roger Bermudez me han dado la oportunidad de conocer mas de la música vallenata.

Yulieth Cuadrado Quintero 29-11-2020 11:03 PM

Estoy de acuerdo con que el docente Roger Bermúdez es quien ha dado una definición más acertada de lo que es el Vallenato, anteriormente había leído varías definiciones y no me había quedado claro hasta ahora; pienso que ya era hora de que alguien lo definiera desde la musicología, a pesar de que respetó la opinión que tienen los demás conocedores del Vallenato. Si bien es cierto que el Vallenato como todo tuvo su génesis y que desde entonces se puede decir que ha ido cambiando, pienso que quienes hacen música en la actualidad han ido perdiendo el rumbo al llamar Vallenato a algo que definitivamente no pasa de ser solo una fusión. Lo dicho anteriormente es sin desconocer que eso ha sucedido en varias ocasiones con otros artistas.

Anyel Angel Lubo Cantillo 30-11-2020 02:51 AM

Como lo dice el autor el vallenato tiene un significado polisémico, es decir, que tiene muchos significados o conceptos teniendo en cuenta del punto de vista en el que se este tratando y el contexto en el que se plantee. entonces, es evidente que la mayoría de incorrecciones he incluso desinformación de las personas al momento de las charlas sobre el vallenato. Ahora bien, es muy importante también saber que el vallenato comenzó a ser territorializado y se nos informa que la posible gestación del vallenato fue en el antiguo magdalena grande, los cuales dieron un crecimiento al vallenato desde su culturización y punto de vista. Podemos ver como culturalmente se ha catalogo a muchos géneros musicales como vallenato, solo por el hecho de que llevan los componentes musicales de utilizar un acordeón. Por todo esto se crearon tres escuelas que son vallenato-vallenato, vallenata-bajera y vallenata-sabanera. a toda la información que se ha dado sobre el inicio del vallenato y este mismo antes del acordeón, es un poco incierto y siempre hay dudas debido que la música tocada por los indígenas con gaitas en ese entonces, siendo analizadas, no dan una estructura como tal semejante al vallenato. entonces, analizando le vallenato desde un punto musicológico puede ser un lenguaje dentro del universo de la música de acordeón en el Caribe colombiano. para concluir quiero resaltar que este tipo de artículos me dan uno conocimientos diferentes sobre el vallenato y sus diferentes puntos de vista porque a pesar de que tengo conocimientos sobre esto, no es muy extenso pero nunca es tarde para aprender y hoy aprendí algo nuevo.

Osvaldo Figueroa 30-11-2020 07:57 AM

Este es un artículo muy interesante en el cual de denota la excelente calidad investigativa que tiene el autor. Pienso, que ya era pertinente la definición de la música vallenata desde el punto de la musicología realizada por el profesor Roger Bermúdez, ya que nos permite tener más claridad sobre ella. Sí bien es cierto que está música ha sido investigada y conceptualizado desde otras corrientes, también es cierto que la definición del profesor Bermúdez llega para dar luz desde el punto de vista musical.

EDWIN NAIN DIAZ MOLINA 30-11-2020 03:04 PM

El vallenato..... ¿Qué es el vallenato? ahí muchos puntos de vista de muchos autores, investigadores y musicólogos, la verdad este articulo encierra mucho los paradigmas o conceptualizaciones que a opinión propia dan muchos, tradicionalmente el vallenato es la musica de acordeon, esa que se acompaña con caja y guacharaca, por otra parte estoy de acuerdo en cuanto dice el profesor ROGER BERMUDEZ que" dar un concepto sobre qué es vallenato, solo es posible a través de tres categorías que son: desde la discografía, lo festivalero y lo territorial". cabe resaltar que en sus inicios el vallenato nació en el sur de la Guajira y de hay se propago al resto del pías y del mundo, los valduparenses lo acogieron como suyo por que ellos le invirtieron y los grandes artista se han hecho allí, también el magdalena grande ha dado un auge al vallenato desde su culturalización por eso alguno autores crearon unas escuelas para mayor entendimiento acerca del vallenato y las limitaciones territoriales como, vallenato-vallenato, vallenata-bajera y vallenata-sabanera. El vallenato, Es la música que se transmite por tradición oral, es decir, carece de notación escrita, y se aprende de oídas. Su producción, circulación y recepción son independientes del mercado y La interpretan miembros de la comunidad que no son músicos profesionales.

Louis Alberto Martinez Gutierrez 30-11-2020 04:18 PM

El autor es más que claro en asuntos como este, y da a entender que el Vallenato tiene unos orígenes que en cierto modo no están exentos de ser cambiados con el pasar del tiempo, lo que sí prácticamente se tiene claro es que el Vallenato es tangible a la hora de ser interpretado, y que no sólo los puristas pueden decir de que el Vallenato es sólo paseo, puya son y merengue, si no que también puede crecer y evolucionar como toda música y sus aires, lo tenemos muy claro como en estos momentos, ya que se tiene que ser conciente de que todo crece y evoluciona, la parte muy fundamental es la de la nueva ola, ya que nos muestra una forma más tangible de interpretar con letras y una forma de tocar como lo instrumental, el muy importante el aporte que nos dio el profe Roger Bermúdez, pero prácticamente nos deja un sin sabor al momento de buscar una buena explicación con respecto a lo que es verdaderamente el Vallenato. Pero bueno, nosostros que somos amantes de este género solo lo podemos gozar y amarlo sea en guitarra, acordeón caja y guacharaca o con un buen grupo.

Luis Jose Griego Diaz 30-11-2020 10:36 PM

Leyendo este maravilloso artículo me doy cuenta de lo enriquecedor que es para mi como estudiante de Licenciatura en música de la Universidad de la Guajira y de la importancia de nuestra música vallanata. Hoy me doy cuenta de lo valioso que tenemos y que a pesar de las diferentes propuestas que han definido sobre que es el Vallenato ? He aprendido mucho sobre lo investigado, algunos no acertados otros que apuntan mas sobre una verdadera y mas cercana definición como es la del maestro Roger Bermudez, quien en su libro Dimensiones y pautas analíticas de las músicas populares dice que el vallenato, desde la musicología está fundamentada en la discografía y los festivales siendo esta definición la mas acertada y a la que debemos seguir detenidamente para acercarnos mas a una definición concreta sin tener que caer en ambigüedades e incorrecciones. Algunos autores amangualan las definicones como denominando un protagonismo territorial y haciendo comentarios sin aciertos sin tener como sopprtar dichas definiciones. Estudiar e investigar sobre que es la música vallenata es necesario para conocer mas se nuestro mundo musical, pero es fundamentalmente correcto hablar sobre una verdadera investigación precisa y mejor acertada que nos de como resultado la claridad de lo que queremos conocer de la musica vallenta.

Soralba Gonzalez iturriago 30-11-2020 11:35 PM

Son muchos los autores, escritores investigadores, musicólogos y otros amantes de de nuestra música vallenata que se han dado a la tarea de estudiar e investigar los orígenes de ella; sin embargo algunas definiciones según el autor de este articulo resultan ambiguas e incorrectas. según mi criterio desde como estudiante de licenciatura en música estoy de acuerdo con el articulo hecho por Luis Carlos Ramírez Lascarro y las diferentes definiciones sobre que es el vallenato. en muchas ocasiones que hemos tenido debates en nuestras clases y leyendo algunos libros como son los de Thomas Darío Gutiérrez, Consuelo Araujo, nos dimos cuenta en ocasiones de la forma como eran inclinadas las definiciones, tomando como eje central de esta música el valle del cacique upar y lo de mas era en segundo plano como las diferentes categorías del vallenato quien da como puro el vallenato de esa región. El maestro Roger Bermúdez, en su libro "Dimensiones y pautas analíticas de la Música Popular" ha hecho el mejor de los aciertos en las definiciones sobre que es la Música Vallenata, dando como la mas precisa y adecuada para seguir estudiando e investigando a través del método científico y obtener como resultado y aunar con las diferentes definiciones, una sola, que conlleve a aclarar las dudas que algunos investigadores no han acertado correctamente. Bermúdez sustenta que la musicología esta fundamentada en la discografía y los festivales, donde se han institucionalizado los diferentes ritmos o aires que se conocen en la Música Vallenata, que es de donde se debe analizar desde unos de los máximos interpretes y ejecutante del acordeón como lo fue Luis enrique Martínez, que hoy por hoy la mayoría de los acordeoneros han seguido su legado.

Paula Mendoza 30-11-2020 11:49 PM

Es interesante ver como al paso del tiempo se han ido construyendo diferentes conceptos, estudios e investigaciones, ya que es algo que nunca se dejara de hacer por lo que la música vallenata estará en constante evolución y vendrán muchos otros aspectos más que se tendrán que investigar con lo que se encuentra ya investigado y analizado. si bien se han dado muchos conceptos que quizás no llegan a ser precisos en la definición del vallenato y hasta un poco errados, yo particularmente diría que marcaron una ruta o despertaron el interés de indagar sobre este género musical, y que nos ha llevado hasta el día de hoy el preguntarnos y querer saber más sobre cómo surgió este género y como se fue dando con el trascurrir del tiempo y algo que no parará porque tiene muchos aspectos que analizarse, lo importante es que se está haciendo y se busca la manera de llegar a respuestas bien fundamentadas y este tipo de artículos siguen alimentando ese espíritu de conocer lo que hoy hace parte de nuestra cultura y de lo que nos rodea. Ahora bien estoy de acuerdo con el autor cuando expone que el vallenato se le ha definido desde diferentes puntos como lo es opiniones desde lo aficionado, o coleccionista e incluso lo académico y está bien aunque estas opiniones no tengan del todo fundamentos porque van marcando rutas como dije anteriormente, pero digamos que lo mas cercano y lógico es que si se pretende investigar e indagar sobre un género musical en específico 8en este caso el vallenato) se haga desde el aspecto musical puesto que siento encontraremos más respuestas precisas y con acercamientos aún mayores y de más grande peso. Es interesante el proceso que el profesor Roger Bermúdez ha llevado con respecto a la investigación desde lo musicológico con el género del vallenato, puesto que han sido procesos rigurosos y minuciosamente guiados y evaluados dado que no da un paso sin antes ver que aquello que afirma o dice tiene gran peso en su fundamentación y que sean de fuentes veraces, despierta ese interés por conocer más a fondo sobre este bello genero del cual todo el tiempo estamos rodeados.

Geover Julián Gutiérrez Barranco 01-12-2020 07:53 AM

Me parece que es un excelente artículo y de mucha riqueza, es muy aclarador sobre algunos temas que respectan al vallenato, teniendo en cuenta que el vallenato es mucho más que un género musical de la costa Caribe colombiana. Sería de mucha utilidad discutir temas como estos en la licenciatura en música de la universidad de la guajira que enfatiza en el vallenato. Definitivamente concuerdo con el artículo en la afirmación de que el vallenato no es un género literario, obviamente hay canciones que parecen poemas E incluso lo son, pero en sí no se inició el vallenato como una música de poemas cantados sino de situaciones del diario vivir, y en ello pasan muchísimas cosas. la evolución de nuestra música es igual que la postura de los grandes exponentes del vallenato respecto al mismo, los tiempos van cambiando y se van haciendo estudios e investigaciones más profundas sobre este género, lo que por supuesto, conlleva arre flexiones futuras mucho más centradas y desligadas de una opinión personal que pueda convertirse en paradigma en cuanto a las posturas opiniones respecto a. Esta es una de las formas de cómo aprendemos a entender la música vallenata mucho más precisa que una simple opinión qué habla de la música que me gusta y que nos gusta. es un artículo muy rico y muy graneado y de verdad me gustó muchísimo y se puede aprender mucho más teniendo a personajes como el autor de este artículo direccionando nos hacia una ballena tología no sólo de opiniones sino de investigación y realidades.

gemfry romero 01-12-2020 08:49 AM

Teniendo en cuenta con todo lo que se a dicho del vallenato y mirando lo que escribe Luis Carlos las carro en su articulo me parece que este articulo cumple con todas las expectativas cunado del genero vallenato se habla. Nuestro vallenato es un género musical autóctono de Colombia que se encuentran arraigado en diferentes pueblos de la guajira, cesar y magdalena, el vallenato se puede decir que es una mescla de varios ritmos musicales de culturas diferentes dentro de la música vallenata la cual esta representada por tres instrumentos que se le puede decir que son por lo que se le atribuye el nombre del vallenato como lo son la caja, guacharaca y el acordeón. Hoy en día se puede decir que nuestro vallenato tiene vigencia nacional e internacional. su aspecto más característico es el acordeón de botones como instrumento principal. pienso que en relación con otros géneros musicales colombianos, es el que mayor atención recibe por parte de la industria musical y Jos medios de comunicación por medio de los conciertos y los festivales que se engalanan año tras años dando gala de sus mas grade exponente de nuestra música vallenata, el cantante en la música vallenata juega un papel importante se puede encontrar cantantes compositores y cantantes que también ejecutan el acordeón.

Doris Llanos Gomez 01-12-2020 09:18 AM

este articulo me parece interesante ya que no habla del vallenato como comúnmente se hace , sino que habla desde la parte musicológica lo cual era necesario. estoy de acuerdo con el autor en decir que la definición de vallenato mas acertada es la del profesor Roger Bermúdez. de igual manera estoy de acuerdo en que el vallenato no debe ligarse a el valle de upar puesto que como han afirmado varios autores, no es de allí.

JORGE LUIS ROMERO AHUMADA 01-12-2020 01:32 PM

¿Qué es Vallenato? Que pertinente es el documento que nos regala Luis Carlos Ramírez Lascarro. Muchas veces en discusiones entre músicos, en la tertulia callejera, inclusive en la academia, nos hemos quedado cortos tratando de expresar lo más certero posible el concepto o definición de ¿qué es Vallenato?, entrando siempre en discusiones de tipo, regional, poblacional, rítmico, literario, costumbrismo, por nombrar alguno de los desvíos que nos lleva la discusión. Es muy puntual y cimentado todo el aporte que nos hace el columnista, porque todos esos desvíos discusionales son abordados y de paso sostenidos con datos investigaciones respetadas, realizadas por curiosos del este icónico género musical. Hoy al realizar la lectura se me aclaran muchas dudas, me siento más ubicado y seguro de expresar una opinión del que a mucho orgullo es el género que en la actualidad más nos representa y nos da identidad a los colombianos a nivel mundial. Es todavía aún más todo un orgullo que sea un riohachero, exponente de la música vallenata, en un formato único y selecto como es el caso del arpa, la persona que cita el escritor haciendo un merecido reconocimiento a su planteamiento en cuanto al concepto de ¿Qué es Vallenato? Esbozado en su libro Dimensiones y pautas analíticas de las músicas populares. Es muestra de que podemos desde nuestra universidad de la guajira en los semilleros de investigación, hacer trabajo investigativo muy serio en cuanto a nuestro folclor vallenato, de cual todavía hay mucho que documentar para que nuestras futuras generaciones conozcan con fuentes muy objetivas y de carates investigativo, todo lo relacionado con la música vallenata y así poderla seguir cultivando y fortaleciendo.

carlos miguel silva bermudez 02-12-2020 07:35 AM

Los distintos acercamientos al discurso de la música vallenata pueden clasificarse desde criterios diferentes, uno de ellos es muy amplio y en cierta manera abstracto, pues trata la relación existente entre el discurso y la sociedad en la que este se desarrolla. Desde este punto de vista pueden clasificarse los estudios sobre el discurso en dos grupos complementarios: aquellos que se centran en las estructuras y procesos netamente musicológicos que se dan en el discurso musical desde la forma, estilo y patrones armónicos etc. esto para aquellos que estudian el discurso desde la música misma. EL otro grupo lo mira como una forma de conducta social a través de la cual se realizan acciones específicas dado que el discurso puede estudiarse desde su relación con el contexto social en el que está inmerso. Desde este punto de vista, los hablantes no sólo utilizan su competencia comunicativa para estructurar los elementos lingüísticos, sino que también realizan acciones sociales concretas al emitir un lenguaje dentro de un entorno social. Teniendo en cuenta estos 2 acercamientos sometidos a categorías de análisis separadas, pero con una co -relación intrínsecamente ligada que corresponde a categorías que deberían tener no solo en cuenta el contexto histórico social si no, también la estructura musicológica desde la interpretación y morfología musical, esta simbiosis investigativa nos daría una luz más clara y no tan genérica de lo que es vallenato. Para efecto de este problema el profesor Roger Bermúdez nos propone unas categorías de análisis que nos brindan luces para cambiar la generalidad y encontrar lo particular en la definición misma de esta música. Explorándola desde la discografía, lo festivalero y lo territorial.

Miguel Andrés Lizarazo Díaz 04-12-2020 05:46 PM

Definir el Vallenato es una tarea compleja, en dónde el análisis en muchas ocasiones se ve viciado por la subjetividad del investigador. Hay diferentes barreras que se deben superar. La primera sin lugar a dudas es la definición desde lo popular y cronológico: ¿A qué le llamaban vallenato los primeros intérpretes? ¿A qué le llaman vallenato hoy en día? La limitante para este cuestionamiento es la ausencia de un sólo criterio semántico. Se debe establecer lo que Ross Quillian (1967) llamaba "Red Semántica". La red semántica de un concepto es aquel conjunto de palabras elegidas por la memoria a través de un proceso reconstructivo que no sólo está dada por los vínculos asociativos, sino también por la naturaleza de los procesos de memoria que eligen los elementos que la integran, (Wiesenfeld, 1994). Usando la técnica de la red semántica se podrían establecer los "nodos" conceptuales de diversos investigadores, intérpretes y musicólogos. Ya que el lenguaje es una construcción social de la realidad. La segunda barrera es la forma del Vallenato. Nuevamente nos encontramos con ambigüedades, porque si algunos de nosotros consideramos excluyente por parte de los puristas más radicales el hecho de no incluir el estilo de la música vallenata "sabanera" y "bajera" por qué razón haríamos lo mismo con las expresiones musicales que han venido surgiendo en este mundo contemporáneo. Se hace necesario que en el momento de investigar salgamos de limitaciones que la tradición a impuesto en nuestra mente. En conclusión, creo que la definición del Maestro Roger Bermúdez es acertada en tanto que está delimitada desde la musicología, fundamentada en la discografía y los festivales. Todo esto evita la ambigüedad y motiva a seguir profundizando en ese mundo brillante y provisto de múltiples aristas como un cristal amorfo.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Rey Vallenato Julián Mojica se ganó un monumento en su tierra Paz del Río

El Rey Vallenato Julián Mojica se ganó un monumento en su tierra Paz del Río

El primer día del pasado mes de mayo fue de gran alegría para el departamento de Boyacá, exactamente teniendo como epicentro al muni...

La esencia femenina de la Dinastía Zuleta

La esencia femenina de la Dinastía Zuleta

Imaginar un contexto distinto para sus vidas es tan improbable como pensar en la música como algo lejano a su estirpe. Ellas son la ...

Cuando Náfer Durán volvió a tocar ‘El pedazo de acordeón’

Cuando Náfer Durán volvió a tocar ‘El pedazo de acordeón’

Una tarde vallenata, cuando el sol pedía permiso para despedirse y la luna se asomaba para brillar, llegó al Parque de la Leyenda V...

El eterno Mensaje de Navidad que regaló Rosendo Romero

El eterno Mensaje de Navidad que regaló Rosendo Romero

  En 1980 nacía la canción ‘Mensaje de Navidad’ en Barranquilla, exactamente en una casa del barrio Los Alpes, donde, por el p...

El Rey Vallenato Nafer Durán, homenajeado en Barrancabermeja

El Rey Vallenato Nafer Durán, homenajeado en Barrancabermeja

El 27° Festival de Acordeones del Río Grande de la Magdalena –que se realizará en Barrancabermeja durante los días 12, 13 y 14 de...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

La zoofilia, un placer caribeño

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

La emoción del libro impreso

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados