Música y folclor

Juglares, patriarcado y machismo

Jorge Nain Ruiz

26/02/2021 - 05:05

 

Juglares, patriarcado y machismo
Silueta de un juglar en el desierto de La Guajira / Imagen extraída de la película Los viajes del viento

 

En el Magdalena grande (Magdalena, Cesar y La Guajira), y en general en la mayoría del territorio del Caribe Colombiano, imperó en los dos siglos pasados el patriarcado, en una de sus terribles expresiones denominada machismo. Su principal característica consiste en que los varones se creen superiores sobre las mujeres y ello conlleva muchísimos niveles de discriminación, no solo contra las mujeres, sino contra todo lo que fuese diferente al macho tradicional, aun nos quedan rezagos.

Nuestros juglares o músicos primigenios fueron fieles representantes de ese machismo y ellos lo manifestaban de muchas maneras, una de ellas era en la rudeza de sus actividades, el músico era aquel cuidador de bestias y ganado o machetero, preparador del terreno para la agricultura y el acordeón, el canto y la piquería era solo un escape y divertimento.

Cuando nuestros juglares se atrevieron a diversificar su modus vivendi y, luego, a cambiar de oficio, decidieron hacer correrías o giras, solo a partir de ahí, adquirieron esa gran dimensión. ¿Pero qué era lo que hacían en esas giras? Llegaban a un pueblo con su acordeón al hombro, buscaban las cantinas o bares, tocaban su acordeón, entusiasmaban a los parranderos, conquistaban mujeres, se enfrentaban con el acordeón y, a veces también, a puño limpio con los músicos del pueblo. En ocasiones dejaban una que otra muchacha embarazada, recolectaban algún dinero para sobrevivir, continuar el viaje y llevar algo a casa.

Claro que era una vida menos ruda y difícil que la que antes llevaban. Luego, muchos fueron perfeccionando su nuevo arte y abandonaron totalmente las labores del campo, otros decidieron entrelazar ambos oficios. Lo que, si no pudieron abandonar la gran mayoría, fue su enconado machismo.

Son muchísimas las canciones que hablan de una especie de aforismo vallenato que se popularizó a mediados del siglo pasado, algo así como: “Esa ropa se lava mi maye y yo quedo lo mismo”.

He tenido la oportunidad de conversar con varios de esos juglares y algunas de sus mujeres. Lo hice, entre otros, con Vicente Munive, Leandro Díaz, Lorenzo Morales, de los que ya no están, y conocí de primera mano ese sistema patriarcal en el que el músico, como al marinero, eran las propias mujeres las que avalaban que ellos podían tener en otros pueblos y veredas sus amantes o novias, con la única condición de que nunca la oficial o ‘la propia’ fuera desplazada de ese pedestal.

Un día fui a la población de La Mina a visitar a ‘Chente’ Munive y me recibió con gran cariño la señora. Me dijo: Él no se encuentra, esta semana va a estar donde ‘La negra’, allá en Guacoche.  Me fui para Guacoche y allá me atendió el maestro Munive y hasta ‘La negra’ me preguntó amablemente que cómo estaba la otra señora de La Mina. Afortunadamente, esas son costumbres perdidas, y quienes ahora se hacen llamar juglares urbanos, ya no pueden hacer esas gracias.

Colofón: Todos los que amamos nuestra música vallenata permaneceremos en cadena de oración por la salud de nuestro gran ídolo, al que artísticamente bautizamos ‘El Jilguero de América’. Estamos seguros que, pronto, lo tendremos entre nosotros, cantando la batea con la jocosidad que lo caracteriza.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


Leonor Dangond 28-02-2021 06:17 AM

Un canto dice: Es malo tene Tené muje bonita Cuando uno sale pa la calle To el mundo la solicita Es malo tene Muje sin gobierno Por eso a la mía le tengo Jaquima. bozal y freno...

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El cuadro de honor del 48 Festival Vallenato

El cuadro de honor del 48 Festival Vallenato

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entregó el cuadro de Honor del 48 Festival de la Leyenda Vallenata en el que se encue...

La eterna máquina de escribir de Consuelo Araujonoguera

La eterna máquina de escribir de Consuelo Araujonoguera

  Al presionar las teclas con todo el amor del mundo, al cabo de los minutos o las horas, Consuelo Araujonoguera dejaba plasmado en...

Diomedes Díaz está vivo en Rusia

Diomedes Díaz está vivo en Rusia

  Cuando la memoria colectiva vallenata se llena de música, preferencialmente aparece Diomedes Díaz, y esta vez no fue la excepci...

El paseo triunfal de La Dinastía López en Jeep

El paseo triunfal de La Dinastía López en Jeep

El desfile de los Jeep Willys Parranderos tiene un significado muy especial en el Festival Vallenato. Por un lado, marca el arranque ...

Elver Díaz augura el mejor de los festivales

Elver Díaz augura el mejor de los festivales

Llegó sonriente a la cita, vestido de manera inesperadamente sosegada, y arropado de una familia que no deja de crecer pese a la recie...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados