Música y folclor

La auténtica chispa de Enrique Díaz

Jorge Nain Ruiz

12/02/2021 - 05:30

 

La auténtica chispa de Enrique Díaz
Enrique Díaz, un juglar único de la costa Caribe de Colombia / Foto: créditos a su autor

 

Si buscáramos en toda la costa Caribe colombiana un hombre que represente de mejor manera la autenticidad y franqueza de un juglar campesino sabanero, difícilmente encontraríamos a alguien distinto a Enrique Díaz. Así quedó registrado en la memoria popular: su principal virtud y grandeza radicaba precisamente en no permitir que la modernidad y los embelecos de los nuevos tiempos le quitaran su manera de ver la vida, como circunscrita inexorablemente al trasegar de la gente del campo.

A Enrique se le notaba el gusto porque le dijeran negro, el mismo se autodenominaba ‘El Negro Quique’ y muchos de sus amigos le llamaban ‘Compa Quique’ porque la palabra compa era casi una muletilla en su conversación.

Enrique era un excelente conversador, daba gusto escucharle sus ocurrencias, pienso que él disfrutaba mucho con la manera en que sus amigos le celebraban su sentido del humor, pienso que mucha gente se equivocaba con él, creyendo que muchas de las cosas que decía lo hacía por absoluta ignorancia, sin embargo, yo creo que más bien era una manera de burlarse de él y de la vida misma.

Desde que Enrique Díaz se nos fue de la vida, ahora se oye hablar más de él, su grandeza perdurará por años y años, sus anécdotas cobran cada día más importancia, los videos y entrevistas que hay de él ahora tienen mayor audiencia, así son los verdaderos juglares, dejan huellas imborrables.

Quiero en este escrito compartir algunas anécdotas que vivimos aquellos que tuvimos la oportunidad de compartir con ‘El Compa Quique’, inicio con una que me contó a quien le decimos la biblia del vallenato: Wilfredo Rosales Ortega.

“Como Enrique Díaz fue y será mi ídolo en el vallenato, pero también tuvimos una bonita amistad, una vez yo supe que él se encontraba en Medellín, me conseguí el teléfono del hotel donde estaba hospedado y lo llamé, le dije -compa quiero invitarlo a almorzar a mi casa. Me respondió: vea, compa, yo le acepto el admuetzo, pero si es pezcao potque yo no como esas comiditas de la ciudad, a mí deme bocachico con yuca y una jarra de aguapanela y maj naa

Conversé con un sobrino de Enrique de nombre José Luis Arco, verseador profesional, rey vallenato de piquería y también me contó otra anécdota de su tío, cuenta el sobrino que: “alguna vez estaban en una reunión de la familia materna del ‘compa quique’ en Chigorodó y a una sobrina se le ocurrió preguntarle: -Tío y a usted como le ha ido en el amor con mi tía Elvira. A lo que Enrique respondió: -Vea yo de amor no se na, lo único que le se decí ej que la cocto to los día”.

Yo invité a Enrique a una parranda en Bogotá para celebrar mi cumpleaños y pasábamos por la carrera 7 con calle 72 cuando él vio a un señor que llevaba en cada mano seis perros de varios tamaños y se quedó sorprendido. Abrió los ojos y me dijo: “-Compa y ese tipo qué va a hace con esos perros en esta ciudad? Yo le respondí: compa Enrique, esos son paseadores de perros y les pagan para sacarlos a caminar. Me respondió algo disgustado: “-Compa ese ej mucho hombrecito facto como va a despegdiciá así ese perro grande que más bien debería llévalo a cogé tigre en la montaña.”

Así era el ‘El Tigre de María la Baja’ auténtico como ninguno.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Relato de un día distinto para los artesanos de la música

Relato de un día distinto para los artesanos de la música

Aquel no fue un día cotidiano. Isaac ‘Tijito’ Carrillo no le cantó a La Cañaguatera “te juro que yo sin ti estoy acabao”, ...

“Padrino, ¿dónde está papá?”, la pregunta que Diomedes volvió canción

“Padrino, ¿dónde está papá?”, la pregunta que Diomedes volvió canción

En cuatro minutos y 35 segundos, Diomedes Díaz sacó de su alma el canto más sensible de su carrera musical porque lo vivió en carne...

Un homenaje en Bogotá para los 50 años del Festival Vallenato

Un homenaje en Bogotá para los 50 años del Festival Vallenato

  Los 50 años del Festival de la Leyenda Vallenata no habrán pasado desapercibidos. Tras un festival estelar en la capital del Ce...

Dos jóvenes vallenatos, ganadores en el Festival de Patillal

Dos jóvenes vallenatos, ganadores en el Festival de Patillal

Los niños José Juan Camilo Guerra Mendoza y Carlos Mario Rincón Mendoza, alumnos de la escuela de talento ‘Rafael Escalona’ e in...

Valledupar, seducida por la música clásica

Valledupar, seducida por la música clásica

La “Marsellesa” y el himno de Colombia volvieron a sonar en Valledupar. Esta vez fue el viernes 13 de julio en una noche dedicada a...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados