Música y folclor

A la carga, el porro que compuso Pacho Galán para Jorge Eliécer Gaitán

Álvaro Rojano Osorio

07/04/2021 - 04:45

 

A la carga, el porro que compuso Pacho Galán para Jorge Eliécer Gaitán
Pacho Galán y Jorge Eliécer Gaitán coincidieron en un tema musical a pesar de las diferencias ideológicas / Fotos: créditos a sus respectivos autores

En 1945, cuando Jorge Eliécer Gaitán se lanzó por primera vez a la presidencia de la república, organizó una campaña que el escritor Herbert Braun (1998) denominó revolucionaria, debido a que las movilizaciones gaitanistas eran llenas de ruidos, de música, desfiles, gritos de batallas y consignas emocionales. Es este mismo escritor quien destaca que la innovación más importante fue la música popular.

La música utilizada con fines publicitarios eran dos porros: ¡A la carga! y “Jorge Eliécer Gaitán” los que, pese a ser grabados en un ritmo popular bailable poco conocido por las élites, producían entre los militantes del caudillo un sentimiento de solidaridad que las palabras no podrían lograr (Braun, 1998).

La más popular de toda fue ¡A la carga!, cuyo autor es Francisco “Pacho” Galán. Pero, ¿Cómo llegó este seguidor del partido conservador -escogido seis veces como concejal de Soledad- a ser compositor de esa canción? La explicación se encuentra en la “Cartilla Pedagógica” redactada por los herederos del músico, compositor, arreglista, basados en el testimonio del trompetista y arreglista Armando Galán Gravini: “El maestro creó la pieza musical para participar en el concurso que seleccionó el tema de campaña política del inmolado candidato a la presidencia de la República.”

Para entonces, éste era conocido como la segunda trompeta y arreglista de la afamada Orquesta Sosa, que era la de planta en el elitista club Barranquilla y, también, se presentaba en los radios teatros de las distintas emisoras de esta ciudad. Además, periódicamente, se trasladaba al interior del país a presentarse en distintos escenarios sociales. Fue en uno de estos viajes, por el río Magdalena en buques a vapor, en el que debió coincidir con el político, pues fue él, según la cartilla, quien le pidió que participara en el concurso.

Cuenta su nieto, Armando Galán Valencia, que fue en Soledad donde su abuelo compuso la canción:

Si eres colombiano (bis)

lo tienes que probar (bis)

En este momento (bis)

La patria hay que salvar (bis)

A la presidencia (bis)

Gaitán tiene que ir (bis)

El pueblo lo quiere (bis)

Y él se hace sentir

Vamos a la carga

Con Gaitán

Vamos a la lucha

A triunfar

Vamos a la carga

Con afán

Vamos con el grito

Libertad.

La oratoria, para Gaitán, era un asunto de importancia, aunque lo entendía como algo natural, tanto que, en lo más álgido de la campaña, pronunciaba, fácilmente, ocho o diez discursos diarios y tenía confianza en lo que podía improvisar (Braun,1998). Discurso que fue apoyando en número importante de frases, entre las que incluía: ¡A la carga! Pueblo, ¡Por vuestra libertad!; Pueblo, por la restauración moral, ¡a la carga!; Pueblo por la derrota de la oligarquía, ¡a la carga!; Pueblo por nuestra victoria, ¡a la carga!"

Pacho Galán echó mano de la frase “¡A la carga!” para llamar la canción que ganó el concurso organizado por el sello disquero Odeón, la que fue grabada por la Orquesta de Eduardo Armani el 29 de agosto de 1945. Es un disco de 78 rpm, en cuyo respaldo está el tema “La Buchaca”. Según su nieto Armando Galán Valencia, el ganador recibió como premio la suma de quinientos pesos, y la recriminación por parte de los conservadores de Soledad.

Para entonces, el porro había penetrado en el gusto de los bogotanos, lo que, según Wade (2002), se da a través de la interpretación que hace Lucho Bermúdez y la Orquesta del Caribe de este género musical. Antonio Bruges Carmona (2014), por su parte, escribió en 1943, que la música de la Costa había llegado a posesionarse en Bogotá y otras ciudades del país, yendo a la cabeza el porro, la que se escuchaba en todos los cafetines, cabarets y centro de diversión.

¡A la Carga! se constituyó en gran éxito musical, tanto que, como lo recuerda Francisco Celis Albán (2001), cuando Gaitán y su hija Gloria entraban al circo de toros, en Bogotá, la banda interrumpía lo que tocaba para interpretarlo. Igual sucedía cuando éste iba al hotel Granada a tomar las once, de inmediato la orquesta de planta, dirigida por Alex Tobar, hacía sonar lo que hoy se denomina jingle.

Tras el magnicidio, en Barranquilla, la policía fue a las emisoras y confiscó el disco, con el peregrino argumento que la frase ¡A la carga!, enervaba el espíritu revolucionario de los liberales.

 

Álvaro Rojano Osorio

 

Bibliografía:

Celis, F. (08 de abril de 2001). Así viví el 9 de abril. El Tiempo On line.

Braun, H. (1998). Mataron a Gaitán. Vida pública y violencia urbana en Colombia. Grupo Editorial Norma. Santa Fe de Bogotá.

Brujes, A. (2014). Macondo Visionado. Textos primeros de Antonio Bruges Carmona sobre folclor y música costeña. Calderón, L. Compilador. Editorial La Iguana Ciega. Barranquilla.

Wade, P. (2002). Música, raza, y nación. Música tropical en Colombia. Quebecor World Bogotá S. A. Bogotá.

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Abogado y escritor de los libros: La Tambora Viva, Musica de la Depresion Momposina. La Musica del Bajo Magdalena, Subregiòn rio. Libro ganador de la beca para la publicación de libros de autores colombianos por parte del Ministerio de Cultura y su Portafolio de Estímulos 2017. El río Magdalena y el canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena. Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en el Bajo Magdalena. Coautor de los libros Cuentos de la Bahía. Magdalena, territorio de paz.

@o_rojano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

En el vallenato, ¿hay escuelas o estilos?

En el vallenato, ¿hay escuelas o estilos?

  En nuestra música tradicional vallenata, acostumbramos a hablar de escuelas o de estilos de una manera indiscriminada, para referi...

Alberto Fernández Mindiola, una larga vida llena de cantos y recuerdos

Alberto Fernández Mindiola, una larga vida llena de cantos y recuerdos

  Al otro lado de la línea el legendario cantante Alberto Fernández Mindiola hablaba pausado y antes de aceptar las preguntas manif...

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

  El Paso (Cesar) es uno de los municipios con más historia en el país. Por sus sabanas pasó el adelantado Alonso Luis Fernández ...

A Hugues Martínez, el parrandero de la guitarra sentida, lo traicionó el corazón

A Hugues Martínez, el parrandero de la guitarra sentida, lo traicionó el corazón

La película del destino se proyectó en la casa de Hugues Manuel Martínez Sarmiento, el hombre parrandero que sin aparecer en un nuev...

Andrés Landero, un Rey que no fue Rey

Andrés Landero, un Rey que no fue Rey

El primero de marzo se cumplieron 20 años de la partida de un gran rey. Aunque no haya logrado la corona en el Festival de la Leyenda ...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados