Música y folclor

En el vallenato, ¿hay escuelas o estilos?

Jorge Nain Ruiz

21/05/2021 - 04:55

 

En el vallenato, ¿hay escuelas o estilos?

 

En nuestra música tradicional vallenata, acostumbramos a hablar de escuelas o de estilos de una manera indiscriminada, para referirnos a características personales o modelos, tanto de ejecutantes como de autores que sirven para identificarlos y agruparlos. Por eso hablamos en la interpretación del acordeón de la escuela de Luis Enrique Martínez, de la escuela de Nafer Durán, o de la de Alejo, quien a pesar de ser hermano de Nafer y haber aprendido juntos a tocar ese instrumento, a mi juicio creó una escuela distinta.

En una segunda etapa llegamos a hablar de la escuela de Andrés ‘El Turco’ Gil, de la de Alfredo Gutiérrez y, luego, pasamos a mencionar la escuela de Juan Humberto ‘Juancho’ Rois y, por estas épocas, ya no se habla de escuelas en el acordeón. Algo está pasando.

Lo mismo ha ocurrido con el canto y la composición vallenata, en el caso de la voz, una escuela con muchos alumnos fue la creada por Diomedes, quien supo desmarcarse ágilmente de ‘Poncho’ Zuleta, otra escuela que ha tenido muchos seguidores es la de Rafael Orozco, las escuelas de Oñate, Zuleta, Brito y Zabaleta no han sido tan prolíficas como las primeras. Hoy tímidamente se alcanza a hablar de la Escuela de Kaleth Morales a quienes algunos llaman nueva ola, que se extiende tanto al canto como a la composición.

Entre los compositores también se habla de escuelas, se le asignan nombres como la costumbrista, la narrativa, la lírica, por solo mencionar algunas. Por ejemplo, a Leandro Díaz, Rafael Escalona, Emiliano Zuleta Baquero, entre otros, claramente los ubicamos inclinados a las escuelas costumbristas y narrativas, mientras que Gustavo Gutiérrez, Rosendo Romero, Fernando Meneses, Roberto Calderón se les asocia a la escuela lírica.

Consuelo Araujo realizó una clasificación de escuelas del acordeón desde el punto de vista geográfico y sociocultural y las llamó: vallenato vallenato, vallenato sabanero y vallenato bajero, el doctor Ciro Quiroz Otero en su obra Vallenato hombre y canto desestima totalmente esta clasificación y afirma que esos criterios son puramente topográficos y arbitrarios, no tienen sustento alguno.

Lo cierto es que las escuelas no están creciendo y especialmente las de los acordeoneros, hace mucho rato que no tenemos un acordeonero con un estilo particular, clara identidad y diferencias ostensibles de los demás.

Llámesele escuelas o estilos, lo verdaderamente importante es que prevalezcan aquellas que lo ameritan y desaparezcan las que no, pero me parece fundamental que en el vallenato reine la creatividad y nazcan nuevas escuelas o estilos, así muchos vallenatólogos ortodoxos consideren que son deformaciones que atentan contra nuestra autenticidad.

Colofón: Los seguidores del programa de redes sociales La Parranda de Nain están felices porque mañana sábado 22 de mayo tendremos como invitado especial al tres veces rey de la leyenda vallenata, Alfredo Gutiérrez Vital a quien se le considera el mejor acordeonero de todos los tiempos y logró con su estilo romper paradigmas, ser exitoso nacional e internacionalmente, pero a la vez demostrar que podía tocar ese instrumento con el cumplimiento de todos los cánones y reglas que le impusieran en Valledupar.     

   

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


Alfonso José Solano 07-06-2021 01:16 PM

Para mí concepto hay escuelas,el estilo se lo impregna cada alumno. La crisis actual o la transición del vallenato por ser menos drásticos,sin dejar de ser realistas, es la falta de estudio de la gran mayoría de los exponentes,tanto acordeoneros, compositores y cantantes,el foco está colocado en lo externo,en lo comercial y no en el la esencia,me refiero al estudio del arte de la música vallenata en si,en escudriñar el instrumento,las letras,las melodías,las entonaciones,conocer,atraversé, innovar sin desprenderse de la raíz. En pocas palabras el facilísimo y la imitación está haciendo mucho daño.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Julio Vanega: “El color de la banda de Valledupar es diferente”

Julio Vanega: “El color de la banda de Valledupar es diferente”

La banda Municipal de Valledupar se impuso este mes de agosto en el Encuentro Nacional de Sincelejo confirmando así su ascenso en el h...

“Estamos convencidos del poder transformador de la Filarmónica del Cesar”. Samny Sarabia

“Estamos convencidos del poder transformador de la Filarmónica del Cesar”. Samny Sarabia

  Uno de los proyectos culturales más importantes de los últimos años en la ciudad de Valledupar (Colombia) ha sido la Filarmónic...

La garra vallenata

La garra vallenata

  En algunos sitios de la costa se rumora sin poder probarlo que la canción “Mi pueblo natal” grabada por los Hermanos Zuleta en...

La programación del Carnaval de Barranquilla 2015

La programación del Carnaval de Barranquilla 2015

La gran fiesta de colores y disfraces del Caribe –el Carnaval de Barranquilla– empieza su intenso y animado camino hacia la Batal...

¿Y dónde está el Vallenato?

¿Y dónde está el Vallenato?

  El diciembre pasado tuve la oportunidad de disfrutar de esas festividades con mis familiares más cercanos y en mi pueblo natal, co...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

A quince mil kilómetros de distancia

Roberto Molinares Sánchez | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados