Música y folclor

Patricia Teherán, hace 26 años, se despidió de la vida a toda velocidad

Juan Rincón Vanegas

20/01/2021 - 04:25

 

Patricia Teherán, hace 26 años, se despidió de la vida a toda velocidad
La cantante y compositora Patricia Teherán

Cuando avanzaba la tarde del jueves 19 de enero de 1995 y el reloj marcaba más de las tres, apareció a toda velocidad por el sector de la Lomita de Arena, Bolívar, el Mazda 626 de placa PB-6054, que era conducido por Víctor Sierra.

Al vehículo se le estalló la llanta trasera izquierda, dando varias vueltas y provocando la muerte al instante del conductor y graves heridas a la artista Patricia Teherán Romero, quien también falleció minutos después.

En la parte de atrás del carro también iban Tayron del Cristo Renals, manager de la agrupación ‘Las Diosas del Vallenato’ y Guillermo ‘Billy’ Pertuz Patrón, presentador y jefe de prensa quienes quedaron heridos. Todo sucedió en la carretera que de Barranquilla conduce a Cartagena.

Así a esa velocidad cerró los ojos a la vida la artista Patricia Teherán, nacida en Cartagena el 10 de junio de 1969, quien no alcanzó a llenarse de gloria cuando el triunfo se le asomaba en cada esquina.

El triste final lo narra el periodista Billy Pertuz, quien fue testigo directo del accidente: “La misión de ir a Barranquilla era continuar promocionando el trabajo discográfico ‘Con aroma de mujer’ y su gran éxito ‘Tarde lo conocí’ de la autoría de Omar Geles. Además, firmar contratos para el carnaval que se aproximaba. Entonces visitamos distintos medios de comunicación y se determinaron varias presentaciones. Después de cumplir con todo lo propuesto decidimos en horas de la tarde regresarnos a Cartagena”.

Habló de la parte feliz, pero se avecinaban momentos tristes y así lo relata con pelos y señales: “Patricia Teherán y Víctor Sierra tenían una relación sentimental. A ellos, se les notaba la felicidad por todo lo que venía sucediendo en el campo musical y amoroso. Después de descansar partimos por la vía 40, haciendo una pequeña parada en una empresa de refrescos donde se firmó un nuevo contrato. A la altura de la entrada a Puerto Colombia, nos detuvo la Policía de Carreteras para solicitar documentos del vehículo y al percatarse que iba Patricia Teherán estallaron de júbilo y muchos elogios. Solamente solicitaron autógrafos para todos. Ella les habló, les sonrió y cantó un poco a capela”.

El presentimiento

Esas fueron las últimas sonrisas y dedicatorias de la artista porque se avecinaba lo peor.

Billy Pertuz volvió a tomar la palabra y señaló: “Desde el momento de la veloz partida me invadió lo que algunos llaman presentimiento y le pedí a Víctor Sierra, conducir suave que nos iba a matar. Enseguida él me respondió que nadie se había muerto la víspera”.

Billy Pertuz se quedó callado pocos segundos que fueron eternos porque estaba acumulando esos recuerdos que le marcaron su vida para siempre. “Era tanta la velocidad que la sentíamos debido a que los vidrios de las ventanas venían abajo porque se había dañado el aire acondicionado. De un momento a otro sentimos un ruido y el vehículo dio varias vueltas. Después supe que se había estallado la llanta trasera del lado izquierdo”.

Rápidamente, continuó la narración de los hechos que enlutaron al folclor vallenato hace 26 años. “Patricia iba un poco dormida y le sentí un grito profundo. Caímos en un potrero. No supe cómo me acomodé detrás del asiento del conductor y después fue llegando mucha gente y supe que Víctor Sierra había muerto y Patricia estaba mal, pero pedía que la salvaran y cuidarán a su pequeño hijo que, gracias a Dios, no había llevado como solía hacerlo”.

El relato se interrumpía a cada instante por tantos recuerdos juntos que le causaban lágrimas porque para él, no fue nada fácil contar la tragedia. “Yo no podía ponerme de pie por un intenso dolor en las piernas y la cintura. Cuando me sacaron ví el vehículo totalmente destruido y también como habilitaron el capó como camilla para Patricia, quien al verme me gritó: “Billy, estoy bien”, y después escuché decir que se estaba poniendo mal”.

A ella se la llevaron en una ambulancia y a ellos, Billy y Tayron del Cristo, que estaban menos heridos también le prestaron la atención requerida para con la finalidad de trasladarlos a un centro asistencial.

La noticia triste

Cuando Billy Pertuz llegó al Hospital Universitario de Cartagena, la primera que vino a su encuentro fue Baudilia Gutiérrez, la segunda voz de la agrupación, quien le entregó la noticia de la muerte de Patricia.

“Enseguida pensé que la voz de ‘La Diosa del Vallenato’ que traspasó fronteras y marcó la pauta se había apagado, la mamá del pequeño Yuris Alexander se había ido, la amiga que confió en mi para presentarla y promocionarla, ya no estaría más con nosotros. Todo era tristeza a nuestro alrededor. Todos lloraban y yo con más razón lo hacía”, expresó Billy Pertuz.

En medio del silencio del adiós definitivo donde no pudo desatar los nudos de la tristeza, vino a su mente las dos últimas veces que presentó a la artista al lado de la acordeonera Maribel Cortina y su grupo ‘Las Diosas del Vallenato’. El 14 de enero en Sincelejo, Sucre, y un día después en Plato, Magdalena.

“Ella, desde muy niña, cantaba, pero ocho años antes de morir fue que pudo descollar en el mundo vallenato, inicialmente con la acordeonera Graciela ‘Chela’ Ceballos”, comentó Billy Pertuz. Y finalmente, señaló. “A ella siempre la recuerdo como la cantante que dejó una inmensa huella en el vallenato muy difícil de superar. También la recuerdo con esa sonrisa que nunca la abandonada y que adornaba su rostro”.

Patricia Teherán supo imponerse y siempre se añora con aquella historia cantada de la mujer que se lamentaba haber encontrado muy tarde al hombre de sus sueños, pero que no perdía la esperanza de tenerlo.

Porque lo vine a conocer Señor

cuando su vida toda de ella es,

si primero lo hubiera visto yo

seguramente fuera su mujer.

En Cartagena, la tierra donde la música vallenata tiene un lugar de preferencia, la ciudad del actual Rey Vallenato Manuel Vega Vásquez, todavía recuerdan a Patricia Teherán Romero, esa diosa que, con su encanto, su voz y su talento le regaló la más linda sonrisa a ese aire musical que suena en un acordeón, una caja, una guacharaca y un verso que respira alegría.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“La tambora tiene una lucha con la música vallenata desde hace 50 años”: Diógenes Pino Ávila

“La tambora tiene una lucha con la música vallenata desde hace 50 años”: Diógenes Pino Ávila

  El foro ‘Tambora: universo mágico’ realizado en Valledupar fue el escenario propicio para expresar con fuerza el sentir de los...

Los Niños Vallenatos del Turco Gil, en la Cumbre de las Américas

Los Niños Vallenatos del Turco Gil, en la Cumbre de las Américas

Llegan los presidentes, cientos de líderes y empresarios de todo el continente a la Cumbre de las Américas y adivinen ¿quienes más ...

Habemus Festival Vallenato

Habemus Festival Vallenato

  Desde el año 1968, Colombia tiene de manera ininterrumpida por esta fecha un destino turístico y cultural de gran importancia: el...

Diana Aristizábal, la mujer que hizo llorar, cantar y viajar a Calixto Ochoa

Diana Aristizábal, la mujer que hizo llorar, cantar y viajar a Calixto Ochoa

  Una traga maluca. Así se podría denominar el amor desbordante de Calixto Antonio Ochoa Campo por aquella mujer vallecaucana que u...

El día después de la gran parranda

El día después de la gran parranda

Los gestos lentos y repetitivos de los dos barrenderos son las primeras señales de una ciudad que vuelve a la vida. Ambos trabajador...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados